Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno suspende temporalmente las primas a las nuevas renovables

Soria defiende que ayuda a reducir el déficit de tarifa. -La medida no afecta a las ya instaladas

Parón. El sistema eléctrico, que por diferentes causas arrastra un déficit de 24.000 millones de euros, no da más de sí. El Gobierno ha hecho números y ha decidido frenar, al menos de momento, la extensión de las energías renovables (especialmente la tecnología termosolar). En 2011, según liquidación provisional de la Comisión Nacional de la Energía (CNE), el sector recibió de los consumidores 6.409 millones de euros en primas.

La medida no es retroactiva. Las instalaciones que cobran primas (alrededor de 60.000), seguirán cobrándolas y también lo harán las que se hayan inscrito en el preregistro de Industria. La últimas intervenciones del responsable de este departamento, José Manuel Soria, apuntaban ya a la decisión de una moratoria para las primas que cobra el llamado régimen especial (sobre todo para la producción solar y la cogeneración).

La medida, reclamada por las grandes compañías del sector tiene un doble objetivo: frenar la escalada del llamado déficit tarifario (tiene que desaparecer por ley en 2013) y aliviar la presión sobre el recibo que pagan los usuarios, que no subió en enero por decisión del nuevo Ejecutivo. Sin embargo, tendría que hacerlo en marzo (y de forma notable) si no se toman medidas urgentes.

El ministro de Industria, José Manuel Soria, ha asegurado que el decreto de la moratoria, que será temporal, tratará de contener el crecimiento del déficit tarifario a un ritmo de entre 3.000 y 4.000 millones al año y evitar que se produzca "un problema financiero". Tras destacar que España tiene una capacidad de producción muy superior a la demanda, ha defendido la medida porque no influirá en el cumplimiento de los objetivos del Plan de Renovables 2005-2020 y con la UE.

La moratoria afecta a todo el denominado régimen especial, que engloba a la generación con biomasa, con centrales hidráulicas, con paneles solares, con molinos de viento, con torres termosolares y con instalaciones de cogeneración. Pero la decisión apunta, sobre todo, al desarrollo de las centrales termosolares. El pasado año, este tipo de centrales (que desarrollan empresas como Abengoa o ACS) cobraron en primas poco más de 400 millones de euros (por 2.366 millones de los huertos solares). Pero el ritmo previsto de instalación (hasta 2,5 GW de potencia instalada en 2013 y 5 GW en 2020) podría elevar los costes del sistema en hasta 3.500 millones de euros al año.

Con la moratoria, Industria ha decidido sobre una parte del problema que agobia al sector eléctrico. Queda otra parte: qué hacer con el déficit acumulado. El fondo que lo gestiona tiene problemas para colocarlo en el mercado de deuda e Industria sabe que tiene que cortar la espiral.