Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LAS CUENTAS PÚBLICAS

Montoro: "Los Ayuntamientos no son oficinas de colocación"

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, asegura que el Gobierno mantendrá el sueldo a los funcionarios en los Presupuestos de 2012

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, esta mañana en Sevilla.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, esta mañana en Sevilla. EFE

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha asegurado esta mañana que la reforma del Gobierno "no debe dar miedo a nadie" y ha aclarado que "ningún funcionario tiene nada que temer" por el conjunto de medidas que están adoptando desde el Gobierno, Comunidades autónomas y ayuntamientos. No obstante, ha insistido en que la administración pública "no es una oficina de contratación".

El ministro Montoro justificaba así que el contenido de los planes de ajuste para los Ayuntamientos incluya la previsión de rebajas de sueldos y despidos para trabajadores municipales, tal y como ha publicado hoy EL PAÍS. Hacienda ha publicado en el BOE el modelo de los planes de viabilidad que deben completar los municipios que se hayan acogido al mecanismo de pago a proveedores. En el formulario diseñado por el Gobierno incluye un apartado para que los alcaldes cuantifiquen el ahorro de la reducción de sueldos o de personal.

Para justificarlo, Montoro ha defendido que hay que cambiar el concepto "equivocado" de la función pública en el sentido de creer que quien saca una oposición ya lo tiene todo hecho y un empleo seguro. Ha pedido abandonar esa mentalidad porque quien trabaja en un servicio público "se lo tiene que ganar como todos los españoles" e incluso de forma más exigente. "Parece que estamos ante oficinas de colocación y eso es un concepto equivocado. Los Ayuntamientos no están para contratar a gente, sino para contratar a gente que sirva a los ciudadanos", ha manifestado durante su intervención en una conferencia en el Club Antares de Sevilla, patrocinada por el BBVA.

El ministro ha respondido a las preguntas sobre la información que aparece hoy en el diario EL PAÍS relativa a que Hacienda contempla rebajas de sueldo y despidos en los municipios acogidos al plan de pago a proveedores. Montoro ha explicado al respecto que lo que pretende el Gobierno es que las administraciones lleven a cabo planes de ahorro y supresión de organismos y que el sueldo de los empleados no se reduzca "si no es para dar más viabilidad a un ente público que pueda tener sobredimensión de su plantilla. Pero eso los tiene que juzgar y valorar cada uno (en referencia a los Ayuntamientos)".

Pese a reconocer que la información era correcta, el ministro, que ha acentuado su presencia en Andalucía a unos días de las elecciones autonómicas, ha señalado que "con esos titulares se pretende crear miedo a la gente". Y ha argumentado: "El que tiene que tener miedo es el que ha sido contratado para tener los brazos cruzados".

Durante su intervención, ha confirmado que serán los municipios los que tendrán que valorar qué decisiones adoptan. Además, ha garantizado que el Gobierno central mantendrá el sueldo de los funcionarios en los presupuestos del Estado para 2012.Ha remachado que el Ejecutivo central lo que hace es mantener el sueldo a los funcionarios. "Vamos a promover esos cambios y esos ahorros públicos manteniendo el sueldo de los funcionarios"

Contra el "déficit estructural"

En España hay 1.793 empresas, entes, organismos y consorcios públicos en manos de los Ayuntamientos. El Gobierno central pretende reducir esta cifra de entes públicos porque considera que algunos alcaldes utilizan este entramado empresarial para ocultar facturas pendiente de pago o más deuda. Montoro ha descartado consecuencias negativas para los funcionarios en los planes de ajuste que deben presentar los municipios ante Hacienda. "Ningún funcionario está cómodo sabiendo que su ayuntamiento es insolvente o que su sueldo se lo pagan con crédito", ha afirmado. "Por eso", ha añadido, "es importante que desaparezca el déficit estructural, lo que provocará que tengan auténtica seguridad en su empleo y no se vea sometido a vaivenes y amenazas".