Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA REFORMA LABORAL

Empleo ofrece pactos a las comunidades para que parados hagan labores sociales

Báñez plantea a las comunidades autónomas firmar convenios con el Gobierno

El Ejecutivo afirma que la reforma laboral es "equilibrada"

La ministra de Empleo, Fátima Báñez (derecha), y la secretaria general del PP y presidenta de Castilla-La Mancha, Dolores de Cospedal, durante la reunión que han mantenido esta mañana con los consejeros de Empleo de las Comunidades Autónomas gobernadas por este partido
La ministra de Empleo, Fátima Báñez (derecha), y la secretaria general del PP y presidenta de Castilla-La Mancha, Dolores de Cospedal, durante la reunión que han mantenido esta mañana con los consejeros de Empleo de las Comunidades Autónomas gobernadas por este partido EFE

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, ha planteado a las comunidades autónomas la posibilidad de firmar convenios con el Gobierno para que los parados que no estén recibiendo cursos de formación puedan realizar servicios sociales, según ha anunciado la secretaria de Estado de Empleo y Seguridad Social, Engracia Hidalgo.

Tras asistir a la Conferencia Sectorial de Empleo y Asuntos Sociales, Hidalgo ha insistido en que esta medida no supondrá la eliminación de puestos de trabajo. "Se hace en muchos países de Europa, no es un efecto de sustituir, sino de sumar", ha remarcado.

Asimismo, ha matizado que esta medida no es algo nuevo, sino que ya estaba presente en la ley, y que lo que se pretende es que a través de convenios con ayuntamientos, comunidades autónomas y otras entidades, toda la sociedad ponga de su parte para salir de la crisis.

Preguntada sobre si los parados podrán negarse, Hidalgo ha subrayado que las pautas específicas que regulen la norma se determinarán durante el trámite parlamentario.

Las comunidades autónomas apoyan la reforma, según el Gobierno

Por otra parte, la secretaria de Estado ha apuntado que durante la conferencia apenas ha habido críticas para la reforma laboral, y que "mayoritariamente" los consejeros la han aceptado, ya que está hecha pensando "básicamente" en los 5,2 millones de parados.

Asimismo, ha comentado que durante la reunión se han abordado las líneas generales del Plan de Política y Empleo 2012, así como medidas enfocadas a mejorar la tasa de desempleo juvenil, a acentuar la colaboración público-privada e incluso a luchar contra el fraude.

Por todo ello, ha pedido a las comunidades autónomas que sumen sus esfuerzos, sinergias y políticas junto con el Estado, con el fin de acabar con el desempleo como "objetivo prioritario".

En cuanto a los Centros Especiales de Empleo, ha destacado que en 2011 el anterior Gobierno debía haber presentado un informe en el Congreso de los Diputados que nunca llegó, por lo que han decidido crear un grupo de trabajo en el seno de la Sectorial para evaluar y consolidar su situación.

"Para peligrosa, la herencia socialista", dice Hidalgo

Respecto a la campaña socialista en la que se tacha a la reforma laboral de peligrosa, Hidalgo ha remarcado que la reforma laboral es "equilibrada", y que para "peligrosa" la herencia que ha recibido el Gobierno de Mariano Rajoy del Ejecutivo socialista.

"Una herencia que hoy hemos conocido que tiene un déficit del 8,51%, unos 2,52 puntos porcentuales por encima de lo que se dijo, una herencia que ha dejado 5,2 millones de parados, en la que de cada dos jóvenes uno no tiene oportunidades y en la que 1,5 millones de familias no tienen ingresos. Eso si que me parece peligros", ha aseverado.

Para Hidalgo, lo peligroso es la "situación de emergencia social" que el Gobierno socialista ha dejado en España, e insiste en que en 60 días el Ejecutivo ha abordado la reforma de estabilidad presupuestaria, la reforma financiera y la reforma del mercado laboral.