Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Respaldo europeo a la industria del automóvil

Iveco invertirá 500 millones en España y creará 1.200 puestos de trabajo en Madrid y Valladolid

Con su inseparable jersey azul marino, y a pesar de las altas temperaturas de estos días, Sergio Marchionne ha traído un poco de aire fresco y optimismo a Madrid. Por partida doble. Como presidente de la Asociación de Constructores Europeos de Automóviles (Acea) ha querido mostrar su apoyo a la industria de automoción española durante la primera asamblea general que se celebra en España, “con mucho retraso, ya que se trata del segundo país europeo en cuanto a la fabricación de turismos y el primero de vehículos industriales”.

Como presidente de Fiat Industrial, Marchionne ha hecho pública la puesta en marcha de un plan que supone la inversión de unos 500 millones de euros durante los próximos cuatro años y la creación de 1.200 empleos, fundamentalmente en las plantas de Iveco en Madrid y Valladolid.

El plan permitirá el desarrollo y fabricación de nuevos modelos y la creación de un nuevo centro de I+D. Además de duplicar la producción actual, contribuirá a mejorar la balanza comercial, ya que está previsto que se destine más del 80% a la exportación. Durante la celebración de la asamblea, junto al respaldo y el reconocimiento de la industria española, también han quedado patentes, una vez más, algunas diferencias entre los distintos miembros de Acea respecto a la manera de hacer frente al problema que supone el exceso de capacidad de producción de automóviles instalada en Europa, unos tres millones de vehículos.

Sin postura común sobre las medidas

Algunos, como Marchionne, consideran que deberían tomarse medidas por parte de la Unión Europea, como “cuerpo regulador”, para evitar soluciones de carácter “unilateral”. Tampoco hay una posición única respecto a los incentivos por parte de la Administración en la compra de automóviles. El consejero delegado de Fiat considera que las medidas adoptadas en ese sentido en Italia no han sido beneficiosas a largo plazo. Desde Acea van a apoyar las medidas estructurales de carácter permanente y no las temporales. Aunque Marchionne reconoce que no hay una postura común.

Tampoco la hay respecto al problema de las emisiones, que se ha debatido por primera vez en esta edición de la asamblea. Hay una “buena disposición inicial” por parte de todos, pero “va a ser difícil llegar a un acuerdo”, dijo el presidente de Acea.