Selecciona Edición
Iniciar sesión

Europa ultima la inyección de 30.000 millones para la banca española

Bankia, la entidad nacionalizada que primero recibirá los fondos, se dispara en Bolsa

Bankia, la entidad financiera que más preocupa en Europa, dispondrá en los próximos días de los fondos necesarios para ahuyentar el fantasma de la insolvencia, según confirmó este martes el Ministerio de Economía. Los ministros de Economía de la zona euro anunciaron el pasado mes de julio que los bancos españoles más necesitados podrían recibir cuanto antes 30.000 millones de euros, “en casos de necesidades financieras urgentes e inesperadas”. Esta cantidad supone un adelanto del rescate para la banca española, que dispone de un tope de 100.000 millones de euros.

El agujero que ha dejado la burbuja inmobiliaria en la banca española es demasiado grande como para esperar a septiembre. La expectativa de una inyección urgente ha impulsado en los últimos días la cotización en Bolsa de Bankia. Las acciones del grupo que preside José Ignacio Goirigolzarri, que se revalorizaron este martes un 6,9%, superaron la barrera de un euro por primera vez en dos meses. Los portavoces de la Comisión Europea ni confirmaron ni desmintieron el inminente desembolso de la ayuda pública.

El memorando de entendimiento —el contrato firmado entre el Gobierno español y las instituciones europeas para dar vía libre al rescate de la banca— dividió a las entidades españolas en cuatro grupos. El primero lo formaban las antiguas cajas ya nacionalizadas: el grupo BFA / Bankia, CatalunyaCaixa, Novagalicia Banco y Banco de Valencia. Ya entonces quedó claro que estas serían las primeras en recibir el préstamo europeo.

Habrá que esperar hasta el próximo mes de septiembre para conocer las necesidades de capital de las 14 mayores entidades españolas. Será entonces cuando la consultora Oliver Wyman y las cuatro auditoras contratadas por el Gobierno español (KPMG, Ernst & Young, PwC y Deloitte) hagan públicos los resultados de sus pruebas de resistencia.

“Tal y como exigen los procedimientos del FEEF / MEDE [el fondo de rescate europeo], la cantidad concreta se determinará según un análisis individual de cada entidad que, previsiblemente, estará listo en septiembre”, aseguraba el comunicado del Eurogrupo el pasado 20 de julio. El mercado interpretó entonces que la movilización de 30.000 millones para las entidades en una situación más complicada podría producirse durante ese mes de julio. Expertos como Alfonso García Mora, de Analistas Financieros Internacionales, alertan del riesgo de que las necesidades de financiación que se conozcan en septiembre sean mayores que la inyección que se haga a lo largo del mes de agosto. “El desembolso actual deberá ser coherente con los parámetros de valoración de activos que defina el esquema del memorando de entendimiento. No tendría sentido que ahora se aportase un capital distinto al que luego se establezca con el rescate”, añade García Mora.

El primero en recibir el dinero será Bankia, y los fondos de las arcas públicas llegarán más tarde para las otras tres entidades nacionalizadas. Según las previsiones iniciales, Novagalicia precisará 6.000 millones; CatalunyaCaixa, 5.000 millones; y Banco de Valencia, 1.600. Tan solo dos semanas después de asumir la presidencia del grupo, Goirigolzarri elevó hasta 19.000 millones la petición de ayuda pública para sanear las cuentas de BFA / Bankia. Si se suman las cantidades ya recibidas del fondo de rescate español, el FROB, la entidad absorberá un total de 23.500 millones de euros de dinero público.

Los inversores que confiaron en la entidad que entonces presidía Rodrigo Rato se llevaron este martes una mínima alegría, después de haber perdido más del 85% de su valor desde su salida a Bolsa. Pero el respiro es relativo si se tiene en cuenta que los títulos que 350.000 ahorradores compraron hace algo más de un año por 3,75 euros cerraron la sesión a 1,019. El desplome se aceleró desde la salida de Rodrigo Rato y el anuncio de la nacionalización de la entidad y su matriz, el Banco Financiero y de Ahorros (BFA).

Precisamente, la cada vez más cercana probabilidad de un rescate parcial —el segundo, después del destinado al sector financiero— impulsó este martes la cotización de la Bolsa española. Solo Mapfre ganó a Bankia entre los valores más alcistas del Ibex, que subió un 2,2%.

Los inversores confían en que próximamente tanto España como Italia reciban la ayuda de las instituciones europeas para comprar su deuda soberana. El plan es que una vez que el Gobierno solicite la ayuda formalmente, el fondo de rescate europeo —el FEEF o su sustituto permanente cuando entre en vigor, el MEDE— actuará de forma coordinada con el Banco Central Europeo para rebajar las tensiones en el mercado de deuda española. La prima de riesgo española repuntó este martes ligeramente, hasta los 537 puntos básicos.