Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El AVE a ninguna parte

España, que mantiene su plan de alta velocidad a Badajoz pese a la renuncia de Portugal a su tramo, solo ha gastado un 9% de los 4.700 millones presupuestados

Un tren AVE en la línea Madrid-Valencia.
Un tren AVE en la línea Madrid-Valencia.

Cuando el conservador Pedro Passos Coelho tomó el poder en junio de 2011 ya era una evidencia, pero el pasado jueves llegó la confirmación oficial: Portugal entierra definitivamente el sueño de viajar de Madrid a Lisboa en tren en menos de tres horas. El país vecino, sobre el que aún pesa la sombra de la quiebra, no está para alegrías de alta velocidad. La pregunta que ahora flota en el ambiente es, ¿qué hará España con el tramo que le corresponde, el que debería llegar hasta Badajoz?

El mismo día que Portugal anunció su retirada, la ministra de Fomento, Ana Pastor, dejó claro que el Gobierno español mantiene sus planes. La inversión milmillonaria ya no servirá para conectar dos capitales europeas, sino que unirá Madrid con dos ciudades —Cáceres y Badajoz—, que en total suman unos 250.000 habitantes. El proyecto continúa, pero sin un calendario concreto. Fuentes del ministerio insisten en que no hay ningún plazo para la alta velocidad extremeña. Quedan lejos aquellos días de 2006 en los que los entonces jefes de Gobierno de los dos países, José Luis Rodríguez Zapatero y José Sócrates, reiteraban que la conexión ultrarrápida sería una realidad en 2013.

Alta Velocidad ferroviaria a Extremadura. ampliar foto
Alta Velocidad ferroviaria a Extremadura.

De los 4.730 millones que el Gobierno español ha presupuestado para el proyecto, hasta el momento solo ha desembolsado 419. Varios expertos consideran que tras la renuncia de Portugal este sería un buen momento para analizar los pros y contras del plan trazado. "Por ahora se ha gastado menos de un 9% del presupuesto de la línea Madrid-Badajoz, y menos del 7% de lo que será el coste final, tras las inevitables desviaciones. Además, después habrá que adquirir material móvil, y pagar cada año abultadísimos déficits operativos de la línea. Es obvio que hay que parar y repensar opciones más modestas y juiciosas de modernizar este trayecto", asegura el catedrático de la Universidad de Barcelona Germà Bel.

"La construcción de una línea de alta velocidad entre Madrid y Badajoz causa un grave perjuicio económico y social a todos los españoles, como lo han generado otras líneas de AVE en un país con una densidad de demanda demasiado baja. Es absurdo que por la obsesión de atar a todas las capitales de provincia con Madrid en alta velocidad se hipoteque la vida de los ciudadanos de hoy y de generaciones futuras, que no merecen una política de infraestructuras tan ideológica y nacionalista, y tan alejada de los criterios de productividad y de bienestar de las personas", continúa Bel, autor del libro España, capital París.

El proyecto español se mantiene, pero sin plazo definido

El presidente del Colegio de Ingenieros de España, Edelmiro Rúa, sí aboga por continuar con las obras empezadas. Considera que hay que buscar la forma de hacer rentables unas infraestructuras en las que ya se ha invertido dinero público. Pero Rúa insiste la obligación de replantear algunos conceptos de la alta velocidad. "Es cierto que un AVE a 350 kilómetros por hora no es rentable; pero sí un ferrocarril a 200. Para ello hay que modificar las líneas que tenemos, que se han quedado anticuadas. Estamos encantados de poder ir de Madrid a Valencia en una hora y media. Pero lo que hay que plantearse es que quizás también lo estaríamos si fuera en dos horas, y no habría sido tan caro", concluye el ingeniero.

En este punto Rúa coincide con la opinión del comisario europeo de Transportes. Slim Kallas señaló que construir el AVE a Lisboa "no es muy racional" por el gasto que supone. Destacó además que Bruselas no detecta ningún conflicto con Portugal por haber anulado el proyecto, ya que la conexión se mantiene aunque a velocidades inferiores.

"Es obvio que hay que parar y repensar opciones más modestas", asegura el catedrático Germà Bel

En el otro bando se sitúan las autoridades autonómicas, que luchan para que la infraestructura modernizadora llegue a su comunidad. "El Gobierno extremeño sí quiere el AVE y por eso se va seguir trabajando en las obras previstas", señaló el consejero extremeño de Fomento, Víctor del Moral. También aseguró que en el Presupuesto del Estado de este año se verán reflejadas las partidas para el tramo Madrid-Badajoz.

Pastor se reunirá en los próximos días con sus homólogos portugués y francés para tratar el tema. Antes de que se vean las caras, la ministra insistió en la "gran tranquilidad" que le suponen las garantías que le dio el ministro luso, Álvaro Santos Pereira, de que Portugal usará en cualquier caso el ancho de vía europeo. "Es lo más importante para nosotros", sentenció la titular de Fomento.