El rescate de Bankia impulsa la prima de riesgo a nuevos máximos

El diferencial entre los bonos españoles y los alemanes rebasa los 513 puntos básicos

La Bolsa cae un 2,12% y marca su nivel más bajo de los últimos nueve años por la banca

Fuente:Bloomberg / El País

El multimillonario plan de rescate de Bankia con dinero del Estado y la pretensión del Gobierno de inyectar los fondos que necesita la entidad por medio de deuda han reavivado la incertidumbre sobre el conjunto de las finanzas públicas españolas, lo que ha multiplicado la salida de inversores de la deuda española. Ante las mayores dudas, la prima de riesgo de España, que es el sobreprecio exigido a los bonos españoles frente a los alemanes, de referencia por su estabilidad, se ha disparado y ha superado por primera vez desde la creación del euro los 513 puntos básicos. En las Bolsas, el rescate tampoco ha sido bien recibido, ya que el fuerte batacazo que ha sufrido Bankia ha arrastrado al conjunto del sector financiero español y, por extensión, a todo el Ibex 35, que ha acabado marcando un nuevo mínimo de los últimos nueve años.

Para atajar la escalada, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha comparecido ante los medios y ha vuelto a pedir una respuesta desde Europa que garantice la sostenibilidad de la deuda y un mensaje de defensa férrea del euro. También ha negado rotundamente que España vaya a necesitar un rescate de su banca y ha asegurado que el incremento de la presión contra España no tiene nada que ver con Bankia, lo que no acaba de entenderse desde el exterior del país. "No va a haber ningún rescate de la banca española", ha declarado el jefe del Ejecutivo en la rueda de prensa extraordinaria que ha ofrecido desde la sede de su partido, el PP.

Tras la intervención de Rajoy, en la que el presidente también ha rechazado que el Gobierno tenga una decisión tomada sobre la forma en que van a proceder a inyectar en Bankia los 19.000 millones que necesita la entidad, la subida de la prima ha vuelto a acelerarse. Tampoco en las Bolsas se han percibido as palabras del presidente.

Luminoso de la Bolsa española con las primas de riesgo de los países del euro. / SAMUEL SÁNCHEZ

La crisis de la cuarta entidad financiera española ha mostrado al desnudo el vínculo pernicioso entre la banca española y la deuda soberana: el sistema financiero no puede ajustar el valor de sus inflados activos crediticios sin inyecciones de capital público, lo que a su vez complica la capacidad del Estado para superar sus problemas presupuestarios.

Para superar las dudas de los inversores sobre el sistema financiero, el Gobierno ha puesto en marcha un proceso de auditorias externas; mientras a nivel de las finanzas del Estado se ha comprometido a reducir el déficit público hasta el 5,3% del PIB a finales de año con duros recortes y aplicando reformas. Sin embargo, tal y como afirma esta mañana Bloomberg en su resumen de la situación de los mercados, el eventual efecto beneficioso que haya podido tener el anuncio del análisis a la banca ha quedado diluido por el rescate de Bankia y BFA. También hay quien va más allá. "Los acontecimientos en Bankia reforzarán la opinión de que la próxima auditoría independiente debería aflorar necesidades de recapitalización significativas en el sistema bancario español", según apunta Nomura en una nota remitida a sus clientes, que calcula las necesidades de todo el sistema entre 50.000 y 60.000 millones.

Así, en caso de que los problemas de Bankia se extiendan a otras entidades, la opción que le quedaría a España para recapitalizar el sector es, recuerdan los analistas, recurrir a los fondos de rescate europeo. El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), reforzado para cargar con la factura, se ha quedado seco con Bankia a las primeras de cambio.

Tampoco ayuda a generar confianza la vía que se perfila como la elegida por el Ejecutivo para poner en marcha la ayuda que ha solicitado la entidad financiera, la cuarta del país, que se realizará a través de una inyección directa de deuda pública en el grupo. Esta opción, si bien evita tener que acudir al mercado a captar liquidez, elevará la deuda del Estado y, en opinión de los analistas, puede provocar recelos en los inversores, penalizar la deuda en circulación y dificultar a la larga la financiación del Tesoro. La medida ya ha sido empleada en Alemania e Irlanda.

Según ha informado el Gobierno a Reuters, la medida ha sido consultada al BCE, quien ha dado su visto bueno a la recapitalización de Bankia con deuda. Rajoy ha negado la consulta al tiempo que ha destacado que no hay una decisión tomada sobre cómo se llevará a cabo la inyección de capital.

Ante este escenario de incertidumbre, el diferencial entre la deuda española y la alemana, considerado como el mejor indicador en la confianza de un Estado y que equivale a un peaje para todos los bancos y empresas del país a la hora de salir a buscar financiación, no había superado nunca hasta este lunes los 513 puntos básicos, más de 19 puntos por encima del dato del final del viernes. Hasta ahora, el acoso contra España en los mercados se había saldado con el máximo intradía de 507 puntos básicos del pasado 16 de mayo.

La prima ha llegado a máximos tras la subida al 6,5% de la rentabilidad exigida a los bonos españoles a 10 años en el mercado secundario, que es donde se intercambian los títulos del Tesoro una vez emitidos. A la misma hora, los operadores se han conformado con un exiguo interés del 1,36% para comprar los bonos alemanes, que se han visto muy beneficiados a lo largo de la crisis por su condición de valor refugio y cotizan en su nivel más bajo en los 13 años de existencia del euro. 

"Un 6 o más de un 6% no es el tipo de interés de la deuda a diez años que corresponde a un país con el potencial de crecimiento, la diversiicación y el tamaño de la economía española, pero hay que recuperar la confianza (del mercado)", ha reconocido hoy a Efe el miembro español del comité ejecutivo del BCE José Manuel González-Páramo, cuyo mandato concluye el 31 de mayo. Sin embargo, descarta que sean "los especuladores los que están detrás de todo esto". "Creo que es un asunto de más calado", ha añadido.

En cuanto al resto de países bajo presión, La comparación con Italia ha empeorado aún más el análisis en detrimento de España, ya que la distancia entre ambos socios del euro en términos de prima de riesgo se amplía. Así, mientras el diferencial español ha aumentado en cerca de 20 puntos, el italiano lo ha hecho en seis, hasta los 436, lo que arroja un espacio de 77 puntos. Desde que España superó a Italia y se colocó como el siguiente país con más posibilidades de necesitar ayuda de sus socios europeos en marzo —en opinión del mercado—, no habían estado tan separados.

En las Bolsas, el varapalo a Bankia, que ha llegado a perder un tercio de su valor en su regreso al parqué ya con las cifras del plan de saneamiento y las nuevas cuentas de la cotizada sobre la mesa, ha arrastrado al conjunto del sector financiero. El correctivo propiciado a los bancos ha condicionado a su vez a todo el selectivo español, el Ibex 35, que a medida que avanzaba la mañana ha aumentado su caída y se ha perdido la mejora del resto de plazas de referencia europeas que se ha vivido por la mañana. Al cierre, el parqué español se ha dejado un 2,12% y mañana abrirá en 6.401 puntos, lo que supone destrozar los anteriores mínimos de toda la crisis y volver a los niveles de 2003.

Por nombres propios, Bankia ha liderado los descensos con un recorte del 13,38% seguido del Popular o Sacyr, ya que ambos valores también se han dejado más de un 7%. El resto de bancos se han dejado entre un 5,34% (Sabadell) a un 3,32% (Santander). Telefónica, que hoy ha cedido el puesto de primera empresa por capitalización bursátil a Inditex, se ha dejado un 1,86%.

Este lunes, los inversores no han tenido referencia de Wall Street, ya que el mercado estadounidense está cerrado por festivo, lo que facilitado el hecho de que el punto de anteción de los inversores fueran Bankia y España. Mal tema de conversación, ya que al final de la sesión todas las Bolsas europeas han acabado el día en rojo con la excepción de Londres y su exigua subida del 0,08%. Al cierre, Fráncfort se ha dejado un 0,26%, Milán un 0,76% y París un 0,16%.

Frente a la incertidumbre personificada en la figura de España y Bankia, desde Grecia, el otro foco de tensión de la crisis, este lunes han llegado algunas noticias positivas que han sustentado las subidas de la primera mitad de la jornada. El ascenso del partido griego Nueva Democracia en los sondeos electorales ha animado las compras en los parqués de fuera de España ya que esta formación es partidaria de seguir adelante con los recortes impuestos por Bruselas, el BCE y el FMI, lo que aleja de momento el temor a una ruptura del euro.

Las menores tensiones sobre Grecia también han suavizado las presiones sobre la divisa europea, que ha llegado a sobrepasar por la mañana los 1,26 euros de forma momentánea. Tras este pico, ha moderado su recuperación hasta estabilizar su cambio sobre los 1,258 unidades del billete verde.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Avatar
Periodista de EL PAÍS

IMPRESCINDIBLES

El Estado solo recupera el 4% de las ayudas a la banca

Amanda Mars Madrid

La mitad del capital público inyectado ya se da definitivamente por perdido

El BBVA reducirá un 40% los costes de Catalunya Banc

El banco comprador gastará 450 millones en la reestructuración

La caja que se tragó el ladrillo

Lluís Pellicer Barcelona

Caixa Catalunya invirtió más de 4.500 millones en una gran promotora

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana