Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La patronal madrileña pide el copago y limitar el derecho a huelga para salir de la crisis

La CEIM remite a la CEOE un documento de máximos ante el 20-N.- El documento engloba ideas como no subir los impuestos y suprimir el de Patrimonio, abaratar los despidos y apoyar la educación privada

La patronal madrileña, la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM), ha colgado en su página web un documento que contiene una batería de iniciativas de índole económico, fiscal y laboral que supuestamente contribuirían a la recuperación económica. Entre las propuestas de los empresarios está avanzar en el copago sanitario, limitar el derecho a huelga y la representación sindical en las empresas... El documento, cuajado de medidas de corte liberal, es una recomendación que los empresarios madrileños hacen al próximo Gobierno central a mes y medio de las elecciones. Los sindicatos mayoritarios, consultados ayer por este periódico, han preferido posponer a hoy su valoración sobre el documento.

El CEIM propone un "contrato en prácticas" ampliable a tres años para titulados

Se restringiría la huelga "en periodos que supongan un daño irreparable para la economía o la seguridad de las personas y empresas"

La patronal regional ha remitido a la CEOE, la organización empresarial nacional, el informe de 27 páginas titulado Propuestas de los empresarios de la Comunidad de Madrid para la Recuperación Económica, dentro del proceso de elaboración de propuestas de cara a las elecciones. Los empresarios califican estas medidas de "ineludibles" considera que la CEOE las tiene que asumir "con carácter prioritario, inexcusable e inmediato" para su traslado "al próximo Gobierno". La organización empresarial que preside Arturo Fernández apuesta por "avanzar en los modelos de copago en las prestaciones tanto sanitarias como del Sistema de Atención a la Dependencia" y "restringir el ejercicio" de la huelga "en periodos que supongan un daño irreparable para la economía o la seguridad de personas y empresas".

Los empresarios también proponen "no acometer absolutamente ninguna subida de impuestos, muy especialmente el IVA, IRPF o Sociedades". También proponen suprimir el Impuesto de Patrimonio y el de Actividades Económicas, el establecimiento de un contrato indefinido con indemnización de 20 días por año trabajado, la "disminución de la representación sindical en las empresas" o el "pago a cargo de la Seguridad Social desde el cuarto día de baja laboral". Sugieren asimismo una "reforma en profundidad del actual sistema educativo y de la Justicia, así como la "austeridad presupuestaria en el sector público" y la simplificación de los trámites y procedimientos administrativos.

Despidos más baratos y restricciones a la huelga

Los empresarios también han sugerido la "reducción de los costes del despido" equiparándolos "a los de los países del entorno" y que se establezca, entre otros, un "contrato en prácticas" ampliado a tres años "para todos los titulados". También proponen que la Administración laboral "controle el absentismo" del puesto de trabajo y el "despido objetivo para bajas reincidentes no justificadas". Plantean asimismo una "reducción del número de horas dedicadas a las actividades sindicales".

En cuanto a la conflictividad laboral, apuestan por una "regulación del derecho de huelga en base a la Jurisprudencia existente". "Restricción del ejercicio del derecho de huelga en excepcionales situaciones de negociación de convenios o de sometimiento a sistemas extrajudiciales de conflictos; o la restricción del ejercicio en periodos que supongan un daño irreparable para la economía o la seguridad de las personas y empresas", añaden.

Copago en Sanidad y apoyo a la Educación privada

En cuanto a las "medidas en gestión sanitaria y del modelo de dependencia", sugieren, entre otras cosas, desarrollar un "marco claro, estable, transparente y sostenible basado en la colaboración público-privada" o "planes para la eliminación de la morosidad en las administraciones", además de "avanzar en los modelos de copago en las prestaciones sanitarias y del Sistema de Atención a la Dependencia".

En relación a la Educación, apuestan por "la promoción de la libertad de enseñanza y la iniciativa privada, impulsando su calidad, fomentando aspectos como la formación profesional y la colaboración con el mundo empresarial".

La CEIM es el lado más conservador de la CEOE, como ya se demostró durante la negociación de los convenios. Tras un largo proceso de negociación, el CEIM difundió un documento de 12 folios en su página web que desató de nuevo las desavenencias. "Fue un puñetazo encima de la mesa", explicaban fuentes empresariales. El texto era casi una enmienda a la totalidad de las conversaciones entre los secretarios generales de UGT, Cándido Méndez, y CC OO, Ignacio Fernández Toxo, y el presidente de la CEOE, Juan Rosell. La patronal madrileña mostró su malestar y expuso una serie de exigencias, entre las que destacaban el contrato único con 20 días de indemnización por despido y el convenio de empresa (descuelgue de los convenios colectivos).