Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El número de españoles que emigran a Alemania se dispara por la crisis

Las personas que salen de España para buscar un futuro en la primera potencia europea aumentan en un 49% entre enero y junio

El persistente aumento del paro en España está aumentando el número de trabajadores que tratan de buscar un empleo en el extranjero. Entre los destinos más buscados destaca Alemania, que presume de hacer frente a la crisis con una tasa de desempleo en mínimos históricos y un crecimiento que este año rondará el 3%. Por este motivo, entre enero y junio de este año, 2.400 españoles han hecho las maletas y han aterrizado en la primera potencia europea.

El número de ciudadanos que han llegado a Alemania desde España representa un fuerte aumento del 49% con respecto al mismo periodo de 2010, según los datos que ha publicado hoy el departamento federal de Estadística del país. El INE alemán atribuye el regreso de este fenómeno, que fue muy abundante durante la década de los 60, a la crisis de la eurozona y al deterioro económico que ha motivado, especialmente en los llamados países de la periferia europea.

En este sentido, también se ha disparado la llegada a Alemania de trabajadores procedentes de Grecia, el farolillo rojo de la eurozona en términos de crecimiento y déficit y el primero que ha tenido que ser rescatado. No obstante, en términos de paro, se mantiene por detrás de España. Frente a la tasa de desempleo del 22% que registra el mercado laboral español, con datos a cierre del tercer trimestre, en Grecia este porcentaje baja al 18%. En concreto, los griegos que han viajado a la locomotora alemana han aumentado en un 84% hasta alcanzar las 4.100 personas, de acuerdo con los datos de la oficina de estadística con sede en Wiesbaden (oeste).

El incremento de la llegada de españoles a Alemania, además, seguirá aumentando en un futuro tras las campañas realizadas por las Cámaras de Comercio del país en España durante este verano para captar ingenieros dispuestos a mudarse. Según comentarios de la propia canciller, Angela Merkel, la primera potencia del euro, que destaca por tener una de las industrias más avanzadas del mundo, necesitará en torno a 100.000 licenciados en esta rama por el envejecimiento de la población durante la próxima década.

Lo que se van a encontrar quienes accedan a uno de estos puestos es un sueldo medio inicial de 41.225 euros al año. Tres años después, se eleva a 54.900 euros mientras, en España, el salario más común para este sector ronda de media los 25.000 euros al año.

No obstante, no todos los españoles que optan por migrar son jóvenes ingenieros. Eso sí, según un estudio de Adecco, el perfil mayoritario del demandante de empleo en el extranjero se le asemeja: hombre de entre 25 y 35 años altamente cualificado. Para ellos, también hay ofertas. Por las mismas razones, esto es, por el paso a la jubilación de los trabajadores actuales alemanes y el envejecimiento poblacional, el paísnecesitará a partir de 2015 unos 500.000 trabajadores extranjeros al año para asegurar el potencia del su economía.

Pero no todos serán empleos de alta remuneración o grandes expectativas. En el mercado laboral alemán también abundan los minitrabajos, un tipo de contrato que podría llegar también a España con un sueldo máximo de 400 euros mensuales y de 80 horas de máximo al mes. En total, hay siete millones de personas trabajando en esta situación desde su puesta en marcha en 2003. La media salarial de miniempleados ronda en toda Alemania los 230 euros. Los contratos son especialmente habituales en la hostelería, donde 810.000 personas están empleados en estas condiciones.

De momento, este año más que superan objetivos por culpa de la crisis. El número total de inmigrantes llegados a Alemania en el primer semestre semestre fue de 435.000 personas, lo que supone un incremento del 19% respecto al mismo periodo del año anterior.

Hasta junio, junto al incremento de la llegada de trabajadores de España y Grecia, el departamento de Estadística ha constatado un un claro aumento de ciudadanos procedentes de Polonia, Hungría, Eslovaquia, Bulgaria y Rumanía por la supresión de las limitaciones a la libre circulación dentro de la Unión Europea. De medio, el ascenso fue de un 30%. Con respecto al total, un 62% de los recién llegados procedía de otro estado miembro de la UE, mientras que un 11% llegó desde Estados no comunitarios, Asia o América.