El 86% de las empresas del Ibex 35 operan en paraísos fiscales

El comercio electrónico facilita la evasión de impuestos

Las empresas del Ibex 35 aumentaron un 4% su presencia en paraísos fiscales durante 2010, sin facilitar información detallada sobre las actividades que se desarrollan estos países. El informe presentado hoy por el Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa calcula que se trata del 86% de las compañías del índice bursátil español. “Sin armonización fiscal a nivel europeo, es difícil que cambie la tendencia”, ha destacado Carlos Cordero, el director del estudio.

El informe no ofrece estimaciones de la cantidad de dinero eludida. “No hemos avanzado lo suficiente en materia de transparencia”, ha apuntado el director del Observatorio, Orencio Vázquez. El debate social, sin embargo, ha cobrado más relevancia respecto a hace ocho años, cuando se empezó a elaborar este estudio.

“Que un actor no pague significa que serán los otros que tendrán que asumir los costes”, explica Cordero. “No basta con que las empresas digan que tienen principios. El consumidor tiene derecho a más transparencia para establecer con ellas una relación acorde con sus principios”.

El área de derechos humanos es la que cuenta con menos información

Ninguna de las empresas analizadas, de acuerdo con el informe, presenta de manera desglosada los impuestos que paga y las subvenciones que recibe en cada uno de los países en los que operan. En 2010, el 85% de las compañías declararon contar con cláusulas de blindaje para sus ejecutivos, un porcentaje en alza frente al año anterior.

El área de derechos humanos y laborales es la que cuenta con la información más escasa, sobre todo en el caso de empresas que operan en países de alto riesgo, como Marruecos, Cuba, Colombia y China. Tampoco se proporcionan datos sobre el porcentaje de afiliados a sindicatos y empleados cubiertos por convenios.

Agujero negro digital

El comercio electrónico está facilitando la evasión de impuestos. El vacío en la regulación del negocio online permite a las empresas que establezcan la sede de las sociedades encargadas de la facturación en paraísos fiscales. “Estas prácticas, además de poco responsables hacia el desarrollo local, pueden llevar a situaciones de competencia desleal frente a productos similares al no verse repercutido el impuesto sobre el precio final que paga el consumidor”, subraya el informe.