Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejecutivo anuncia el mayor recorte de la democracia con 27.300 millones

El Gobierno eleva el recorte de gasto de los ministerios al 16,9% para reducir el déficit

El Gobierno ha aprobado hoy unos Presupuestos "fuertemente austeros" para 2012 que prevén un ajuste sin precedentes de 27.000 millones para tratar de reducir el déficit público del 8,51% del PIB de 2011 al 5,3%, que es la cifra que impuso Bruselas tras el intento del presidente español, Mariano Rajoy, de dejar el desfase presupuestario en el 5,8%.

De este esfuerzo, que equivale a 3,2 puntos porcentuales del PIB, la Administración Central asume 1,6 puntos y las autonomías 1,4. Para ello, el Gobierno prevé un recorte del gasto de los MInisterios del 16,9%, por encima de la cifra que ofreció el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, hace apenas tres días. En dinero contante y sonante, la correción del déficit se traduce en un ajuste de 17.800 millones para todas las carteras, que dispondrán de 65.803 millones para desarrollar sus políticas en 2012.

Uno de los departamentos más afectados es Exteriores, con una reducción de 594 millones en las transferencias a la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo. También baja en 125 la aportación del Estado al Fondo del Agua y en otros 670 millones la del Fondo para la Promoción del Desarrollo.

En el apartado de Defensa, el apartado de inversiones, fundamentalmente lo relativo a programas especiales, baja en 351 millones. Las políticas de acceso a la vivienda también se reducen en otros 322 millones mientras, sin salir de Fomento, se aprueba una reducción global de 144 millones de euros en inversiones. Bajando al detalle, hay otro tijeretazo de 360 millones para autopistas de primera generación, así como se recortan las aportaciones al gestor ferroviario y al de carreteras en 287 y 427, respectivamente. El descenso de los gastos para las vías de competencia autonómica es de 221 millones.

Montoro ha asegurado que las cuentas incluyen medidas "extraordinarias" porque la situación es "extraordinaria y crítica" y son las más "austeras" de la democracia al incluir un ajuste "muy duro" que obliga a renunciar a muchos programas de gasto para equilibrar cuanto antes la economía española.

"El Presupuesto es austero, fuertemente austero", ha admitido Montoro, tras considerar, sin embargo, que esta es la forma de reducir cuanto antes del déficit, una condición "necesaria" para financiar correctamente la economía española y recuperar el crecimiento y el empleo.