El recibo de la luz volverá a pagarse cada dos meses

La factura recogerá lecturas reales del contador y no estimaciones

SANTIAGO CARCAR | Madrid 20 ENE 2012 - 13:20 CET

El recibo de la luz volverá a ser bimestral, recogerá lecturas reales del contador y no estimaciones y los datos podrán ser proporcionados por los consumidores como sucede con el gas y el agua. El consumidor que lo desee podrá mantener el sistema de pago mensual, en marcha desde finales de 2008. Así lo recoge un proyecto de real decreto enviado por el Ministerio de Industria a la Comisión Nacional de la Energía (CNE) para su estudio y aprobación.

El proyecto acaba con el sistema vigente desde septiembre de 2008 que impuso la facturación mensual del consumo pero con lectura del contador cada dos meses, lo que obligaba a facturar uno de los periodos sobre estimaciones. El sistema, que según el anterior equipo de Industria tenía como fin concienciar a los usuarios sobre su consumo y según los críticos disimular la subida de tarifas, ha provocado numerosas quejas.

Las organizaciones de consumidores recogieron muchas quejas por los errores en las estimaciones de consumo y hubo expertos que expresaron sus dudas sobre la legalidad del sistema.

La facturación mensual del recibo que pagan 25 millones de usuarios la decidió el anterior ministro de Industria, Miguel Sebastián, en una Orden Ministerial de julio de 2008 que autorizaba también una subida media de la luz del 5,6% para el trimestre siguiente. La subida se añadía al 3,3% que ya se había aprobado en enero. La facturación mensual provocó un gran revuelo. Ni los usuarios ni las empresas aceptaron de buen grado la medida que, según Industria, ayudaría a los hogares a planificar sus gastos y a considerar más sus consumos. Asociaciones de consumidores como Facua, que ayer se felicitaron por la decisión del nuevo ministro, José Manuel Soria, aseguraron que la facturación bimestral que conllevaba la estimación del consumo de la mitad del periodo era directamente ilegal. Sencillamente, argumentaron las organizaciones, no se podía cobrar por un consumo no realizado. Por su parte, las empresas destacaron el esfuerzo de gestión y los mayores gastos que les ocasionaba la facturación mes a mes. La polémica, siempre viva, creció con la publicación de algunos errores cometidos por las compañías distribuidoras al facturar por estimaciones absurdas, especialmente, como sucede en los meses de verano, en periodos de grandes variaciones en el consumo. El enfado de los consumidores creció incluso en 2009 cuando las compañías fueron acusadas de aplicar en enero subidas de precio a consumos del año anterior. Las quejas llevaron a algunos Gobiernos autonómicos, como fue el caso de la Junta de Andalucía, a elevar protestas al Ministerio de Industria.

Las quejas se transformaron ayer en felicitaciones. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) alabó la medida e instó a las empresas a mejorar el sistema de facturación con la implantación de los nuevos contadores. Facua se pronunció en el mismo sentido. Por su parte, la asociación patronal eléctrica Unesa (que agrupa a las eléctricas) declinó valorar una medida que afecta a cuestiones de comercialización de las empresas, si bien fuentes del organismo recordaron que siempre se habían pronunciado a favor de la facturación bimestral por ahorrar costes.

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

El Estado solo recupera el 4% de las ayudas a la banca

Amanda Mars Madrid

La mitad del capital público inyectado ya se da definitivamente por perdido

El BBVA reducirá un 40% los costes de Catalunya Banc

El banco comprador gastará 450 millones en la reestructuración

La caja que se tragó el ladrillo

Lluís Pellicer Barcelona

Caixa Catalunya invirtió más de 4.500 millones en una gran promotora

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana