Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

El paro volverá a subir con fuerza en España en 2012, según la OCDE

El desempleo se instalará en más de cinco millones en los próximos dos años. -El organismo rebaja a la quinta parte su previsión de crecimiento para España en 2012, del 1,6% al 0,3%. -La OCDE apuesta por el contrato único y los convenios empresa por empresa. -Sus expertos recomiendan subir el IVA y establecer un impuesto sobre sucesiones nacional.

Duro recorte de la OCDE a las previsiones para España. Según el último informe de situación, presentado hoy en París, la tasa de desempleo llegará al 23% en 2012 y solo mejorará "ligeramente" en 2013, mientras la actividad se "contraerá aún más" como consecuencia de "la debilidad del mercado global" y "el impacto de la crisis de la deuda sobre la confianza y las condiciones de la financiación doméstica".

En solo seis meses, y con el temporal de la crisis de la deuda arreciando, la previsión de paro de la OCDE para España ha empeorado en 3,6 puntos. En mayo pasado, el organismo esperaba que el desempleo empezase a bajar en 2012 y se situase en el 19,3% de media anual el año próximo. Ahora, su previsión es una media del 22,9%, con lo que habrá momentos en que se supere el 23% y se sobrepasarán los cinco millones por amplio margen. La mejora en 2013 será mínima, hasta el 22,7%, según las previsiones del organismo. Aunque una misma tasa de paro es compatible con diferentes niveles absolutos de paro, en principio las previsiones de la OCDE apuntan a que el desempleo en España se instalará por encima de los cinco millones de parados tanto en 2012 como en 2013. En el tercer trimestre de este año, último dato disponible, la tasa de paro alcanzó el 21,5% con 4.978.300 parados.

La OCDE rebaja también la previsión de crecimiento para España del 1,6% al 0.3% en 2012, además de un recorte menor (del 0,9% al 0,7%) para este mismo año. El menor crecimiento se debe al empeoramiento general de todos los factores. El ajuste de gasto público será mayor que el contemplado hasta ahora, el consumo no solo no se recuperará sino que sufrirá una recaída y las exportaciones crecerán a menos ritmo debido al frenazo internacional, que, según la OCDE, ha metido a la zona euro en recesión.

La consolidación de las cuentas públicas provocará "un debilitamiento de la demanda interna", según el informe, y la recuperación dependerá sobre todo "de la mejora de la competitividad". Los expertos de la OCDE asumen que España cumplirá sus objetivos de déficit (6% en 2011, 4,4% en 2012 y 3% en 2013), y alertan de que la alta exposición de los bancos al mercado inmobiliario, con los precios de los pisos bajando, sigue siendo un problema serio.

En el lado positivo, la OCDE subraya que las medidas tomadas por el Gobierno (socialista) para subir los impuestos a las grandes empresas y reducir el gasto militar, farmacéutico y en subsidios, mejorarán el déficit un 0,8% del PIB este año, y que la incorporación de una tasa sanitaria y el menor gasto en medicinas supondrá un ahorro del 0,4% del PIB en 2012.

La proyección destaca además que "todos los niveles de la administración seguirán reduciendo el empleo público, así como la inversión", con el fin de respetar el límite legal de déficit introducido en la Constitución.

Desde el Gobierno español, la vicepresidenta y ministra de Economía, Elena Salgado, ha criticado la "variabilidad" de estos pronósticos. Preguntada sobre este tema en la rueda de prensa en la que ha dado a conocer los datos de déficit de las comunidades, Salgado ha afirmado que "lo que llama más la atención es la variación de las previsiones semana tras semana y constantemente a la baja, en España y en el resto de los países", informa Lucía Abellán.

Análisis del sector financiero

Sobre los bancos, el estudio afirma que las pruebas de resistencia "han mejorado la transparencia sobre la capacidad de las entidades para absorber las pérdidas", y añade que "todos los grandes bancos han cumplido el requisito de mantener un capital que cubre entre el 8% y el 10% de sus activos peligrosos, algunos gracias a las fusiones".

La OCDE añade que es "esperable" que "los grandes bancos cumplan los requisitos de capital más estrictos de la Autoridad Bancaria Europea (EBA), con ganancias moderadas y los bonos convertibles emitidos".

El crecimiento en 2012 será "bajo" debido a las malas previsiones de la exportación y a la restricción del crédito, pero según la OCDE en 2013 llegará una cierta recuperación gracias a la mejora de las exportaciones y de la competitividad. Según el informe, las condiciones financieras deberían mejorar a medida que avanza la consolidación fiscal. En su informe, la OCDE parece no considerar relevante para sus previsiones el inminente cambio de Gobierno en España, al que no dedica ni una sola línea.

El gran fantasma que asoma en el horizonte es la crisis de la deuda soberana. Si sigue empeorando, tendría una influencia muy perniciosa sobre el sector bancario y el resto de la economía: "Si los tipos de interés que ofrece el Estado siguen subiendo, aumentarán los costes de financiación del sector privado y se prolongará la crisis de la vivienda", advierte el papel, que añade: "Dado el endeudamiento relativamente alto del sector privado no financiero y la exposición de la banca al riesgo inmobiliario, el impacto en la actividad económica podría ser enorme".

En el caso de que ese escenario nefasto se materializara, la OCDE hace las siguientes recomendaciones, que juzga "deseables" en cualquier caso, pero "esenciales si se quiere aumentar el crecimiento":

- Cumplir los objetivos presupuestarios para estabilizar la relación deuda-PIB y mejorar la confianza del mercado financiero. Si los riesgos se cumplen, sería necesarios nuevos planes de ajuste fiscal, con medidas como: aplicar el IVA máximo a otros bienes y servicios que ahora se benefician del tipo reducido, lo que supone una subida del impuesto; más impuestos al gasóleo para transporte y un impuesto de sucesiones nacional.

- Refuerzo de las normas de gasto con un mecanismo que obligue a compensar el exceso de gasto de un año con recortes adicionales a lo largo de los años siguientes. También debe establecerse una regla de gasto en los gobiernos autonómicos.

- Para crear empleos, adaptar los salarios a las necesidades de las empresas y mejorar la competitividad de estas, se debe conceder un marco legal más favorable a la firma de convenios colectivos no sectoriales.

- Para favorecer la entrada de jóvenes al mercado de trabajo insta a mejorar los datos del fracaso escolar, para permitir a más jóvenes llegar a estudios vocacionales, y reducir aun más el coste de los primeros contratos fijos para trabajadores en paro, llevando el mercado de trabajo hacia un solo contrato unificado.