Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Orange construirá su propia red de fibra óptica en España

El operador francés invertirá 300 millones en cuatro años para llegar a 1,5 millones de hogares

Negocia un acuerdo con Telefónica para compartir las instalaciones en los edificios

Tienda de Orange.
Tienda de Orange.

Orange construirá su propia red de fibra óptica hasta el hogar (FTTH) que permite el acceso a Internet a velocidades ultrarrápidas (más de 100 megabit por segundo), convirtiéndose así junto a Telefónica en el segundo operador que apuesta por el despliegue de una red de nueva generación en sustitución del ADSL, basado en la antigua red telefónica de cobre.

El operador francés invertirá alrededor de 300 millones de euros en los próximos cuatro años para desplegar la red de fibra que dará cobertura a unos 1,5 millones de hogares y negocios ubicados en las principales ciudades españolas. Los primeros hogares conectados estarán disponibles a partir del cuarto trimestre de este año.

Orange, que actualmente posee 1,3 millones de clientes de banda ancha y es el tercer operador tras Telefónica y Movistar, considera que, pese a la crisis económica y de consumo, existe una demanda potencial de nuevos servicios para hacer rentable esta inversión. La fibra permite el acceso a los servicios de telecomunicaciones más avanzados: TV en alta definición, servicios en la nube, domótica, videoconferencia, juegos online, etcétera. Y da cobertura al cada vez mayor número de dispositivos que se conectan vía wifi en el hogar (tabletas, PC, portátiles, móviles)

No obstante, Orange ha invitado a sumarse al proyecto a todos los operadores “con voluntad de inversión”, y considera necesario llegar a acuerdos comerciales para la compartición de redes, según Jean-Marc Vignolles, consejero delegado de Orange.

En particular, Orange ya trabaja en llegar a un gran acuerdo con Telefónica para compartir los llamados accesos verticales, es decir, la red que hay que desplegar en los edificios y hogares, de forma que solo haya una única instalación ya que las comunidades de vecinos rechazan lógicamente la multiplicidad de obras. También confía en que se concluya “un marco regulatorio claro y estable” que favorezca la inversión de forma que no se reproduzca el actual modelo de alquiler de la red de ADSL.

La decisión de Orange de tener su propia red de fibra deja en fuera de juego a los otros dos operadores alternativos –Jazztel y Vodafone- que actualmente viven de alquilar el ADSL de Telefónica y que no han anunciado planes de inversión para una nueva red de fibra. Ono, y el resto de los cableros, se aseguran esas velocidades ultrarrápidas con su propia tecnología mixta de red de fibra y acceso al hogar por cable.

Vignolles enfatizó que con este proyecto, Orange demuestra su compromiso inversor en España y, en particular, con el negocio fijo de banda ancha. Desde su entrada en España, Orange ha invertido más de 3.000 millones de euros en el negocio fijo y ha desarrollado una red de banda ancha que en la actualidad ofrece servicios de ADSL, telefonía y TV.

Orange ya ha realizado varios proyectos pilotos de fibra en varias zonas de Madrid como en redes neutras públicas y privadas en Madrid, Asturias y Cataluña.

Telefónica también ha comprometido hasta 500 millones de euros en su proyecto de fibra dependiendo de la demanda. Actualmente, tiene más de 200.000 clientes activos, 1,5 millones de hogares pasados y calcula que al final del año, alcanzará los tres millones, con Madrid, Valencia y Barcelona, con cobertura de 100 megas por encima del 80% de los hogares y empresas.