Bruselas urge al Gobierno a elaborar el presupuesto sin tocar las metas de déficit

La Comisión enfría las aspiraciones del Ejecutivo de flexibilizar el calendario de consolidación

Rehn niega tajantemente que duden de la fiabilidad de los datos de España sobre 2011

El comisario europeo de Economía, Olli Rehn. / Yves Logghe (AP)

El comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, ha asegurado que las sospechas de que España no hace lo suficiente para recortar el déficit y que eso puede provocar sanciones “son pura especulación”. Pero a Rehn le ha costado despejar las dudas respecto al hecho de que el Gobierno podría haber hinchado el déficit y estar retrasando la presentación de presupuestos, tal y como aseguraba Reuters en una información publicada horas antes de su comparecencia: "A finales del año pasado, el nuevo Gobierno español identificó un desvío significativo en el déficit público, pero al mismo tiempo adoptó acciones rápidas para limitar esta desviación mediante varias medidas fiscales", se ha limitado a señalar Rehn antes de instar al Ejecutivo a acelerar la elaboración de los presupuestos y, lo que enfría las expectativas españolas, sin alterar los objetivos de consolidación fiscal.

"Algunas informaciones que sugieren que medidas que todavía no existen podrían considerarse insuficientes y conducir a sanciones no se basan en hechos sino en la imaginación. Son incorrectas y engañosas", ha asegurado el comisario antes de añadir que es prematuro acusar a España de haber inflado las cifras de 2011 sin disponer de datos oficiales, tal y como señala la información publicada por Reuters. "No tenemos ninguna razón para poner en duda la calidad de los datos que facilita España", ha garantizado el comisario europeo.

Ante el revuelo generado por las informaciones de Reuters y ante la falta de una negativa tajante por parte del comisario en su intervención ante la prensa en Estrasburgo, su portavoz, Amadeu Altafaj, ha trasladado horas después a los medios: "Desmiento rotundamente que la Comisión albergue duda alguna sobre las cifras españolas de déficit". "No hay indicio alguno de cualquier posible irregularidad", ha añadido.

No tenemos ninguna razón para poner en duda la calidad de los datos de España"

Olli Rehn, comisario de Economía

Sobre las reclamaciones de Rehn al Gobierno en el tema del presupuesto, el comisario ha reiterado que espera que presente las cuentas de 2012 “lo antes posible”, pese a que estas no llegarán hasta finales de marzo, después de las elecciones andaluzas. El Ejecutivo ha ligado la presentación de presupuestos a las previsiones económicas de Bruselas -que llegarán el 23 de febrero- con la intención de ganar algo de tiempo y con la esperanza de que unas previsiones negativas conlleven una senda de reducción del déficit más suave (España tiene que recortar hasta el 4,4% este año y hasta el 3% en 2013).

Rehn ha echado un jarro de agua fría sobre esas aspiraciones. Ha explicado que España debe presentar los presupuestos basándose en dejar el déficit en ese 4,4% este año. El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, había abierto la puerta a esa posibilidad en la última cumbre. Si finalmente eso es así, el Ejecutivo debería poner en marcha un tijeretazo adicional, para recortar en total unos 40.000 millones de euros este año, lo que abocaría a España a una recesión aún más profunda, y a más paro. El Fondo Monetario Internacional prevé una caída del PIB del 1,7% este año, similar a la del Banco de España (1,5%).

Además, la Comisión Europa ha instado hoy a España a corregir seis desequilibrios macroeconómicos (de los 10 analizados) que considera "excesivos", como el paro, lo que podría desembocar en última instancia en una multa de unos 1.000 millones de euros -muy improbable- si no se actúa en consecuencia. España suspende en desempleo, deuda pública y deuda privada, cuota de mercado en las exportaciones, posición neta de inversiones y déficit por cuenta corriente.

Según informa Reuters citando a tres fuentes oficiales de la UE, a las que no identifica, la Comisión Europea sospecha que el Gobierno de Mariano Rajoy infló las cifras de déficit de 2011 con vistas a mejorar el balance de 2012 y hacer que los objetivos para este año sean más asequibles.

Desde el Gobierno español, fuentes de La Moncloa han negado categóricamente que las afirmaciones que han hecho desde el presidente a varios de sus ministros de que el déficit estará sobre el 8% supongan una manipulación de la realidad. Para la oposición, la sospecha de Bruselas merece una explicación, tal y como ha denunciado el PSOE.

Ante el supuesto incumplimiento de los planes de estabilidad comprometidos ante Bruselas -hasta finales de marzo no se publican las cifras oficiales-, las fuentes añaden que "es muy posible" que este retraso voluntario conlleve la imposición de sanciones para España. "No es que nos atraiga la idea, pero si hay una desviación, y es evitable, tendremos que hacerlo", ha añadido a Reuters uno de los altos funcionarios de la UE.

El nuevo Gobierno anunció en los primeros días tras tomar el poder que el déficit público iba a cerrar 2011 con un déficit del 8% frente al 6% esperado antes de conocer los datos oficiales de ejecución presupuestaria, responsabilidad de la intervención del Estado. De hecho, en el mismo día, tres ministros llegaron a dar cifras diferentes sobre el desfase presupuestario, que según los analistas y a tenor de lo avanzado por el Ejecutivo estará entre el 8,2% y el 8,3%.

El anterior gabinete de José Luis Rodríguez Zapatero había comprometido ante la Comisión Europea un déficit del 6%, pero el mayor deterioro económico registrado en la segunda mitad del año -que se saldó con el regreso del PIB a tasas negativas- dio al traste con estos cálculos. La Comisión Europea esperaba un 6,6%.

En este sentido, aunque el Ejecutivo comunitario es consciente de que tanto la caída de ingresos de la Seguridad Social como el mayor gasto en prestaciones de desempleo han desviado al alza el déficit, considera que las cifras que se están manejando de más de un 8%, tal y como llegó a afirmar el presidente, Mariano Rajoy, en sede parlamentaria, son exageradas. “Estamos esperando a las cifras oficiales, pero no nos creemos los cálculos actuales”, señaló una de las fuentes citadas por Reuters.

Otro de los altos funcionarios consultados por esta agencia asegura que Eurostat, la oficina estadísitica europea, publicará una cifra inferior al 8% el 23 de febrero, cuando emitirá un primer avance.

Entre sus primeras decisiones tras llegar a La Moncloa, el Gobierno de Mariano Rajoy adoptó medidas para reducir el déficit en unos 15.000 millones. De ellos, 8.900 millones correspondían a un recorte del gasto público. El resto se calculó en función de la subida de impuestos. De entonces hasta ahora, el Ejecutivo también ha puesto en marcha la reforma financiera para sanear a la banca y, el pasado viernes, la del mercado laboral.

Estas medidas solo equivalen al 1,4% del PIB, por lo que falta por recortar al menos otro 2,2% (más de 22.000 millones) para llegar al 4,4% de déficit fijado como objetivo para este año. Un esfuerzo que, en opinión de agentes económicos de peso como el FMI, no tiene precedentes.

Cualquier sanción por desviación de los objetivos de déficit sobre España -que seguramente sería una multa económica, añade Reuters- será independiente a las actuaciones contra los desequilibrios económicos que ha presentado la Comisión y que también deja al país bajo una calificación de necesita mejorar.

Frente al programa contra los desequilibrios, el incumplimiento de los objetivos puede ser motivo de sanción en tanto en cuanto España está bajo un programa de déficit excesivo por superar los límites del 3% del PIB que fija el Pacto de Estabilidad. En esta misma tesitura, de hecho, están 20 de los 27 Estados miembros.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

CaixaBank compra la red de Barclays en España

La operación, fijada en 800 millones, eleva la presencia del grupo en Madrid

Las nuevas inmobiliarias animan el mercado

Las compras de las socimi alcanzan los 1.600 millones en lo que va de año

Telefónica puja por Brasil

Ramón Muñoz Madrid

El grupo de Alierta aspira con la compra de GVT a liderar el mayor mercado latinoamericano, desplazando a Slim

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana