El AVE a La Meca supondrá unas exportaciones para España de 2.700 millones

La ministra Pastor asiste en Riad a la firma del mayor contrato para la industria española en el exterior con el Gobierno de Arabia Saudí

ÁLVARO ROMERO | Riad 13 ENE 2012 - 23:46 CET

Archivado en:

Hoy se firma en Riad, capital de Arabia Saudí, el mayor contrato que hasta la fecha ha logrado España en el exterior: la construcción del AVE a La Meca por 6.700 millones de euros. Con vistas al futuro, el proyecto representa un refuerzo a la imagen de la alta velocidad española en un momento en el que este medio de transporte cobra atractivo para los países emergentes. Pero también tiene efectos inmediatos en su estancada economía, ya que un 40% del total del contrato, unos 2.700 millones de euros, corresponde a exportaciones que saldrán de España para llevar a más de 150.000 viajeros al día hasta el lugar santo de peregrinación para los musulmanes.

Al acto protocolario de la firma acude una extensa delegación española encabezada por la ministra de Fomento, Ana Pastor, que se estrena con este evento en el extranjero, y el titular de Exteriores, José Manuel García- Margallo. El anfitrión del Gobierno saudí será el responsable de Transportes, Jubarah bin Eid al-Surayasiri, y asistirán miembros de la familia real.

El contrato adjudicado al consorcio español, que lleva tres años detrás del proyecto y ha conseguido imponerse a Francia en la última fase del concurso, comprende el diseño y la construcción de una doble vía con todo su equipamiento a lo largo de los 450 kilómetros que separan Medina y La Meca. También su explotación y mantenimiento durante 12 años. El tiempo del trayecto, que ahora se realiza principalmente en transporte privado y autobuses, se reducirá considerablemente hasta las dos horas y media a bordo de 35 trenes Talgo 350, el llamado Pato. Además, en los más de 40.000 folios de pliegos sobre el que estamparán su firma las autoridades y en los que ya están las de las empresas implicadas, también se incluye una opción de compra de otros 20 trenes más en un futuro.

El consorcio está liderado por Renfe, que da un paso importante para equipararse con la SNCF francesa o la Deutsche Bahn alemana en cuanto a presencia internacional, Adif, responsable de la gestión de las estaciones y la seguridad, y Talgo, que aporta los trenes y su mantenimiento. Junto a ellos, Ineco (ingenieria), Dimetronic (señalización), Inabensa (catenaria), Indra (telecomunicaciones) y Consultrans (gestión financiera), completan un grupo en el que la obra de instalación de vías y catenarias correrá a cargo de Copasa, Imathia, OHL y Cobra.

Las 12 empresas españolas, que han invitado al acto a medios españoles, entre ellos a EL PAÍS, han acudido al concurso junto a la compañía de inversiones y construcciones Al Shoula. Esta compañía es propiedad del príncipe Mishaal bin Abdul Aziz, quien ha supuesto un importante activo en un país en el que las decisiones acaban pasando de una u otra manera por la numerosa y omnipresente familia Real, que por cierto tendrá un tren propio diferenciado del resto por sus lujosos acabado, lo que eleva a 36 el total de trenes a entregar a la Saudí Railways Organization (SRO), uno de los dos gestores de los servicios ferroviarios del país. En cualquier caso, lo que ha decantado el concurso del lado español frente al francés pese a la intervención personal en los últimos meses de su presidente, Nicolas Sarkozy, ha sido que tenía un precio inferior con una oferta técnica "igual o superior" a la gala, señala Julián García-Valverde, presidente de Consultrans.

Pero, por si eso no fuera suficiente, el duro proceso de negociación con las autoridades saudíes también se ha saldado con una rebaja de 1,3% sobre el precio inicial y concesiones en las entregas. El resultado del esfuerzo, sin embargo, no es baladí ya que permitirá la exportación a Arabia Saudí de material de alta tecnología fabricado en España por valor de 2.700 millones, principalmente los trenes o la señalización, y el traslado al país de personal cualificado para llevar a cabo el proyecto.

Al ser el suministrador del material rodante, Talgo es la empresa privada que se lleva un mayor pellizco del contrato con unos 1.000 millones en trenes y 600 millones en mantenimiento. Si se confirma la opción de compra de 20 unidades más del 350, el montante total ascenderá a 2.400 millones. Siguiendo con el reparto del pastel, a continuación destaca la gallega Copasa, que con 600 millones tendrá que montar las vías sobre las que volará atravesando el desierto un tren cuya maqueta pintada con el oro, verde y blanco tradicionales de Arabia Saudí, preside la sala de ceremonias.

En una anterior versión de esta noticia no se incluía a Imathia en la relación de empresas del consorcio.

Otras noticias

El AVE a La Meca

IMPRESCINDIBLES

Un regreso apresurado

La vuelta de Grecia a los mercados no garantiza su continuidad ni la sostenibilidad de la deuda pública

“Estoy decepcionado con la unión bancaria”

El magnate George Soros asegura que se ha perdido una gran oportunidad

Chile quiere ser potencia alimentaria

El país quiere invertir para impulsar sus vinos, salmones y frutos secos

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana