Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno esperará a la auditoría bancaria antes de decidir sobre el rescate

Guindos asegura que no hay planes inmediatos de pedir ayuda para el sistema financiero

El FMI considera que el problema es limitado, según el ministro de Economía

La UE estudia socorrer a las entidades con ayudas al FROB, según un periódico alemán

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha asegurado este miércoles que no hay ningún plan para pedir de forma inmediata el rescate de la banca española y que, antes de tomar una decisión al respecto, el Gobierno esperará a conocer los resultados de la auditoría que dos firmas independientes están realizando al sector financiero.

"No hemos debatido en absoluto ninguna intervención en los bancos españoles hoy", ha dicho el ministro en Bruselas. Guindos ha añadido que también está esperando los resultados de un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) que se presentará el próximo lunes y que, según él, considera que el problema de la banca española es limitado.

Guindos ha viajado a Bruselas para reunirse con el Partido Popular Europeo y el comisario de Competencia, Joaquín Almunia, después de que el Gobierno español reconociera el martes que la banca necesita ayuda de la UE. "Las puertas de los mercados no están abiertas para España", dijo el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. En París, Guindos tiene previsto reunirse con su homólogo francés, Pierre Moscovici, con el que todo apunta que comentará la videoconferencia extraordinaria que los ministros de Finanzas del G-7 celebraron el martes para hablar de la crisis en España y Grecia.

Pese a que España no ha pedido oficialmente ayuda, la UE está buscando de forma urgente fórmulas para socorrer a los endeudados bancos españoles sin tener que someter a la cuarta economía de la zona euro a las duras restricciones presupuestarias que conlleva un rescate en toda regla, según han indicado fuentes comunitarias a la agencia Reuters.

Guindos ha dejado claro hoy que esperará a conocer las cifras. Los resultados de las auditorías encargadas el 21 de mayo por el Gobierno a las consultoras Roland Berger y Oliver Wyman estarán en 10 o 15 días, ha dicho el ministro, que está convencido de que sus conclusiones "seguramente serán muy similares a los del Fondo". Solo después de conocer todos los datos, se tomará la decisión: "A partir de ahí, el Gobierno español tomará las decisiones que deba tomar en lo que se refiere a la recapitalización de las instituciones".

Mientras tanto, el portavoz económico del PSOE en el Congreso, Valeriano Gómez, ha sugerido al Gobierno que pida el rescate a Bruselas "cuanto antes" si considera que España no va a ser capaz, desde "sus propias fuerzas", de acometer el proceso de recapitalización que necesitan sus entidades financieras. "En esta situación, si no es posible desde nuestras propias fuerzas recapitalizar las entidades financieras, es mejor hacerlo cuanto antes", ha respondido Gómez en una entrevista en TVE al ser preguntado por si España debería pedir el rescate de sus bancos.

Las cuatro reformas financieras que ha acometido España no han logrado convencer a los inversores de que la gigantesca deuda heredada del crash inmobiliario esté bajo control. Tras los rescates de Grecia, Irlanda y Portugal, España es el cuarto país que sufre la presión de los mercados.

Fórmulas para el rescate

Aunque todavía falta cuantificar la magnitud del problema, son pocos en Europa los que aún piensan que la banca española no necesita socorro. La prensa alemana casi da por hecho que habrá una transferencia de ayudas públicas del fondo de rescate europeo (Fondo Europeo de Estabilización Financiera) a la banca a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), organismo español que tiene como misión sanear el sistema financiero, según ha apuntado hoy el diario alemán Süddeutsche Zeitung.

A cambio de la ayuda, el Gobierno de Madrid deberá comprometerse a eliminar los problemas del sector financiero español, de ser necesario con nuevas fusiones e incluso con la clausura de algunas entidades, según el Süddeutsche Zeitung. El diario destaca que esa alternativa tendría la ventaja de dejar claro que las crisis en España y Grecia son de distinta naturaleza.

Agrega que, frente al caso de Grecia, España no necesita ser sometida a severas condiciones para sanear sus presupuestos o reformar su economía. Asimismo y según fuentes de la UE, la opción de que el Fondo Europeo de Estabilización Financiera (FEEF) transfiera sus ayudas directamente al FROB satisfaría la exigencia de Alemania y otros Estados de que las ayudas europeas solo puedan ser concedidas a organismos estatales y no directamente a la banca.

Los expertos de la UE calculan que las entidades bancarias españoles pueden necesitar ayudas de entre 75.000 y 100.000 millones de euros para superar la crisis de la burbuja inmobiliaria, según el mismo diario.

Línea de crédito

Por su parte, Die Welt asegura que el fondo de rescate europeo habilitaría una línea de crédito preventiva para España, a la que podrían recurrir los bancos para recapitalizarse de manera urgente. España, según el mismo diario, podría pedir una ayuda preventiva antes de las elecciones griegas y antes de que se presente el informe sobre las necesidades de capital de los bancos españoles.

El presidente del Banco Santander, Emilio Botín, ha afirmado esta semana que los problemas del sector financiero español quedarían resueltos si la UE acuerda que algún instrumento europeo aporte unos 40.000 millones de euros para las entidades bancarias Bankia, Catalunya Caixa, Novacaixa Galicia y Banco de Valencia.