Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
PLAN DE LIBERALIZACIÓN

Renfe eliminará rutas de media distancia

El Gobierno liberalizará el sector ferroviario en julio de 2013 y extinguirá Feve en enero

Imagen de la estación de tren de Chamartín. EFE

Renfe suprimirá rutas de media distancia "por no ser rentables, ni económica ni socialmente", según ha señalado este mediodía la ministra de Fomento, Ana Pastor, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. El Gobierno ha anunciado, en el marco del Real Decreto Ley de liberalización del sector, que abrirá a la competencia el transporte de viajeros en tren a partir del 31 de julio de 2013. En ese momento, otros operadores podrán competir con Renfe en la prestación de servicios que hasta ahora solo realiza la operadora. Feve desaparecerá el próximo mes de enero.

El Gobierno cree que la oferta ferroviaria actual se ha quedado desfasada y es necesario "adaptarla a la realidad". Para reforzar sus palabras, la ministra ha aportado algunos datos sobre la situación del sector, que obligan a una "racionalización", es decir, una supresión de rutas. Según el Ejecutivo, un total de 52 trenes de media distancia convencional (regionales) circulan con una ocupación media inferior al 15% de su capacidad y 176 estaciones de tren y apeaderos apenas tienen un viajero diario. "Hay líneas de AVE preparadas para que pase un tren cada cinco minutos, en las que apenas circula uno cada media hora", ha indicado.

Los trenes y la prestación de los servicios de Feve pasarán a ser competencia y titularidad de Renfe, mientras sus vías pasarán a Adif

La disminución de rutas va acompañada de la apertura a la competencia en el sector, que cuesta al erario público un total de 2.500 millones de euros anuales. Las empresas que estén interesadas en empezar a operar desde julio del próximo año podrán alquilar los trenes y locomotoras "excedentarios" que actualmente tiene Renfe. La operadora mantendrá su titularidad pública, pero se dividirá en cuatro empresas a las que traspasará sus distintas actividades: una de viajeros, otra de mercancías y logística, otra de fabricación y mantenimiento, y otra de arrendamiento. Esta última se dedicará a prestar los trenes.

Las actuales tres empresas ferroviarias públicas (Renfe, Feve y Adif) se reestructurarán para adecuarse a esta nueva fase e intentar dar la vuelta a su situación económica y financiera. Feve se extinguirá en enero y sus trenes así como la prestación de servicios pasarán a ser competencia y titularidad de Renfe. Sus vías pasarán a Adif. En cuanto a esta última empresa, reformará el sistema de cánones que cobra por la utilización de las vías y las estaciones de tren, con el fin de cubran las inversiones y los servicios que se prestan.

Con estas medidas se da un paso más en la liberalización del sector ferroviario, que arrancó en 2005 con la segregación del entonces monopolio público Renfe en dos empresas, una dedicada a la infraestructura (Adif) y otra de transporte (Renfe), y con la apertura a la competencia del transporte de mercancías en tren.

Esta nueva reforma, que se enmarca en el Plan de Reformas para la segunda mitad del año aprobado el pasado viernes por el Gobierno, tiene como principales objetivos "mejorar la calidad del servicios y maximizar el rendimiento de la inversión pública". También busca "aumentar el número de operadores ferroviarios, facilita un mayor acceso al servicio AVE a un menor precio y aumentar la cuota del transporte de mercancías en tren", según ha detallado Pastor.

Números rojos

Con todo, Fomento busca dar la vuelta a la actual situación en la que Renfe, Adif y Feve suman pérdidas de 447 millones de euros y una deuda de 20.730 millones. Renfe pierde 100 millones de euros cada año y suma una deuda de 5.200 millones, pese a transportar 468 millones de viajeros anuales y recibir una aportación pública del Estado de 848 millones. Feve, que cuesta al Estado 67 millones anuales, cerró 2011 con números rojos de 147 millones de euros y un pasivo de 530 millones, aunque transporta a 9 millones de usuarios.

Renfe pierde 100 millones de euros al año y suma una deuda de 5.200 millones, pese a transportar 468 millones de viajeros anuales, según el Gobierno

Asimismo, Adif, promotor de la red AVE y mantenimiento y gestor de todo el ferrocarril, acumula un pasivo de 15.000 millones y contabiliza una pérdida de 206 millones de euros, pese a que recibe 1.027 millones del presupuesto público.

Primeras quejas

La respuesta de los sindicatos a esta medida no se ha hecho esperar. El sindicato LAB se ha unido hoy a la petición de los sindicatos vinculados a Renfe (CCOO, UGT, Semaf, CGT, Sindicato de Circulación Ferroviario y Sindicato Ferroviario) para celebrar una jornada de huelga el próximo 3 de agosto en contra de la liberalización.

La Junta de Andalucía también ha mostrado su rechazo a la decisión adoptada hoy por el Gobierno. La consejera de Fomento y Vivienda, Elena Cortés, ha exigido una rectificación porque "condenan al fracaso las redes de cercanías de Andalucía". En una nota, la Administración andaluza ha señalado que lo que "el Ministerio de Fomento quiere encubrir de liberalización", supondrá "un retroceso del servicio público ferroviario y la imposibilidad de poner en marcha nuevos servicios de proximidad que demanda la población, como las redes de cercanías en Córdoba y en la campiña sevillana".