El Gobierno admite que necesita ayuda europea para sanear la banca

Montoro: “España no tiene abierta la puerta de los mercados”

Rajoy reclama una unión bancaria y fiscal con eurobonos

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. / EFE

El Gobierno se resiste a vivir con el agua al cuello. Ahogado por la creciente deuda pública y atenazado por los problemas del sector financiero, el Ejecutivo de Mariano Rajoy se aferra a Bruselas como única tabla de salvación para evitar el rescate. El presidente lo sabe y apremia a la Unión Europea (UE) a actuar para crear los mecanismos que alivien los problemas “de financiación, liquidez y sostenibilidad de la deuda”, calificados este martes como las prioridades de su Gobierno por Rajoy, que reclamó expresamente los eurobonos. Al tiempo, ante sus dificultades para financiarse, el Gobierno admite de forma cada vez más expresa que necesita ayuda europea para sanear la banca.

Los miembros del Gobierno se cuidan mucho de pedir ayuda expresa a Bruselas que atraiga los fantasmas de una posible intervención, pero lanzan mensajes ambiguos reclamando a las instituciones europeas acelerar las medidas para avanzar en una integración europea que facilitaría esas ayudas. En ese difícil equilibrio entre pedir abiertamente el rescate y admitir la necesidad de ayuda se movió el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en lo que sonó a una petición de auxilio europeo: “La cifra que necesita el sector financiero español no es muy alta, la cuestión es el procedimiento de dónde vendrá esa cifra. Por eso lo importante que se abran las instituciones europeas y apuesten por la consecución de esa cifra. Por la facilidad de esa cifra. Las cifras son perfectamente accesibles, no son un drama. Lo que hace falta es que las instituciones europeas se pongan en marcha y busquen esa recapitalización bancaria a través de procedimientos para que haya más Europa, no para ayudar a nadie”, señaló.

Los hombres de negro no vendrán

Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda

Las declaraciones de Montoro a Onda Cero se convirtieron en portada de las ediciones digitales de numerosos medios extranjeros como Financial Times, Reuters, Bloomberg y The Wall Street Journal, que interpretaron que el ministro reclamaba ayuda directa a la UE para sanear la banca. Montoro trató de matizar sus palabras por la tarde en los pasillos del Senado al señalar que solo había reclamado una “unión bancaria europea” para salir de la crisis. Pese a las referencias a que “las instituciones europeas” apuesten por la consecución de la cifra que necesita la banca y a que esas instituciones “se pongan en marcha y busquen esa recapitalización”, Montoro aseguraba que no había dicho nada nuevo.

El responsable de la política presupuestaria del Gobierno trató también de explicar en la entrevista radiofónica el motivo por el cual la prima de riesgo —el diferencial de interés del bono español con el alemán, considerado el más seguro de la eurozona— está tan alta que inunda de incertidumbre el futuro de la economía española. “La prima de riesgo dice que España no tiene abierta la puerta de los mercados. El desafío es abrir la confianza de esos mercados, que por otra parte son nuestros acreedores. No quieren que España se caiga sino que lo que quieren es cobrar”.

El propio presidente del Gobierno reconoció horas después en el Senado que España tiene serias dificultades para financiarse y que busca soluciones en la Unión Europea. Una de estas soluciones son los eurobonos, que aliviarían las tensiones sobre la deuda pública española. “Europa necesita decir adónde va para dar seguridad y decir que el euro es un proyecto irreversible y que no está en juego. Necesita apoyar a quien está en dificultades y necesita una integración fiscal con una autoridad fiscal y una integración bancaria, una unión bancaria con eurobonos, con un supervisor bancario y con un fondo de garantía de depósitos europeos”, aseguró Rajoy en el Senado. Defendía así por primera vez en público y de forma expresa la necesidad de crear eurobonos en la UE.

Hasta ahora, el presidente del Gobierno había eludido defender expresamente los eurobonos, que son rechazados abierta y radicalmente por la canciller alemana, Angela Merkel, como instrumento para mutualizar la deuda de los Estados de la UE. Otros partidos, como CiU, han defendido también reiteradamente en el Congreso esta medida.

Montoro señala que las cifras que requiere la banca no son un drama

El primer atisbo de cambio en el Gobierno sobre este asunto se produjo el martes pasado, cuando aceptó pactar una moción del PSOE que se pronunciaba a favor de los eurobonos. El texto se aprobó con el voto de los dos grandes partidos, pero como simple moción no tenía más valor de una declaración de intenciones.

