Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

España se queda en minoría al defender las ayudas a la pesca

La mayoría de países de la UE aboga por reducir o suprimir los fondos

Más de un tercio de los fondos pesqueros que recibe España corre el riesgo de desaparecer.

El ministro español de Agricultura y Pesca, Miguel Arias Cañete (a la izquierda), charla con la comisaria europea de Pesca, Maria Damanaki
El ministro español de Agricultura y Pesca, Miguel Arias Cañete (a la izquierda), charla con la comisaria europea de Pesca, Maria Damanaki EFE

Más de un tercio de los fondos pesqueros que recibe anualmente España corre el riesgo de desaparecer. La mayoría de los países comunitarios aboga por eliminar total o parcialmente las ayudas que hasta ahora se han otorgado al desguace, la modernización o las paradas temporales de la flota pesquera, según explica un portavoz del Consejo Europeo para temas de agricultura y pesca. Si la propuesta de la Comisión Europea prospera, España perdería 412 millones de euros anuales.

El ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, explicó  este lunes en conferencia de prensa que existe “una fuerte división” entre países tras la reunión que mantuvieron todo el día los responsables de Agricultura y Pesca de los 27 países miembros. Pero solo Francia y, con matices, Italia, respaldan completamente a España en la idea de mantener unas ayudas en las que Bruselas considera que ha invertido mucho dinero con un rendimiento dudoso. Así, el Ejecutivo español tratará ahora de recabar apoyos en el Parlamento Europeo, que tiene derecho de veto sobre cualquier decisión en materia de agricultura y pesca, para mantener en la mayor cuantía posible esas políticas.

El Ejecutivo español tratará ahora de recabar apoyos en el Parlamento Europeo, con derecho de veto sobre decisiones de agricultura y pesca

España es el país europeo con mayor producción pesquera (supone un 30% del sector comunitario). La extensa flota que mantiene para desarrollar su actividad la sitúa —al igual que a Francia, el segundo productor— entre los países que necesitan un alivio financiero para la reducción o modernización de sus barcos. Pero los Estados que tienen la flota ajustada abogan por destinar ese dinero a labores más productivas. “Si hay que eliminar las ayudas, al menos que haya gradualidad; no puede producirse un corte drástico”, pide el ministro español.

Concluida la jornada de pesca, los ministros europeos debatirán el martes sobre la reforma de la Política Agraria Común (PAC). España hará pública, con Portugal, su petición de que Bruselas adelante las ayudas a los agricultores para paliar los efectos de la sequía. Estas políticas dejan cada año en el campo español unos 5.500 millones, que los agricultores solo perciben al final del ejercicio. Cañete confía en que la Comisión sea sensible con este problema e incluso que ponga sobre la mesa “alguna medida más” que el mero adelanto.