Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno prevé una contracción de la economía española del 1,7% en 2012

El Ejecutivo aprueba el techo de gasto y las previsiones para hacer unos presupuestos austeros

El paro seguirá aumentando hasta una tasa del 24,3% y se destruirán 630.000 empleos

Guindos, Santamaría y Montoro, en el Consejo de Ministros.
Guindos, Santamaría y Montoro, en el Consejo de Ministros.

El Gobierno ha aprobado hoy el techo de gasto del Estado para 2012, el objetivo de déficit del 5,8% del producto interior bruto (PIB) y el cuadro macroecónomico con vistas a elaborar unos presupuestos “austeros”, según ha anunciado la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. En el origen de estas cuentas, el Ejecutivo prevé una contracción económica del 1,7% del PIB a lo largo de este año, la misma cifra que maneja el Fondo Monetario Internacional (FMI) y por encima de los cálculos de Bruselas, que apuntan a una recesión del 1,5%.

Fruto de esta caída de la actividad, que ya se ha dejado notar en el final de 2011, el panorama que se proyecta en el mercado laboral es de mayor deterioro. Según las previsiones del Gobierno, el paro seguirá aumentando en 2012 hasta alcanzar una tasa media del 24,3%, así como se espera una pérdida neta de 630.000 empleos en términos de Contabilidad Nacional -que computan como empleos a tiempo completo.

Según ha explicado Guindos, las previsiones que ha presentado hoy el Gobierno son "realistas" y responden a un contexto exterior que se ha deteriorado en los últimos meses, así como a los esfuerzos previstos para reducir el déficit.

Reducción de la demanda interna: Así, junto al peor escenario internacional, que provocará una moderación en el ritmo de expansión de las exportaciones del 9% de 2011 al 3,8%, el consumo privado se contraerá un 1,4% por el menor empleo y la evolución de la renta disponible tras acabar 2011 en negativo por la mínima (-0,1%). Mientras, el gasto público, ha añadido Guindos, reflejará el esfuerzo de consolidación fiscal con una fuerte reducción sin precedentes del 11,5%.

Con estos mimbres, la demanda interna caerá un 4,6%, mientras el sector exterior tendrá una aportación positiva de 2,9 puntos porcentuales al conjunto de la economía española

La construcción sigue a la baja: Del lado de la oferta, la inversión se contraerá un 6,9% lastrada por el sector de la construcción, que se reducirá un 7,8% en el que será su quinto año consecutivo a la baja.

Consolidación fiscal: Junto a las previsiones económicas, que confirman los augurios de que España afronta una dura recesión a lo largo de este año, el Gobierno también ha aprobado el objetivo de déficit del 5,8% del PIB que había anunciado minutos antes el presidente, Mariano Rajoy, desde Bruselas.

Del desfase presupuestario total, la Administración central podrá llegar al 4% del PIB, 1,1 puntos porcentuales menos que el déficit del 5,10% con el que cerró 2011. Las comunidades, principales responsables del desfase presupuestario durante el pasado ejercicio, deberán a su vez realizar el mayor esfuerzo de consolidación fiscal con una rebaja del 2,94% al 1,5%. En los ayuntamientos se deberá pasar del 0,38% del año precedente a un 0,3% del PIB. En cuanto a la Seguridad Social, augura que acabará el ejercicio en equilibrio frente al déficit del 0,09% de 2011.

Techo de gasto: El Consejo de Ministros también ha aprobado un techo del gasto público de 116.295 millones de euros una vez descontadas las obligaciones de pago pendientes del año pasado y que ascienden a 2.270 millones. La cifra total, que supera los 118.000 millones, representa un descenso del 4,7% sobre el techo del año pasado. Si a estos fondos se le restan las partidas de pensiones, pago de intereses y la aportación a la UE, entre otros gastos, el dinero del que dispondrán los Ministerios en 2012 será de 57.978 millones, un 12,5% menos que en 2011.

Sin embargo, con las medidas de ajuste y no disposición de crédito aprobado en diciembre, ya se han cubierto 8.000 millones de los 8.270 que supone este esfuerzo de reducción del gasto. Sin embargo, en esta cifra se entonces se incluyeron más de 2.000 millones en créditos, que no computan en el déficit.