Telefónica planea llevar a São Paulo su sede operativa para Latinoamérica

El grupo analiza las alternativas para sacar a Bolsa los negocios en la región

Podría agruparlos para que coticen en las Bolsas de Nueva York o São Paulo

Sede de Telefónica en Madrid.

Telefónica prepara un paso más en su apuesta por Latinoamérica. La compañía planea trasladar a São Paulo la sede operativa para la gestión corporativa de los negocios en la región, que hasta ahora se llevaban desde Madrid. Eso supondrá inicialmente el traslado del presidente de Telefónica Latinoamérica, Santiago Fernández Valbuena, y de parte de su equipo, según fuentes cercanas a la compañía. Con ello, Telefónica pasaría a tener tres sedes operativas globales: Madrid, para el negocio europeo y los servicios corporativos del grupo; Londres, para Telefónica Digital; y São Paulo, para Telefónica Latinoamérica.

Los directivos de Telefónica han llegado a la conclusión de que coordinar y gestionar con horario español los negocios latinoamericanos no es lo más eficiente. La distancia desde Madrid también complica los desplazamientos. Los ejecutivos de Telefónica Latinoamérica, entre ellos el propio Fernández Valbuena, ya pasan buena parte de su tiempo en Brasil y el resto de los países donde el grupo está presente. Con una facturación de 14.963 millones en el primer semestre, Telefónica Latinoamérica representa ya casi la mitad de la cifra de negocios del grupo y la que aporta mayor crecimiento.

La elección de São Paulo para el cuartel general latinoamericano se debe a la importancia que ha adquirido Brasil dentro de las cuentas del grupo, sobre todo desde la compra de Vivo. Con 6.900 millones de euros de cifra de negocio en el primer semestre, Brasil es ya el segundo mercado de Telefónica, muy cerca de España, y el primero en el negocio del móvil (4.253 millones). Casi la mitad del negocio latinoamericano de Telefónica está en Brasil.

El traslado inicial será de un grupo reducido de directivos, al que podrían irse sumando más progresivamente. Con todo, seguirá habiendo actividades corporativas de Telefónica Latinoamérica en Madrid. Funciones como la financiera o la de control de gestión no requieren tanta cercanía al terreno como las más operativas y comerciales.

El traslado inicial será de un grupo reducido de ejecutivos

La sede social de Telefónica Internacional (TISA) se mantendrá en España, pero el establecimiento de la sede operativa del negocio latinoamericano en São Paulo puede ser un primer paso para agrupar todo el negocio de la compañía en la región en una sola empresa, en una compleja operación corporativa que permitiría sacar todo ese negocio a Bolsa de manera independiente, con una empresa que podría cotizar en la Bolsa de Nueva York o en la de São Paulo. Esas decisiones, sin embargo, no están tomadas, sino en fase de estudio. La semana pasada, en una presentación a analistas, el presidente de Telefónica, César Alierta, insistió en que la compañía “analiza las posibles alternativas para sacar a Bolsa los negocios en Latinoamérica”.

Un analista preguntó a Alierta por la posibilidad de cambiar la sede del grupo para evitar la penalización de los mercados. Alierta subrayó que el aumento de la deuda se ha debido en parte a las compras de O2 y Vivo, ambas fuera de la zona euro y que había una “clara contradicción” en la penalización a Telefónica por invertir fuera, cuando sus competidores europeos tienen una mayor parte de sus ingresos en la zona euro. Y reconoció que hay un descuento en la valoración de Telefónica por tener la sede en España. Pero dejó claro: “Tenemos nuestro domicilio social en Madrid y lo mantendremos en Madrid porque estamos en 25 países y nuestro negocio debe ser mirado en función de lo que generan los 25 países”. Luego dio un paso más: “Para Telefónica, nuestro domicilio son los 25 países en que estamos. Ese es nuestro domicilio”.