Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juan Roig reclama "pasar de la cultura del maná a la cultura del esfuerzo"

La Reina entrega en la Lonja de Valencia los premios Rey Jaime I a la investigación y al emprendedor.-El presidente de Mercadona se inspira en la tarea científica para invocar un cambio de valores

Juan Roig, propietario y presidente de Mercadona, ha aprovechado su condición de patrocinador del Premio Rey Jaime I al Emprendedor para reclamar ante la Reina y una nutrida representación de la sociedad civil valenciana "un cambio de modelo mental y un cambio de valores". Roig ha sintetizado: "Tenemos que pasar de la cultura del maná a la cultura del esfuerzo y del trabajo".

El presidente de Mercadona ha tomado la palabra en la Lonja de Valencia en nombre de los patrocinadores de los premios Rey Jaime I, unos galardones que organiza desde 1989 la Fundación Valenciana de de Estudios Avanzados, que siempre han sido concedidos por un miembro de la Casa Real y en cuyo jurado participa cada año una veintena de expertos galardonados con el premio Nobel.

Poco dado a las intervenciones públicas, se apoyó en la labor de los científicos para ilustrar su posición ante la actual crisis económica. "Sabemos que vuestro trabajo no habrá sido nada fácil y que para llegar hasta aquí seguro que habéis tenido que esforzaros muchísimo, os habéis tenido que cuestionar muchas cosas y habréis cometido errores y tenido que asumir fracasos". Y siguió: "Vosotros sois un ejemplo porque os esforzáis y os exigís el trabajo bien hecho; buscáis la mayor productividad y tomáis decisiones valientes".

Una actitud y valores que contrapuso a la realidad de la sociedad actual. "Por desgracia, estos valores no tienen hoy el reconocimiento que se merecen. Nuestra sociedad actual la hemos construido sobre la base del mínimo esfuerzo, sobre la base de que el maná nos dará lo que necesitamos".

Roig distribuyó a partes iguales entre empresarios, políticos, trabajadores y funcionarios la responsabilidad de haber creado "un entorno sobreprotegido y poco productivo, lo que nos ha llevado a estar pensando más en nuestros derechos que en nuestras obligaciones".

La crisis económica ha puesto en entredicho los pilares de la burbuja de bienestar que dibujó Roig, una realidad que el presidente de Mercadona aprovechó para lanzar su mensaje: "Los acontecimientos se han encargado de demostrarnos que nos hemos equivocado. Es necesario que, como sociedad, salgamos de la zona de comodidad en la que estamos instalados y, asumiento nuestras obligaciones, tomemos decisiones valientes aunque a sean, a veces, impopulares y molestas".

Un mensaje que cerró con una receta final: "Estamos a favor del estado del bienestar, pero no del estado del derroche. Es necesario dejar de hacer todo aquello que no añada valor. Tenemos que conseguir hacer más con menos y aprovechar el esfuerzo y las capacidades de cuantos vivimos en España y estamos dispuestos a ello".

El discurso de Roig ha dado paso a la entrega de los galardones. En la presente edición han sido reconocidos Óscar Marín, responsable del Instituto de Neurociencias de la Universidad Miguel Hernández de Elche, por sus estudios sobre el desarrollo de la corteza cerebral; Daniel Peña, rector de la Universidad Carlos III de Madrid, por el diseño de modelo estadísticos dinámicos para la predicción macroeconómica; Carlos Simón, director del Instituto Valenciano de Infertilidad, por sus estudios sobre las razones de la infertilidad; Sixto Malato, investigador del Ciemat, por estudiar las posibilidades de la energía solar en el tratamiento y descontaminación de aguas; María José Alonso, catedrática de la Universidad de Santiago de Compostela, por sus trabajos en el ámbito de la nanotecnología farmacéutica y la nanomedicina terapéutica; y Javier Chamorro, director de Centum Solutions, una empresa de ingeniería especializada en la alta tecnología espacial y para las telecomucaciones.

María José Alonso, en nombre de los premiados, ha apuntado el objetivo ambivalente de toda investigación: "Por un lado, el de potenciar con nuestros descubrimientos e iniciativas el desarrollo económico de nuestro entorno y, por otro, el de procurar la búsqueda de soluciones a los problemas que acucian a los más desfavorecidos, los cuáles siguen representando un abrumador porcentaje de la población mundial. La ciencia puede lograrlo: basta con que los esfuerzos humanos, políticos y económicos vayan en la dirección adecuada". Alonso también ha expresado "preocupación por las dificultades de nuestro país en la retención y captación del talento".

La Reina ha cerrado el acto y ha subrayado cómo "el estímulo al trabajo esforzado, riguroso e innovador en las humanidades, las ciencias y las artes ha contado siempre y cuenta con el respaldo permanente de la Familia Real".