Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La desaceleración de Alemania aboca a la zona euro a otra recaída

La producción industrial y las exportaciones en junio señalan un frenazo de su economía

El banco central augura recesión en Francia

La canciller alemana Angela Merkel. EFE

Alemania había capeado bien el repunte de la crisis en Europa. Más aún, su robusto crecimiento en el arranque del año (0,5% en tasa trimestral) fue lo único que evitó que la zona euro entrara en recesión pese a que un tercio de los Diecisiete sí enlazaban dos o más trimestres con el PIB en retroceso. Pero las estadísticas publicadas en los últimos días confirman que la economía alemana se desfonda, que empieza a notar los efectos de la falta de actividad en buena parte de Europa, atenazada por los ajustes y las tensiones financieras. La desaceleración de Alemania y la incorporación de Francia al club de los números rojos, abocan a la zona euro a otra recaída, apenas unos meses después de la que encajó al cierre de 2011.

La cosecha estadística de la economía alemana en los últimos días corrobora que la actividad en el segundo trimestre no ha sido tan pujante como el inicio del año. La Oficina Federal de Estadísticas informó este miércoles de que las exportaciones cayeron más de lo previsto: en junio, Alemania exportó un 1,5% menos que en mayo, cuando los expertos pronosticaban un retroceso del 1,3%. El descenso de las ventas al resto de la zona euro explica la caída. No obstante, en la comparación anual, las exportaciones aún crecen un 7,4% y las compañías alemanas esperan que 2012 termine con un aumento del 4% respecto al año pasado.

Los analistas creen que la demanda interna podría compensar parcialmente la caída de las exportaciones

Más significativo aún es el índice de producción industrial, también conocido este miércoles, que los analistas suelen interpretar como un adelanto de la evolución del PIB. En junio, la producción industrial alemana fue un 0,9% menor que en mayo, también un dato peor de lo esperado. Y en la comparación anual vuelve a territorio negativo (-0,3%), algo que no ocurría desde la Gran Recesión de 2009. El Ministerio de Economía relacionó este dato con el retroceso en los pedidos de la industria, un 1,7% respecto a mayo, que se conoció el martes.

En el Ministerio de Economía enfatizan que “no se puede reconocer un cambio de tendencia” a medio plazo. Los analistas creen que la demanda interna podría compensar parcialmente la caída de las exportaciones. Pero el Bundesbank calcula ahora que el consumo alemán solo crecerá un 0,6% en 2012, en lugar del 1% que habían previsto antes.

Si bien nadie espera que Alemania caiga en la recesión de sus vecinos, diversos institutos económicos son más pesimistas que el Gobierno, que augura un avance del 0,7% para el conjunto del año. La previsión más común es que el PIB alemán habría crecido un 0,2% en el segundo trimestre, muy lejos del 0,5% registrado en el arranque del año. Y algunos como el instituto IFO, que elabora un índice de confianza empresarial en caída libre desde el arranque del año, apuestan por el estancamiento.

En el caso de la segunda economía de la zona euro, Francia, las perspectivas son aún peores

La próxima semana, Eurostat, la oficina estadística de Bruselas, publicará los primeros datos sobre la evolución del PIB en el segundo trimestre. Si se espera que los datos reflejen un crecimiento más débil de la locomotora europea, en el caso de la segunda economía de la zona euro, Francia, las perspectivas son aún peores.

La economía francesa esquivó los números rojos incluso en el último trimestre de 2011, cuando hasta Alemania flaqueó. Pero según las previsiones publicadas este miércoles por el Banco de Francia, bordeará la recesión en lo que queda de año.

El banco central calcula en su estudio mensual que el PIB de la segunda economía de la Eurozona se reducirá un 0,1% en el tercer trimestre (de junio a septiembre), lastrado por la caída de la industria automóvil y textil. El mismo organismo ya anunció esperar una contracción de la economía del 0,1% para el segundo trimestre. De confirmarse, el país entraría así en recesión por primer vez desde finales de 2009.

El banco central de Francia calcula en su estudio mensual que el PIB se reducirá un 0,1% en el tercer trimestre

El Banco de Francia basa su estimación en el deterioro del clima empresarial tanto en la industria como en los servicios. Además, Francia tampoco puede contar con su comercio exterior para mejorar sus perspectivas. El déficit comercial, que se había reducido en mayo, ha vuelto a subir en junio hasta alcanzar casi los 6.000 millones de euros, según anunció también este miércoles el servicio de Aduanas.

Las previsiones del Banco de Francia varían ligeramente respecto a las del Instituto Nacional de Estadísticas, que a finales de junio preveía una mínima recuperación. En cualquier caso, la previsión del Banco de Francia alerta sobre la degradación de la economía francesa, que pone más complicada la elaboración del presupuesto de 2013.

Al empeoramiento del pronóstico para Alemania y Francia (y de Holanda, con una producción industrial también a la baja) se unen los datos que ya se han adelantado sobre algunas de las economías más presionadas por los mercados. Según sus respectivos institutos estadísticos, el retroceso del PIB en Italia (la tercera economía del euro) y España (la cuarta) entre abril y junio será muy similar al de primer trimestre (-0,7% y -0,4%, respectivamente). Y Bélgica (la sexta economía del euro) también recae, con un descenso del 0,6%.

Más información