Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

El Banco de Francia cifra las necesidades de su banca en 10.000 millones

Noyer asegura que no van a precisar ayuda del Estado para alcanzar los nuevos mínimos de capital

El Gobernador del Banco de Francia, Christian Noyer, calcula que la banca del país precisa menos de 10.000 millones de euros para alcanzar los nuevos mínimos de capital que ultima el regulador bancario europeo. Según ha explicado el responsable del antiguo instituto emisor del franco, los bancos comerciales franceses no necesitarán ayuda del Estado o fondos públicos para alcanzar esta meta del 9% de capital de máxima calidad que las autoridades exigirán a las entidades de la eurozona. La recapitalización obligará a las grandes entidades europeas a reforzar su capital en más de 100.000 millones de euros.

Durante una entrevista en la radio BFM, Noyer ha valorado que esta cantidad es "perfectamente asumible por los propios bancos sin necesidad de ayudas públicas". Además, ha asegurado que "no hay ningún banco en particular que necesite ayuda".

El objetivo de esta vuelta de tuerca al sector es asegurar que cuentan con un colchón suficiente para afrontar la crisis. Las nuevas necesidades de capital de la banca derivan de la depreciación de la deuda pública de Grecia, Irlanda, Portugal, España e Italia, en distintas proporciones, en los balances de los bancos europeos. No se trata de aplicar un recorte de carácter general sino de poner a precio de mercado la deuda, de modo que el impacto en cada entidad depende de la composición de sus títulos y del valor que tengan en su cartera. En el caso de España será del entorno del 2%, según cálculos del Gobierno.

La exposición de los bancos franceses en esos cinco países es de 84.600 millones, la mayor parte correspondiente a Grecia (53.000) millones, según las pruebas de resistencia de la Autoridad Bancaria Europea (ABE) de julio. En el caso de Alemania, la exposición total es de 67.900 millones, de los que 36.800 corresponden a Grecia. Precisamente, las entidades que necesitan más dinero para alcanzar el 9% de solvencia son Deutsche Bank y Société Générale.

No obstante, las entidades de Francia y Alemania se podrán beneficiar de la decisión de la Autoridad Bancaria Europea (ABE) de admitir el 100% del valor de los activos tóxicos derivados de la crisis de la subprime. En este sentido, hasta el banco franco-belga Dexia, que ha necesitado de un segundo rescate por parte de París y Bruselas, volvería a aprobar el examen con los nuevos criterios sobre la deuda periférica.

Por lo que respecta a España, los grandes bancos confían en alcanzar el 9% de capital de máxima calidad sin necesidad de apelar apenas a los mercados. Santander, BBVA, La Caixa, Bankia y Banco Popular están ya cerca de ese nivel de solvencia y estiman que el impacto de poner a precio de mercado las carteras de deuda será del orden de unos 3.000 millones. La generación de beneficios, las desinversiones, la reducción de activos ponderados por riesgo y, sobre todo, el cómputo de las obligaciones convertibles en acciones ya emitidas, pueden evitar en casi todos los casos tener que buscar nuevo capital.