CRISIS DE LA DEUDA

Fuentes europeas avanzan que España pedirá el rescate este sábado

Reuters y Bloomberg informan de que mañana se espera una teleconferencia del Eurogrupo

Las condiciones vinculadas al programa de ayuda se restringirían al sector financiero

El Gobierno afirma que “no hay una decisión sobre el rescate”

Madrid / Berlín 8 JUN 2012 - 15:34 CET

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. / ÁLVARO GARCÍA

El Gobierno pedirá activar el rescate europeo este fin de semana para recapitalizar a sus bancos, según han informado a Reuters dos fuentes oficiales comunitarias y una del Gobierno alemán. Esta agencia añade que mañana se prevé que haya una teleconferencia de los ministros de Economía del euro para discutir los detalles del plan de ayuda. Una de las fuentes citada por Reuters llega a concretar que España solicitará la ayuda el sábado por la tarde. Sin embargo, el Ejecutivo español ha garantizado que no tiene una decisión tomada al respecto a la espera de conocer los resultados de las evaluaciones a la banca del FMI, que se conocerán el lunes, y las conclusiones de las auditorías independientes encargadas a dos firmas extranjeras, que se publicarán en 10 o 15 días. El presidente, Mariano Rajoy, negó el rescate hace poco más de una semana.

Las fuentes citadas por Reuters afirman que “el anuncio se espera para el sábado por la tarde”

“En estos momentos, el Gobierno está trabajando con el FMI y los evaluadores sobre la cifra que necesita el sistema financiero para llevar a cabo el completo saneamiento del sector”, ha afirmado “de la forma más directa” la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, tras la rueda de prensa del Consejo de Ministros. El Ejecutivo, ha añadido, “debe respetar los procedimientos antes de abordar una decisión”. “Cuando se conozca la aproximación, tanto las valoraciones institucionales como la de los expertos, el Gobierno señalará su posición”, ha insistido antes de concretar que de momento “no hay decisiones tomadas en ningún sentido”. "Hay cosas que no se pueden responder tipo test, con un sí o no", ha respondido Santamaría sobre si el Gobierno va a pedir o no la ayuda este fin de semana.

Sin embargo, la secretaria de Estado de Presupuestos, Marta Fernández Currás, sí ha negado "rotundamente" que España vaya a pedir. A la pregunta de si es "falso", ha asegurado que sí y ha defendido que el Estado español "no necesita ser rescatado".

GRÁFICO INTERACTIVO

Gráfico interactivo sobre los rescates europeos / EL PAÍS

“El anuncio se espera para el sábado por la tarde”, ha llegado a asegurar una de las fuentes citadas por Reuters. A media mañana, además, también la agencia de información económica Bloomberg ha informado de que los líderes europeos están plantenado mantener conversaciones este fin de semana con vistas a cerrar el evenual rescate a España. La petición, añade citando una fuente del Gobierno alemán y otra de las autoridades comunitarias, ambas anónimas, podría llegar el sábado por la tarde. De confirmarse este extremo, España se convertiría en el cuarto socio del euro rescatado, aunque el programa de asistencia sería más suave y mucho menos intervencionista frente a la soberanía española.

La secretaria de Estado del Tesoro asegura "rotundamente" que no se pedirá el rescate y que España "no lo necesita"

Antes de la intervención de Santamaría, un portavoz del presidente, Mariano Rajoy, ha respondido que "no comenta las especulaciones" y se remite a las declaraciones que realizó ayer sobre este asunto el jefe del Ejecutivo, informa Carlos E. Cué. Rajoy afirmó ayer que esperaría a conocer los resultados de los análisis encargados por el propio Gobierno a dos auditoras independientes sobre el sector financiero para tomar una decisión. “Cuando conozcamos la cifra y hayamos hablado con todos los socios europeos, como estoy haciendo en estos días, tomaremos la decisión que sea mejor para los intereses generales de los españoles”, aseguró el jefe del Ejecutivo, que se erigió en la única voz autorizada para hablar de la solicitud de ayuda y de las necesidades de capital que precisan las entidades con problemas.

Frente a la respuesta de sin comentarios de hoy, el Gobierno ha salido a negar tajantemente las numerosas informaciones delicadas que han surgido sobre España en las últimas semanas. Es más, movilizaba a instituciones internacionales como la Comisión Europea para ello, algo que de momento no se ha producido en esta ocasión. La reacción, asimismo, no tiene nada que ver con lo que dijo el propio Rajoy hace solo 10 días, cuando rechazó con contundencia el rescate. “No va a haber ningún rescate de la banca española”, aseguró.

Los riesgos de la intervención bancaria / EL PAÍS

El Ministerio de Economía también ha declinado comentar la información pero no ha desmentido la noticia, informa Miguel Jiménez. Su responsable, Luis de Guindos, afirmó el pasado miércoles que España esperaría a conocer los resultados de los exámenes sobre la banca que han realizado el FMI y dos auditorías independientes a petición del Gobierno para decidir si activar el rescate o no. La publicación de las conclusiones del informe del Fondo se espera para este lunes, aunque ya se ha adelantado que rondará los 40.000 millones. De hecho, el documento, que está prácticamente concluido a falta de algunos flecos, llegará ya este viernes al comité ejecutivo del organismo que preside Christine Lagarde.

Por su parte, la evaluación de los expertos se va a retrasar entre 10 y 15 días, con lo que, de confirmarse finalmente que España solicitará la ayuda este fin de semana, se adelantarán todos los planes ante la urgencia de estabilizar la situación de toda la eurozona. Sobre todo, ante la preocupación añadida que supone la amenaza de una eventual salida de Grecia del euro.

