La Comisión Europea pronostica que el PIB español retrocederá un 1% este año

La zona euro recaerá este año en una “recesión suave”, tras la contracción de hace tres años

Consumo y crisis inmobiliaria agravan la situación en España

La recesión vuelve a la zona euro. Aunque el vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, quiso endulzar este jueves el diagnóstico calificándolo de "recesión suave" (-0,3%), lo inquietante es que esta recaída se produce tan solo tres años después de la gran debacle de 2009, en que se registró un hundimiento de la actividad económica del 4,3%.

En comparación con nuestras previsiones de noviembre, las perspectivas han empeorado y sigue habiendo riesgos, pero al mismo tiempo hay signos de estabilización especialmente en el periodo más reciente

Olli Rehn, vicepresidente de la Comisión Europea

La realidad es que la economía europea se ha vuelto a apagar cuando aún no ha podido recuperar el nivel de producción de antes de la crisis pues los crecimientos de 2010 y 2011 han sido muy moderados (del 1,9% y 1,4%, respectivamente). Las secuelas de la crisis financiera siguen muy presentes como lo refleja el hecho de que "la expansión de crédito en la zona euro permanecerá anémica en 2012", según el informe de la Dirección General de Asuntos Económicos y Financieros. La estrategia de anteponer el ajuste fiscal a las políticas de crecimiento, como han aconsejado reiteradamente los premios Nobel de Economía como Paul Krugman y Joseph Stiglitz, están resultando un serio "suicidio", como pronosticaron.

Según Bruselas, "el círculo negativo entre la debilidad de los deudores soberanos, la fragilidad de los mercados financieros y la desaceleración de la economía real no parece haberse roto". La Comisión añade que "en un contexto de incertidumbre continuada, los riesgos de las perspectivas de crecimiento de la Unión Europea para 2012 tienden a empeorar". Y advierte de que "si un agravamiento de la crisis de la deuda soberana se tradujera, en última instancia, en una contracción del crédito y en una caída de la demanda interna, sería probable una recesión profunda y prolongada".

El pronóstico de Bruselas es que nueve países europeos (Bélgica, Grecia, España, Italia, Chipre, Holanda, Portugal, Eslovenia y Hungría) estarán en recesión este año, mientras que el conjunto de la economía de los Veintisiete se mantendrá estancada. El crecimiento más fuerte se registrará en Polonia (2,5%) y en los Estados bálticos, Letonia (2,1%) y Lituania (2,3%). Las dos principales economías de la zona euro, Alemania y Francia, registrarán por el contrario un moderado aumento de la actividad del 0,6% y del 0,4%, respectivamente.

El comportamiento previsible para los tres países rescatados es muy diferente. Mientras Grecia continuará hundiéndose por quinto año consecutivo, con una caída del 4,4%, y Portugal profundiza en su contracción con una pérdida de actividad del 3,3%, Irlanda logrará un aumento del producto interior bruto (PIB) del 0,5%.

Las dos principales economías de la zona euro, Alemania y Francia, registrarán un moderado aumento de la actividad del 0,6% y del 0,4%

En la presentación de estas previsiones, Rehn admitió que "el clima económico es todavía negativo, pero se está relajando la tensión en los mercados financieros". De todas formas precisó que "en comparación con nuestras previsiones de noviembre, las perspectivas han empeorado y sigue habiendo riesgos, pero al mismo tiempo hay signos de estabilización especialmente en el periodo más reciente".

El crecimiento del crédito ha registrado una fuerte caída en Italia, aunque en diciembre pasado todavía mantenía una tasa positiva del 1,4%. Mientras que la contracción de los préstamos a las empresas continuó intensificando en España (-3,0%) y Portugal (-3,5%), mientras que Finlandia y Eslovaquia experimentaron aumentos superiores al 8%.

Sony Kapoor, director ejecutivo del centro de análisis Re-Define, señaló que a la vista de estas previsiones, "es más evidente que nunca que la Unión Europea debe cambiar su enfoque y no centrarse en la consolidación fiscal, sino en el crecimiento". Kapoor advierte de que "el sistema bancario sigue en pie gracias a los apoyos mientras que los políticos de la zona euro están más nerviosos que nunca porque están forzando el tejido social hasta sus límites".

El pronóstico para España se ha realizado con la salvedad de las medidas que presente el Gobierno en los Presupuestos para este año. Si se mantuvieran las condiciones actuales España sufriría una contracción del 1%, una de las más intensas de la UE. Si el presupuesto incorpora ajustes adicionales, la recesión sería más intensa. La caída más severa se registrará en los tres primeros meses de este año con un retroceso del 0,7%. La contracción seguirá con menos intensidad en los trimestres siguientes hasta llegar al estancamiento en el cuarto de este año. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, manifestó, no obstante, ayer que contempla una caída del PIB superior al 1%, previsto por la Comisión Europea. Los datos se darán a conocer en la presentación de los Presupuestos del Estado el próximo 30 de marzo.

En la parte del informe dedicada a España, la Comisión Europea, vaticina que "el consumo privado que se espera será significativamente débil este año, impulsado por un alto desempleo, la gran deuda inmobiliaria y la comprometedora restricción crediticia". El consumo público seguirá "encogiéndose en la medida en que España continúa con su programa de consolidación fiscal e implementa sus medidas adicionales anunciadas a finales de diciembre". También se prevé que la inversión "permanezca apagada" debido a un entorno caracterizado por el alto endeudamiento de las empresas (especialmente en la construcción y las empresas inmobiliarias), exceso de capacidad y dificultades de acceder al crédito.

La inflación en la Unión se prevé más elevada que en los pronósticos del pasado noviembre debido a las subidas de los precios de la energía, aunque la caída de la actividad ayudará a mantener la senda de reducción iniciada el año pasado. En concreto los precios del petróleo no siguieron reduciéndose como se consideró en las previsiones del pasado otoño, sino que registraron un aumento del 13%. Para este año se prevé un aumento de los precios del 2,3% en la UE y del 2,1% en la zona euro. La inflación prevista para España es del 1,3%.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

“Una tasa al capital no debe esperar al gobierno mundial”

Xavier Vidal-Folch Barcelona

El economista francés Piketty defiende un gravamen a los grandes patrimonios

Condenados a crecer menos

Amanda Mars Washington

El avance potencial de las economías avanzadas y emergentes se reduce. El FMI pide estímulos fiscales e inversión pública

Rato y Blesa “consintieron y propiciaron” las tarjetas

Reyes Rincón Madrid

El juez aprecia indicios de responsabilidad en los dos expresidentes de Caja Madrid

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana