Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
MINERÍA CARBÓN

Siete mineros de los pozos de Asturias saldrán tras 50 días encerrados

En la imagen, la manifestación en apoyo de la minería del carbón, convocada por los sindicatos en Madrid. EFEArchivo Ampliar foto
Los mineros se reúnen en La Robla, León, para decidir nuevas movilizaciones  En la imagen, la manifestación en apoyo de la minería del carbón, convocada por los sindicatos en Madrid. EFE/Archivo EFE

Los trabajadores de la explotación de Aller abandonarán la mina a las cinco y los de la de Langreo a las siete y media, ha informado SOMA-FITAG-UGT.

Los encierros los comenzaron diez mineros, pero tres de ellos abandonaron por motivos de salud, dos de ellos el día 7 de junio y otro al día siguiente.

La comisión ejecutiva de SOMA-FITAG UGT y los delegados de esta federación sindical en ambos pozos de Hunosa, reunidos para analizar la situación de los trabajadores encerrados, les han trasladado la necesidad de poner fin al encierro que mantienen desde el pasado 28 de mayo con el fin de salvaguardar su integridad física.

SOMA-FITAG-UGT ha destacado que no permitirá llegar a situaciones extremas que pudieran poner en riesgo la salud de los mineros o que les queden secuelas de por vida y que las razones humanas prevalecen por encima de cualquier planteamiento sindical.

Los dirigentes sindicales han hablado con los mineros a través del teléfono interno de los pozos para exponerles su postura y hacerles ver que su acción, "que ya ha marcado un hito en la historia del movimiento obrero tras cincuenta días de encierro a seiscientos metros de profundidad, ha logrado sensibilizar a la opinión pública y desencadenar nuevas acciones de respuesta ante la intransigencia difícilmente justificable del Gobierno".

SOMA-FITAG-UGT ha añadido que, "de no rectificar, el Gobierno condenará la pervivencia del sector tanto de la empresa pública como de las privadas y el futuro de las comarcas mineras con los efectos para la economía y el empleo que ello acarrearía".

El sindicato destaca la convicción y compromiso de los trabajadores en una acción tan significativa y emblemática como es un encierro en la mina.

Agrega que "por ello finalizan su protesta con orgullo, dignidad y la cabeza bien alta, sabiendo que han defendido legítimamente lo que corresponde, que no es otra cosa que el cumplimiento de los acuerdos pactados en el ámbito del Plan Nacional de Reserva Estratégica del Carbón 2006-2012 y el nuevo modelo de desarrollo integral y sostenible de las comarcas mineras así como el plan de la empresa pública".

El sindicato es consciente de la dureza de este encierro para los trabajadores, pero también para sus familiares y compañeros, "que han compartido su sufrimiento desde el exterior y no han dejado de darle apoyo y ánimo".

Recuerda que su protesta en el interior de los pozos ha ido acompañada de un conjunto de movilizaciones incluida la huelga general en las comarcas mineras "con un importante apoyo como no se recuerda en los últimos años" y "una durísima marcha a pie hasta Madrid" con dos multitudinarias manifestaciones en Madrid.

SOMA-FITAG-UGT ha aclarado que "el término de estos encierros no significa el abandono de las acciones para derribar la postura inmovilista y la nula voluntad del Ministerio de negociar y convocar la comisión se seguimiento del plan".

El sindicato dice que "la actitud arrogante y casi rayando el desafío del ministro de Industria, que ayer mismo comentó que no cederá a las presiones por duras que sean, han exigido emprender acciones" que reconoce que han podido causar molestias.