Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy: “Allí donde haya una empresa española, allí estará el Gobierno”

El presidente aboga por responder al acoso de los mercados perseverando en las reformas

Admite que se han tenido que tomar medidas "duras" y más rápido de lo que pensaban

Se compromete a defender los intereses de las empresas españolas en el extranjero

El presidente del IEF, José Manuel Entrecanales, y el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha subrayado hoy ante los empresarios su compromiso de defender la empresa española "allí donde haya una" como si fueran sus propios intereses. "No les quepa duda, este Gobierno va a estar al lado de quienes crean empleo y riqueza dentro y fuera de muestro país", ha afirmado en clara referencia al conflicto que arrastra el grupo Repsol en Argentina por el intento de nacionalización de su filial YPF. "La excelencia de las empresas españolas requiere de una política económica que esté a su altura", ha argumentado en su discurso de la clausura de la Asamblea del Instituto de la Empresa Familiar (IEF), celebrada esta mañana en Madrid.

Además, Rajoy ha manifestado que "nadie, ni gobernantes ni instituciones, dentro ni fuera de nuestro país, deben dudar, ni sembrar dudas, sobre el compromiso de España con el euro y la integración política europea". Rajoy ha lanzado así un nítido mensaje a los mercados tras los ataques de la última semana contra la credibilidad española durante su discurso . Eso sí, "tampoco se puede esperar que en pocas semanas se resuelvan cuestiones tan largamente enquistadas en el tiempo", se ha justificado antes de defender que perseverar en las reformas es la única manera de hacer frente al repunte de la crisis.

En cuanto a la evolución de las turbulencias, el presidente ha destacado que la prioridad más urgente hoy en día es el control del déficit y la vuelta a la estabilidad presupuestaria. Con estas palabras, el jefe del Ejecutivo ha salido al paso de las críticas recibidas por algunas de las medidas adoptadas por su Gobierno, y se ha reafirmado en su discurso, hablando de proyecto reformista y atacando la herencia recibida.

"No es agradable tomar según qué medidas, pero los españoles nos han elegido para que las cosas cambien", ha admitido antes de insistir en que "es obvio” que se han visto “obligados a tomar medidas extraordinariamente duras, porque así lo exigen las circunstancias". Ante la situación de presión, ha añadido, las reformas "se están haciendo más deprisa y más a fondo de lo previsto". A los ciudadanos que las sufren, por su parte, les pidió "sacrificios" y "generosidad".

Pese al coste político de estas decisiones, Rajoy ha garantizado que su Gobierno "no va a dejar de hacer todo lo necesario para hacer frente a las dificultades actuales". Frente a los críticos, además, ha afirmado que la aplicación de estas medidas supone el "tratamiento adecuado y no se tardará en detener el desplome económico, como paso previo para comenzar a construir".

Respuesta de los empresarios

Desde el Instituto de la Empresa Familiar (IEF), su presidente, José Manuel Entrecanales, valoró las reformas, porque son "necesarias" y van en la buena dirección, pero al mismo tiempo reclamó medidas a favor de la inversión. "Es absolutamente crucial", añadió.

En opinión de Entrecanales, y tal y como ha explicado Rajoy, "queda mucho por hacer". En cualquier caso, con vistas a las futuras medidas, se mostró convencido de que el Ejecutivo "no dudará" en aplicar las medidas "adecuadas", por duras que sean, y en ese esfuerzo estará también volcado el IEF.