Selecciona Edición
Iniciar sesión

El Gobierno someterá a control previo los Presupuestos de las comunidades

Guindos sostiene que las dificultades de liquidez son una oportunidad para apretar las tuercas a las autonomías. -El ministro calcula que los bancos necesitan 50.000 millones más en provisiones

El Gobierno de Mariano Rajoy planea aprovechar las dificultades de liquidez que tienen las comunidades autónomas para dar una vuelta de tuerca al control financiero de las mismas. En marzo, el Gobierno planea aprobar una ley por la que se exija el control previo por parte del Gobierno central de los Presupuestos de las comunidades autónomas, según ha revelado el ministro de Economía, Luis de Guindos, en una entrevista al Financial Times.

Una ley "establecerá estrictos instrumentos de control sobre los presupuestos de las Comunidades Autónomas" en marzo, ha señalado De Guindos. "Habrá un control previo. Antes de aprobar el presupuesto, [las comunidades] necesitarán la luz verde del Gobierno central", ha añadido.

El Gobierno de Rajoy ve las dificultades de liquidez que atraviesan las comunidades como una oportunidad inmejorable. "Las dificultades de liquidez son realmente una oportunidad para imponer duras condiciones y medidas en términos de frenar el déficit de las comunidades autónomas", ha señalado De Guindos al Financial Times.

El control previo de los presupuestos autonómicos por parte del Gobierno central es una especie de traslación a escala nacional de las medidas de gobernanza económica establecidas por los países de la Unión Europea.

Esa medida de actuación directa sobre las finanzas autonómicas, sin embargo, puede despertar recelos en algunas comunidades y, en particular, en Cataluña, donde el presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha estado usando como argumento para justificar los recortes su voluntad de evitar que el estado intervenga Cataluña y se inmiscuya en las finanzas de la comunidad.

La declaración del ministro de Economía sobre los planes del Gobierno se produce al día siguiente de conocerse que el Gobierno central ha tenido que salir al rescate de la Comunidad Valenciana y brindarle su apoyo para que lograra hacer frente al vencimiento de un préstamo en cuyo pago se había retrasado.

En relación con la reforma financiera, De Guindos descarta la opción del banco malo que agrupe los activos tóxicos. En su lugar, lo que quiere es que los bancos doten provisiones para acercar el valor contable de esos activos al valor real. El ministro de Economía calcula que hace falta un saneamiento extra de unos 50.000 millones.

En cuanto al paro, el ministro de Economía destaca en su entrevista que "En España, la caída del PIB durante la crisis era normal, pero ningún otro país, ni siquiera los rescatados, sufrió un deterioro tan fuerte del mercado laboral", dijo el señor de Guindos. "Sí, tiene mucho que ver con la construcción, donde el ajuste ya ha ocurrido, pero también con la capacidad de las empresas para adaptarse a las condiciones".

De Guindos espera que las reformas y las medidas de austeridad sirvan para aumentar la confianza de España en los mercados. "No podemos darnos el lujo de ir al mercado y decir que España no va a tener una campaña ortodoxa en términos de políticas fiscales y en materia de reformas. Esto es algo que sería muy perjudicial para la percepción de la economía española y muy perjudicial para la moneda única".