Fuentes oficiales de la Comisión aseguran que por el momento no tienen noticia de que haya llegado una petición de rescate por parte del Gobierno español, informa Luis Doncel. "En el caso de que se produzca, tenemos preparados los instrumentos adecuados para que se usean de acuerdo con las directrices pactadas", añaden estas fuentes. En Bruselas niegan que tengan algún indicio del Gobierno español de que la decisión se pueda tomar este fin de semana. Desde el Elíseo, un portavoz del Ministerio de Economía no ha querido comentar la noticia y ni siquiera ha confirmado la convocatoria de un Eurogrupo telefónico para el sábado, informa Miguel mora.

Las fuentes anónimas del Ejecutivo de Angela Merkel consultadas por Reuters, que justifican la celeridad en la necesidad de cerrar el proceso antes de las elecciones griegas, aseguran que "el Gobierno español se ha dado cuenta de la seriedad de su problema". Este mismo responsable alemán, así como desde las autoridades europeas, se confirma que la ayuda se destinaría solo a las entidades, con lo que las condiciones vinculadas al programa de ayuda se restringirían al sector financiero. También, evitaría la expulsión de España de los mercados de financiación, tal y como ocurre hoy en día con los otros tres países resctados: Grecia (mayo de 2010), Irlanda (noviembre de 2011) y Portugal (abril de 2011).

Sobre la petición de un eventual rescate para España y ya de forma oficial, el portavoz de la canciller alemana, Steffen Seibert, se ha mostrado ambiguo sobre . "Comento esas informaciones en la medida en que no las comento", ha dicho antes de destacar: “Lo único que puedo decir es lo que he venido diciendo durante toda la semana. La decisión sobre el rescate es cosa del gobierno español. Si decide solicitarlo, ahí están las herramientas europeas con sus reglas”, informa Juan Gómez.

Entre este carrusel de afirmaciones cruzadas y matizaciones, también el BCE ha reclamado su protagonismo. La autoridad monetaria, a través de dos de sus máximos representantes, ha advertido a España de que en estos casos no conviene retrasar las decisiones.

"Cuanto más se aplazan las decisiones, más caras pueden volverse", ha afirmado el gobernador del Banco de Austria y consejero del BCE, Ewald Nowotny. "La experiencia demuestra que es mejor usarla (la asistencia de la eurozona) más pronto que tarde", ha insistido antes de añadir que, en cualquier caso, la decisión es exclusiva del Gobierno de Mariano Rajoy, la coletilla a la que también ha recurrido el presidente del instituto emisor, Mario Draghi, para evitar cualquier sospecha de que esté presionando públicamente a España. Sin tanta sutileza, el vicepresidente del organismo, Vitor Constancio, ha reclamado al Ejecutivo una “respuesta urgente” para “calmar a los mercados”, verdaderos instigadores del acoso a la deuda española.

Pese a las reiteradas negativas del Gobierno, el Ejecutivo ha estado negociando durante los últimos días con la UE y las autoridades alemanas para cerrar un rescate suave para sanear a las entidades con problemas a través del fondo bancario estatal (FROB). España necesita apoyo europeo para recapitalizar al sector financiero, pero no quiere pedir un rescate en toda regla. El Gobierno alemán, por su parte, rechaza una ayuda directa de los fondos europeos de rescate a la banca e insiste en que el dinero solo puede ser facilitado al Estado. Pero Berlín está dispuesto a admitir que la ayuda tenga un carácter especial que diferencie el rescate español de los de otros países como Grecia, Irlanda y Portugal, de modo que las condiciones impuestas sean más suaves.

"Estamos muy impresionados por el trabajo en las reformas hasta ahora en España, tanto a nivel estructural como en el plano del presupuesto y el compromiso del Gobierno español es extremadamente sólido", admiten las fuentes consultadas en el Gobierno alemán.

En Berlín creen que no hay tiempo para cambiar los acuerdos actuales, que impiden la inyección directa de dinero en la banca, y se plantea un modelo de rescate en que Europa transferiría el dinero al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) español, que se encargaría de sanear, liquidar ordenadamente o fusionar a los bancos problemáticos.

El rescate de España a través del FROB cumpliría con la exigencia alemana de que la ayuda sea facilitada al Estado, pero al tiempo marcaría diferencias. El dinero facilitado, cuya cantidad final dependerá de los análisis de las auditorías, iría destinado exclusivamente al saneamiento del sector financiero. Es por este motivo que las condiciones impuestas a España se limitarán, según Reuters, al propio sector financiero.

Pero las normas también mencionan que el país beneficiario debe demostrar que su política presupuestaria es sólida y que puede devolver los fondos europeos, que estará sujeto a “continua vigilancia” y que además estará obligado a cumplir plenamente las recomendaciones europeas para reducir su déficit. No habría intervención pura, no habría troika ni hombres de negro, pero el margen de política económica se reduciría.

En el Mede, el nuevo fondo de rescate que debe entrar en vigor en julio, y que es el preferido por el Gobierno español por su mayor flexibilidad, las reglas están pendientes de acordarse y concretarse, dado que aún no ha entrado en vigor. El Gobierno español aspira a que con el MEDE quede aún más claro que la condicionalidad de la ayuda se restringe al sector financiero y no ata de pies y manos al Gobierno y su política económica. Por eso, es un gran avance que Alemania esté dispuesta a aceptar un rescate suave.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

Un regreso apresurado

La vuelta de Grecia a los mercados no garantiza su continuidad ni la sostenibilidad de la deuda pública

“Estoy decepcionado con la unión bancaria”

El magnate George Soros asegura que se ha perdido una gran oportunidad

Chile quiere ser potencia alimentaria

El país quiere invertir para impulsar sus vinos, salmones y frutos secos

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana