Selecciona Edición
Iniciar sesión

El presidente del BBVA cobra 4,9 millones en 2011, un 6,4% menos

El consejero delegado, Angel Cano, cobra 3,6 millones en su primer año completo en el cargo

banco pide permiso para emitir 12.000 millones de euros en bonos convertibles en acciones

El presidente del BBVA, Francisco González. EFE

Francisco González, presidente de BBVA, y Ángel Cano, consejero delegado, percibieron una remuneración total de 4,9 millones y 3,6 millones, respectivamente en 2011, un año en el que el banco ganó un 35% menos. Esta cantidad que incluye 1,9 millones de sueldo fijo y 3 millones de variable en el caso del presidente, suponen un 6,4% menos que lo percibido en 2010. En el caso del consejero delegado, su sueldo fijo fue de 1,7 millones y 1,8 de variable, lo que supuso un incremento del 33,17%, en su primer año completo como consejero delegado.

Según la información remitida por la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), en el caso de los consejeros no ejecutivos, (11 en total), percibieron un total de 3,4 millones de euros durante el ejercicio 2011. Por su parte, el comité de dirección de la entidad, percibió 9,35 millones en concepto de retribución fija y 14,2 millones en concepto de retribución variable, mientras que la retribución en especie se situó en 0,81 millones.

La Junta General de Accionistas de BBVA, celebrada el pasado 11 de marzo de 2011, aprobó un nuevo sistema de retribución variable en acciones para el equipo directivo de BBVA, incluidos los consejeros ejecutivos. Este modelo asignó a cada beneficiario (con carácter anual) un número de unidades que serviría como base para determinar qué cantidad de acciones le corresponderían a cada uno. El número de acciones asignadas para el presidente fue de 155.000 y de 117.000 en el caso del consejero delegado.

La asignación para el resto del comité de dirección fue de 620.500 unidades para los que eran miembros del comité de dirección a 31 de diciembre de 2011. Según el Real Decreto 771/2011 de 3 de junio, el nuevo sistema de liquidación variable aplicable en BBVA a consejeros ejecutivos y resto de miembros del comité de dirección obliga a que éstos reciban al menos el 25% en acciones y un 25% de dicha retribución en cash.

La aplicación de este nuevo sistema de liquidación implica que el incentivo variable a percibir por el presidente de BBVA en 2012 sea de 999.731 euros en efectivo y 155.479 acciones no disponibles hasta 2013. Por su parte, el consejero delegado percibirá un variable de 635.865 euros y 98.890 acciones de las que no podrá disponer hasta 2013.

El resto de la remuneración sólo se percibiría entre 2013 y 2015 si la entidad obtiene resultados positivos y quedará sometido al mismo esquema (al menos la mitad en acciones y el resto en cash). En todos los casos, la parte a percibir en acciones siempre estaría sujeta a no disponibilidad hasta pasado un año desde su percepción.

Por otra parte, la entidad ha informado a la CNMV que someterá a la junta de accionistas del próximo 16 de marzo la posibilidad de emitir bonos convertibles en acciones por un importe de hasta 12.000 millones de euros en los próximos cinco años. Esta cifra equivale a un tercio del valor de capitalización actual de BBVA a precios de mercado. La operación está diseñada con vistas a garantizar que el banco cumple con los nuevos requisitos de capital.

Según los datos remitidos por el propio BBVA, la reforma financiera tendrá un coste total de 4.000 millones. La normativa exigirá la dotación de provisiones adicionales por un importe de 2.800 millones de euros (en términos brutos) con cargo a los resultados de este ejercicio. De ese importe, 2.200 millones corregirán la valoración de activos inmobiliarios problemáticos específicos y 600 millones aumentarán la partida de provisiones genéricas (equivalentes al 7% del saldo vivo de financiación inmobiliaria calificado como " riesgo normal" a 31 de diciembre de 2012).