La UE pone bajo tutela a España

El memorándun recuerda las condiciones macroeconómicas de España

La UE quita poderes a Guindos para dárselos al Banco de España

Bruselas impone una reforma de las cajas para que no controlen bancos

Los consejeros de las cajas no podrán serlo de sus bancos filiales

Los bancos deberán tener un 9% de capital al menos hasta final de 2014

El rescate clasificará a las entidades en cuatro grupos según su solvencia

El banco malo deberá estar listo antes de final de año

Se obligará a los bancos con ayudas a vender activos y a imponer pérdidas a las preferentes

El ministro español de Economía y de Competitividad, Luis de Guindos, comparece ante los medios al término de la reunión del Ecofin / THIERRY ROGE (EFE)

Hasta 32 condiciones para el sistema financiero y alguna más, en paralelo, para la política fiscal: para el conjunto de la economía española. Hasta 32 condiciones en 20 páginas plagadas de exigencias que cambiarán de arriba abajo el mapa bancario español y, de paso, parte de la política económica de los próximos años, empezando por una nueva tanda de recortes que el Gobierno debe poner en marcha de inmediato y por una fiscalización constante de la troika —los hombres de negro de la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional—, que visitarán Madrid constantemente: cada tres meses.

La UE subió este martes varios escalones el grado de intervención sobre la economía española con la firma de un duro contrato —el denominado memorándum de entendimiento, desvelado ayer por este periódico en su edición digital— a cambio del rescate para la banca española de hasta 100.000 millones de euros para tapar las vergüenzas que ha dejado el reventón de la burbuja inmobiliaria. Terapia de choque: un vuelco para el sistema financiero, para la supervisión del Banco de España y el Ministerio de Economía, y recortes fiscales adicionales y a la manera de Berlín y Bruselas: en plena recesión, y con un ultimátum que obliga a España a aprobar dolorosas medidas en un máximo de tres meses.

Ese contrato incluye severas condiciones para los bancos que se vean obligados a pedir ayudas, que finalmente les impedirán dar dividendos y pagar sueldos exorbitantes, y que en último término, a diferencia de lo que preveía el Gobierno, pueden llegar a ser liquidados si el coste para el contribuyente es excesivo. El Ejecutivo tampoco quería que los poseedores de deuda subordinada o participaciones preferentes —de alguna manera, parte de la basura tóxica de la banca española— asumieran pérdidas, algo que también sucederá. Las exigencias son asimismo ásperas con el conjunto del sistema financiero, que se verá obligado a cumplir con ratios de capital más elevados: colchones más mullidos para reforzar la solvencia de la banca y sortear huracanes como el que azota al sector en los mercados internacionales; zonas de seguridad positivas de cara a evitar futuras crisis, pero también un problema más para tratar de salir de esta.

Pero tal vez el golpe más duro sea para la credibilidad institucional de España: la Unión Europea aprovecha el rescate para someter a la economía española a una intervención en toda regla, según la interpretación de las fuentes consultadas, con una estrecha tutela sobre el Banco de España y algunas de las competencias del Ministerio de Economía. La UE insta a poner en marcha una “transferencia de poderes sancionadores y en la concesión de licencias [como fichas bancarias] del Ministerio de Economía al Banco de España”. El objetivo de los socios europeos es “garantizar la independencia del Banco de España”, una frase que da a entender que esa credibilidad no existe a día de hoy, erosionada por las duras críticas del propio Gobierno, que ha diezmado así la credibilidad de un banco central que hasta bien entrada la crisis tenía una estupenda fama internacional, y por una supervisión que se ha revelado insuficiente a la luz del tamaño del agujero financiero.

El Banco de España deberá hacer un examen interno para identificar las deficiencias más graves en otoño de este año, en especial en los cuerpos inspectores encargados de evaluar “las vulnerabilidades y los riesgos en el sistema financiero”, según el memorando. La supervisión de la troika será trimestral, tanto por el lado financiero como por el fiscal: el grado de intervencionismo permitirá a la Comisión, al BCE, a la Autoridad Bancaria Europea y al FMI estar muy encima de la aplicación del rescate. La troika podrá acceder, “bajo estrictas condiciones de confidencialidad”, a todos los datos del sistema financiero español que necesite, tanto agregados como entidad por entidad. Asimismo, podrá hacer inspecciones in situ para examinar el cumplimiento del programa. Además, España se compromete a consultar previamente a la troika cualquier medida sobre el sector que no esté incluida en el memorándum. En resumen: a cambio del rescate, la UE quita competencias a Economía y deja al Banco de España bajo la tutela efectiva del BCE.

En línea con las recomendaciones del FMI, los socios europeos dan la puntilla, quizá definitiva, al sector de las cajas de ahorros. En especial, la UE exige una reforma de las cajas con el fin de que dejen de controlar bancos filiales —“eventualmente”, según el texto, lo que podría dejar la puerta a alguna sonora excepción—, e impone incompatibilidades entre los consejos de administración de las cajas y de sus bancos participados, que ahora comparten consejeros con frecuencia.

El ministro Luis de Guindos explicó las líneas maestras de ese plan de condiciones y dejó como conclusión que el rescate debe servir para sanear al máximo el sistema bancario durante los próximos 18 meses. La cifra definitiva del rescate está aún por ver, pero el fondo de rescate temporal europeo dará a España un primer tramo de la ayuda de 30.000 millones, con un plazo medio de amortización de 12,5 años, “por si hubiera alguna situación de emergencia que requiera una inyección inmediata”, según Guindos, con el mercado al rojo vivo y la experiencia del durísimo mes de agosto del año pasado.

En paralelo al rescate, el Ecofin (la reunión de ministros de Economía de la UE) aprobó finalmente la flexibilización de los objetivos de déficit a España, que obtiene un año más para llegar al sacrosanto 3% del PIB en 2014. Es un regalo envenenado: lleva asociados nuevos ajustes de forma inmediata, que anunciará hoy mismo el presidente Mariano Rajoy. La subida del IVA es segura. Prácticamente también lo es el despido de empleados públicos. Y en Bruselas se especula también con una congelación de las pensiones y un endurecimiento del seguro de desempleo. Todo eso en una recesión que se agrava, con un paro próximo al 25% de la población activa y con unas perspectivas de recuperación muy perjudicadas por la mala salud de la banca.

Contra todo eso, palabras. El vicepresidente de la Comisión, Olli Rehn, se mostró este martes “seguro de que las autoridades españolas adoptarán las medidas conforme al calendario previsto", y aseguró que el rescate lleva asociada "la condicionalidad que se aplica a cualquier Estado que debe cumplir las condiciones del procedimiento de déficit excesivo, cuando se vigila el cumplimento [del plan acordado] de una forma regular". El Ecofin de fue relativamente plácido para Guindos, pero en la reunión del Eurogrupo (los ministros del euro), los socios fueron extremadamente duros con España, según varias fuentes.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Talento, oficio y elefantiasis

El mundo inquietante, gótico y violento de Joyce Carol Oates vuelve en 'Carthage' Mantiene la astucia para sorprender, pero también el afán por lo accesorio

Un hombre mata en Asturias a sus hijas de 7 y 9 años y luego se suicida

El presunto parricida, de 55 años, estaba separado de la madre de las niñas El suceso ha tenido lugar en San Juan de la Arena

La verdad de la demanda boliviana

Chile y Bolivia tienen sin duda pendiente el desafío de construir relaciones de futuro resolviendo los temas pendientes del siglo XIX

Tres cajas venden EBN Banco por 47 millones

La compra se ha cerrado en una segunda ronda de ofertas coordinada por Mediobanca

IMPRESCINDIBLES

Seis de cada 10 jóvenes españoles planean emigrar

Ramón Muñoz Madrid

Las juventudes de España e Italia creen que vivirán peor que sus padres

Amancio Ortega, de rey del textil a emperador del ladrillo

La sociedad inmobiliaria del dueño de Inditex tiene 4.700 milllones en activos

La Audiencia apunta a Rato por las tarjetas opacas

EFE Madrid

La sala de lo penal ha confirmado la fianza de tres millones que impuso el juez Andreu

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana