Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Gerardo Díaz Ferrán intenta evadir en una cuenta de Suiza 4,9 millones de euros

La Fiscalía de Ginebra bloquea la cuenta, que está a nombre de Ángel de Cabo

El juez Pablo Ruz ha ordenado el embargo de los fondos, según la Cadena Ser

Díaz Ferrán, tras declarar en la Audiencia en marzo.

El expresidente de la CEOE, patronal española, y fundador de viaje Marsans, Gerardo Díaz Ferrán, que acumula varias causas ante la Justicia y está acusado de un presunto delito de quiebra fraudulenta y apropiación indebida, ha desviado a Suiza 4,9 millones de euros. Según un informe de la brigada de blanqueo de la Policía Nacional al que ha tenido acceso la cadena Ser, el que fuera máximo dirigente de la patronal española entre 2007 y 2009, ha "desviado desde una empresa irlandesa del Grupo Marsans” los fondos, que estarían en una cuenta en este país a nombre del empresario valenciano Ángel Cabo, que estaría actuando de testaferro de Díaz Ferrán.

Díaz Ferrán, que ha sido declarado en quiebra personal al no poder hacer frente a los embargos por 417 millones que le reclaman los diferentes acreedores de Marsans, estaría en los últimos meses intentando vender su patrimonio. De hecho, el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco, impidió recientemente la venta de un yate de lujo de 27 metros de eslora a una empresa de las Islas Vírgenes.

Díaz Ferrán entregó la embarcación, junto a Marsans, a Possibilitum Bussiness, una de las sociedades del fondo buitre de Ángel de Cabo —el mismo que se quedó con Nueva Rumasa para liquidarla—, que poco después declaró la suspensión de pagos de la agencia de viajes, dejando sin billetes a los clientes y sin cobrar a los proveedores. El mismo empresario, ahora, sería el titular de la cuenta localizada en Suiza.

Según los investigadores, de Cabo habría llegado a un acuerdo con Díaz Ferrán para ocultar su patrimonio a los acreedores a cambio de una suma importante. La Audiencia Nacional ya investiga a ambos en varios procesos por alzamiento de bienes, blanqueo de capitales, insolvencia punible o estafa entre otros delitos. El juez Pablo Ruz ha ordenado el embargo del dinero encontrado en Suiza. La Fiscalía de Ginebra, por su parte, ha tomado la decisión cautelar de bloquear la cuenta.