Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iberia y British multiplican por cinco el beneficio el primer año de su fusión

IAG, fruto de la unión de las aerolíneas, gana 555 millones de euros en 2011

La aerolínea española cancelará 131 vuelos hoy por los paros convocados por sus pilotos

Un pasajero observa un avión de Iberia en el aeropuerto de Barajas en Madrid. EFE

IAG, la empresa resultante de la fusión Iberia-British Airways, registró en 2011 un beneficio después de impuestos de 555 millones de euros, lo que supone más de cinco veces la cifra obtenida en 2010 entre las empresas por separado, que ascendía a 100 millones, según informa la compañía.

La cifra de negocio se disparó hasta los 16.339 millones de euros, lo que supone un incremento del 10,4% con respecto al año anterior, cuando facturó 14.798 millones de euros. Mientras tanto, el resultado operativo alcanzó 485 millones de euros, el doble que un año antes. La aerolínea española cierra el ejercicio con pérdidas operativas de 61 millones, frente al beneficio de 592 millones de su socio británico.

La alta demanda de las rutas hacia Estados Unidos por parte de las empresas ha impulsado los resultados y ha ayudado a compensar la caída del negocio en las rutas europeas por la crisis. IAG también planea ampliar sus servicios hacia mercados emergentes. El tráfico medio de la empresa creció un 7,2% y las rutas hacia Norteamérica registraron el mayor incremento (12%).

La escalada del precio del petróleo constituye una de las principales amenazas para el sector. Los costes por combustible de IAG aumentaron el año pasado un 29,7% (la empresa destinó 5.068 millones a esta partida). El grupo, con una flota de 348 aviones, elevó un 28,3% su deuda neta, hasta 1.148 millones.

El consejero delegado del grupo, Willie Walsh, se mostró satisfecho de los resultados en un comunicado, aunque reconoció que Iberia está expuesta a la incertidumbre financiera en un mercado muy competitivo y subrayó que su "desafío" sigue siendo aumentar su competitividad debido a que cuenta con una estructura de costes elevados y a "prácticas laborales desfasadas". "El lanzamiento de Iberia Express a finales de marzo, junto con la reestructuración de la red y su hub, permitirá a Iberia llegar a ser una compañía con mayor enfoque al cliente y más efectiva en términos de costes", explicó.

Estas declaraciones coinciden con la duodécima jornada de huelga de Iberia, que cancelará 131 vuelos hoy por los paros convocados por sus pilotos en protesta de la creación de Express.