Selecciona Edición
Iniciar sesión

Bankia y Economía niegan una fuga de depósitos tras el fuerte castigo en Bolsa

La entidad nacionalizada asegura que "la evolución" de los fondos es "estacional"

Las acciones del banco moderan el correctivo tras llegar a ceder un 29%

La CNMV afirma que no se dan las condiciones para suspender la cotización

La entidad se deja un 60% desde la salida a Bolsa y un 40% desde la dimisión de Rato

El grupo ya vale menos que el Popular o el Sabadell, mucho más pequeños

Fuente: Bloomberg

Bankia prolonga su batacazo en Bolsa. Cuando no han transcurrido aún dos semanas desde el anuncio de la dimisión de Rodrigo Rato como presidente, las acciones encadenan 10 sesiones consecutivas a la baja. Hoy, además, el descenso ha cogido velocidad hasta la mitad de la jornada, cuando Bankia ha remitido un hecho relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) para tranquilizar a los clientes y accionistas en el que ha negado que esté sufriendo una fuga de depósitos.

En el texto, el banco asegura, sin dar datos, que "la evolución de los depósitos en la primera quincena de mayo tiene un carácter sustancialmente estacional". "Los depositantes de Bankia pueden estar absolutamente tranquilos sobre la seguridad de los ahorros que han confiado a la entidad", afirma su nuevo presidente, José Ignacio Goirigolzarri, en el comunicado. La entidad añade, además, que no espera "cambios sustanciales" en en los próximos días.

En una declaración posterior, Goirigolzarri, tras admitir que se están viviendo “momentos económicos sumamente convulsos”, ha insistido en que la actividad en Bankia está siendo “básicamente normal en estos días”.

“Me parece importante destacar esto como me parece importante también destacar que nuestros clientes se tienen que encontrar muy confiados y muy seguros porque Bankia es una entidad tremendamente sólida”, ha añadido. “Y no solo lo decimos nosotros, quienes trabajamos en Bankia, si no porque así ha sido definido y declarado por el Banco de España y por el Gobierno”, ha concluido.

El Gobierno, a través del secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, también ha descartado una huida de capital de la entidad. Según ha declarado, el nuevo proyecto para Bankia reúne todos los requisitos para ser un éxito de futuro, por lo que ha defendido que es una buena ocasión para transmitir a los depositantes un mensaje de tranquilidad.

En esta linea, Latorre ha reiterado que Bankia es un proyecto con un tamaño y un potencial extraordinario y ha destacado que el nuevo equipo de gestión de Bankia tiene una experiencia de éxito previa.

De la racha de jornadas en rojo que acumula el valor, la mayor caída está siendo la de este jueves, en la que los títulos han llegado a perder más del 29%, hasta los 1,171 euros. Las acciones han recuperado más tarde parte de lo perdido y, a las 15.50, se dejaban un 11%.

Una portavoz de la CNMV ha informado de que el supervisor "no suspende un valor porque suba o baje, sino porque haya una información no difundida de forma simétrica y, por tanto, algunos inversores estén en una situación de privilegio por su acceso a ella", informa Isabel Lafont. En este caso, según el organismo, lo que hay es mucha especulación, pero considera que todos los inversores tienen acceso a la información como tal y pueden comprar o vender con libertad.

Los pequeños inversores que acudieron a la oferta pública de suscripción por medio de la cual Bankia salió a Bolsa hace menos de un año y que conserven sus títulos, acumulan ya pérdidas cercanas al 70% (del 68,8% entre su a 3,75 euros estreno y los 1,17 euros de esta mañana). Con este correctivo, el valor total de Bankia en Bolsa ya es inferior a los 3.000 millones que esos inversores pusieron, sin contar siquiera la inyección posterior de fondos procedentes de los titulares de participaciones preferentes. Eso quiere decir, bajo la hipótesis de que el dinero inyectado se valore igual, que los inversores conceden un valor negativo al negocio que Bankia sacó a Bolsa.

Los clientes se tienen que encontrar muy seguros y confiados porque Bankia es una entidad tremendamente sólida"

José Ignacio Goirigolzarri

Cerca de 400.000 inversores acudieron a comprar acciones de Bankia, la mayor parte de ellos clientes de la propia entidad, que planteó a sus oficinas objetivos muy ambiciosos de captación de peticiones. Ahora, el desplome bursátil ha generado malestar entre parte de la clientela e intranquilidad en muchos ahorradores, lo que se está traduciendo en retiradas de depósitos de la entidad.

El valor de Bankia en Bolsa se sitúa en torno a los 2.700 millones de euros, lejos de entidades mucho más pequeñas como el Banco Popular o el Sabadell, que rondan los 3.500 millones de capitalización bursátil. Ni siquiera las fuertes compras de acciones propias realizadas por la entidad para intentar frenar su desplome han podido evitar el hundimiento.

Bankia no ha sido por ahora nacionalizada directamente, puesto que el que ha pedido la entrada del Estado en su capital es el Banco Financiero y de Ahorros (BFA), la matriz del grupo. Sin embargo, las exigencias de nuevas provisiones para el crédito clasificado como teóricamente sano obligarán a la propia Bankia, que hasta ahora carecía de ellas, a pedir ayudas públicas.

Los inversores esperan además que la reformulación de las cuentas de 2011 por parte de los nuevos gestores suponga aflorar pérdidas multimillonarias al reclasificar parte del crédito normal como dudoso o subestándar, lo que exigirá fuertes provisiones. La pérdida de valor de las participadas y las dudas sobre los créditos fiscales también pueden afectar a las cuentas de la entidad. A eso se suma la necesidad de hacer frente a las nuevas provisiones exigidas por la reforma financiera del Gobierno de Rajoy.

Más información