Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FMI descarta que el déficit de España alcance el 3% al menos hasta 2018

El FMI cree que España no reducirá el déficit al 3% al menos hasta 2018

El desfase presupuestario se situará en el 6% del PIB este año, frente al 5,3% previsto

Para el año que viene la reducción será de apenas tres décimas, hasta el 5,7%

Sede del FMI en Washington.
Sede del FMI en Washington. EFE

Nuevo varapalo a las previsiones del Gobierno. El Fondo Monetario Internacional (FMI) descarta que el déficit público vaya a bajar al 3% del PIB al menos hasta 2018, el nivel comprometido para 2013 del que también parecen desconfiar los mercados. Según los técnicos del Fondo, el déficit será del 6% del PIB este año (frente al objetivo del 5,3%) y del 5,7% en 2013, muy lejos de la meta del 3% del Plan de Estabilidad y exigido por los halcones europeos del déficit, en especial Alemania.

Ni siquiera una cierta mejora en el escenario económico español para 2013, con un aumento del PIB del 0,1% frente a la caída del 0,3% que calculaba hace apenas tres meses, servirá para acelerar el ajuste. La deuda pública seguirá creciendo hasta un récord del 91,85% en 2017.

El texto del informe admite que “el borrador de Presupuestos para 2012 no estaba disponible a tiempo para las previsiones”, por lo que no se tienen en cuenta medidas concretas como la cifra final de recorte de gasto, la amnistía fiscal o el fin de destacadas desgravaciones del Impuesto sobre Sociedades. Pese al importante matiz, las previsiones destilan desconfianza hacia las promesas del Gobierno español porque sitúan el ritmo de reducción del déficit de los próximos cinco años en apenas medio punto anual.

Ante semejante evolución, parece que la advertencia de distintos expertos de que sin más reformas estructurales y significativos recortes en las partidas más sensibles de gasto (sanidad y educación, principalmente) será casi imposible alcanzar los objetivos del Gobierno de Mariano Rajoy.

Hubiera sido preferible un ritmo de ajuste ligeramente más moderado"

Informe del FMI

El director del departamento de Investigación del FMI, Olivier Blanchard, considera que hay que tener cuidado en el ámbito europeo con la tijera. La “reducción fiscal por sí sola no va a resolver los problemas de competitividad en la periferia europea”, sostuvo. “No queremos una mayor consolidación fiscal de la que se está haciendo [en España] si la actividad fuera a desacelerarse”, añadió.

A ojos del FMI, el panorama para la economía mundial es un poco menos negro que tres meses atrás, cuando publicó una drástica revisión a la baja de sus previsiones económicas. La mejora, aún “muy frágil”, respecto al vaticinio de enero, se centra en los países avanzados. La única excepción a las mejoras es España, donde el descenso previsto del PIB, un 1,8%, es ya muy similar al pronosticado para Italia. También es ahora algo peor que la previsión del Gobierno (-1,7%). El contraste es cada vez mayor con Alemania y Francia, que se alejan de los números rojos (crecerían un 0,6% y un 0,5%, respectivamente). La mejora se nota también en el conjunto de la zona euro.

El Gobierno recuerda que el FMI no ha acertado siempre

La secretaria de Estado de Presupuestos, Marta Fernández Currás, ha dicho hoy que el FMI no siempre ha acertado en sus previsiones. Tras intervenir ante la Comisión de Presupuestos del Congreso de los Diputados, Fernández Currás ha subrayado que también hay "un montón" de analistas privados que sitúan el decrecimiento de 2012 entre el 1,3 y el 2,3%, frente al 1,7 % augurado por el Gobierno.

La secretaria de Estado ha destacado que algunos expertos no tienen en cuenta un efecto "muy importante" como es el plan de pago a proveedores con un crédito sindicado de 35.000 millones de euros para que autonomías y ayuntamientos salden sus deudas.

Según Fernández Currás, este plan tendrá un efecto "multiplicador y contundente" de liquidez, que será más trascendental que el ajuste presupuestario de 27.300 millones. 

Con la ligera mejora de los países avanzados, la previsión de crecimiento mundial en 2012 se iría al 3,5%, aún por debajo de lo alcanzado en 2011 (3,9%). La ralentización se debe a que los emergentes avanzan a menor ritmo que el año pasado (5,7% frente a 6,2%).

España sí se beneficia de la mejora en las previsiones del FMI para 2013. El Fondo estuvo entre los primeros en pronosticar que la recesión podía estirarse hasta el próximo año. Y ahora que ese vaticinio cala en los servicios de estudios privados, cree que el PIB español esquivará, por poco, (un avance del 0,1% frente al -0,3% que auguraba en enero), el signo negativo.

El Fondo aprovecha para actualizar sus desfasadas previsiones de desempleo (había anclado la tasa de paro en el 20%, ampliamente superada el año pasado), que ahora sitúa en torno al 24% para este año y el próximo.