Rajoy situó el martes la creación de los eurobonos como uno de los objetivos del Gobierno en sus negociaciones con la UE y el resto de Estados como fórmula para hacer frente al problema de la deuda de España. El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, defendió la creación de los eurobonos ya desde la campaña electoral de noviembre y, expresamente, lo mencionó en los debates con Rajoy, como una de las salidas a la elevada prima de riesgo. En la oferta de pacto de Estado que ha reiterado ha incluido siempre la propuesta de negociar de forma conjunta con el resto de Estados europeos. Rajoy invitó al PSOE a pactar esas propuestas de reformas para Europa y dijo que está dispuesto a presentar un documento de forma conjunta con los socialistas.

No obstante, el presidente del Gobierno puso en duda la voluntad del PSOE de llegar a acuerdos, con el argumento de que el principal partido de la oposición se ha opuesto a todas las medidas que ha aprobado el Gobierno hasta el momento. “Es difícil hacer oposición y por eso lo están haciendo tan mal”, respondió Rajoy, quien insistió en que sus medidas no tendrán resultados inmediatos porque “no se solucionan en media hora las cosas que están mal hechas”, en referencia a la herencia del Gobierno anterior.

“Queremos arreglar el desaguisado que nos hemos encontrado, pero eso lleva tiempo”, respondió Rajoy al PSOE. El portavoz socialista, Marcelino Iglesias hizo una enmienda a la totalidad a la política económica del Gobierno, que, según ha dicho, ha logrado que “las cosas que iban mal vayan ahora peor y las que iban bien se han empeorado vertiginosamente”. “En noviembre cuando ganó las elecciones la economía española no estaba bien, es verdad, pero durante este tiempo han conseguido colocarnos en una situación de emergencia permanente”, aseguró Iglesias.

El Gobierno sabe que los pasos hacia la unión fiscal y la unión bancaria son lentos. Y lo que le falta es tiempo, en un momento en que todo el mundo vive pendiente del estado de salud del sector financiero español. La crisis de Bankia destapó las vergüenzas de buena parte de un sector que parecía resistirse a reconocer el agujero —gangrenado por la depreciación de los activos inmobiliarios— que tiene en sus balances. La entidad necesita 19.000 millones más para sanear sus cuentas y eso añade incertidumbre porque los mercados desconfían del dinero que necesitarán todas las entidades españolas para sanearse. El Gobierno decidió endurecer las provisiones para la banca y abrir en canal el sector con consultores y auditores cuando creía contar con la posibilidad de inyectar deuda pública de forma directa en los balances de las entidades débiles para recapitalizarlas. Pero una vez que el Banco Central Europeo se ha negado a admitir esa fórmula y que los mercados cierran las puertas a España, la posibilidad de que los bancos acudan directamente a pedir auxilio a Europa parece ser la única oportunidad a la que se aferra el Gobierno de Mariano Rajoy para evitar la intervención.

El Gobierno tiene argumentos para ello. Bruselas anunció el pasado domingo que apoya la ayuda directa para la banca. La idea pasa por utilizar el fondo de rescate europeo para recapitalizar a las entidades financieras problemáticas, sin necesidad de la intermediación de los Estados. Claro que a cambio habría que avanzar en la unión fiscal y bancaria. Y por eso algunas alusiones de Rajoy a la cesión de soberanía.

El Gobierno trata de esquivar el rescate financiero y arguye que el tamaño de España haría inviable por costoso cualquier intervención. “España no es rescatable desde el punto de vista técnico; los hombres de negro no van a venir”, dijo el martes Montoro. Tampoco quiere reclamar un rescate exclusivo para el sector financiero español, que exigiría duras medidas impuestas por las instituciones europeas y el FMI. Por eso, han trasladado el debate a profundizar en el futuro de la UE, de modo que se acojan al mecanismo entidades de otros países. Chipre apuesta también por ese modelo, pero España aspira a que haya entidades de otros países.

Más audios en Onda Cero

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Avatar
Periodista de EL PAÍS

IMPRESCINDIBLES

Las claves de los Presupuestos

El País Madrid

La recuperación de la inversión y el recorte de los gastos en prestaciones y empleo marcan las cuentas del Estado

La OIT reclama que los sueldos suban en España

“Nuevos recortes socavarían la demanda interna por encima de sus beneficios", dice

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana