Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
INVERSIÓN EXTRANJERA

La salida de capitales de España suma más de 128.000 millones desde julio

Febrero registra la cuarta mayor caída mensual en la serie, que arranca en 1990

EFE

La desconfianza en la economía española se enraíza, el capital internacional se da a la fuga. Nunca, en la serie estadística que maneja el Banco de España (comienza en 1990), se había producido una salida tan abultada de recursos financieros extranjeros. Tampoco nunca se habían enlazado tantos meses (ocho y contando) con números rojos en el saldo de la inversión exterior. Desde el pasado verano se acumulan salidas netas por 128.655 millones de euros. Y la tormenta no amaina: en febrero, el último mes del que se tienen datos, escaparon otros 25.548 millones.

"En los mercados financieros, no hay duda, España es el precio que hay que mirar cada mañana. Y el precio está mal". Uno de los principales gestores europeos del gigantesco fondo de inversión Pimco sintetizaba así la semana pasada, en una rápida visita a Madrid, por qué los activos financieros españoles concentran todas las miradas. Por qué muchos inversores extranjeros se los están quitando de encima a toda velocidad.

Para el gestor de Pimco, la pérdida de competitividad de la economía española en los últimos años, el creciente nivel de deuda pública y la debilidad de la banca dejan un combinado difícil de tragar, que oscurece las perspectivas a medio plazo. Los datos de la balanza de pagos de febrero, distribuidos este lunes por el Banco de España, dan la medida de hasta qué punto esta idea se ha extendido entre los inversores internacionales.

Lejos de remitir las dudas, febrero fue el cuarto mes con una mayor salida de capitales en la serie estadística, más de 25.000 millones según la cuenta financiera de la balanza de pagos (y excluida la actividad del Banco de España). Solo el pasado mes de diciembre, cuando la incertidumbre sobre el segundo plan de rescate de griego se extendió a todos los países periféricos, y en mayo-junio de 2010 (primer rescate de Grecia), hubo una retirada mayor de fondos, superior a los 30.000 millones mensuales.

ampliar foto
Fuente: Banco de España y Tesoro Público.

En febrero, la mayor salida de capitales se concentró básicamente en préstamos y depósitos (lo que el Banco de España encuadra en otras inversiones). Aquí los inversores extranjeros redujeron su posición en 13.460 millones; además, inversores españoles destinaron 11.349 millones a este tipo de activos en el exterior.

En cuanto a las inversiones en cartera (acciones y bonos), la inversión de los extranjeros bajó en 3.883 millones, mientras que también salieron de España fondos de inversores nacionales para adquirir títulos en el extranjero por 2.177 millones.

En suma, solo la inversión directa (2.505 millones) y la posición neta en derivados financieros (2.817 millones) compensaron en parte salidas de capital que sumaron más de 30.000 millones.

Además, todo apunta a que la salida de capitales continuó durante el mes de marzo. Al menos así ocurrió con la inversión extranjera en deuda pública, según datos recopilados por el Tesoro Público. El saldo vivo de inversión foránea en títulos del Estado (no se incluyen comunidades y entidades locales) ha caído en 61.838 millones de euros en el primer trimestre del año, casi un 22%, al pasar de los 281.439 millones del cierre de 2011 a 219.601 millones en marzo.

Así, la participación del capital extranjero en la deuda del Estado se ha encogido 13 puntos porcentuales en solo tres meses: si en diciembre era el 50,48% del total, acabó el trimestre en el 37,54%. Hay que remontarse a 2003 para encontrar un peso inferior (36,39%).

"La salida de capitales es el indicador de que la economía española tiene problemas muy graves de financiación", concluye María Jesús Fernández, de la Fundación de Cajas de Ahorros. "Si España tuviese moneda propia, hace tiempo que se habría visto obligada a devaluar de forma drástica. La financiación está ahora garantizada por los flujos del Banco Central Europeo, pero es imposible que esto se mantenga así indefinidamente", advierte la analista.

Más información