Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
El agravamiento de la crisis

Atenas también empeora sus previsiones de crecimiento y deuda

Los presupuestos del Gobierno griego para 2012 no solo revela que no se cumplirán los objetivos de déficit, ya que el PIB caerá más de lo previsto en 2012 con un 2,5% y la deuda superará el 170% del PIB. -El paro oficial se estancará sobre el 16%

El proyecto de Presupuestos del Estado que presentó ayer el Gobierno griego para 2012 no solo reconoce que el país no podrá cumplir con los objetivos de reducción del déficit comprometidos ante la UE y el FMI, ya que el Ejecutivo de Yorgos Papandreu también ha empeorado sus previsiones sobre crecimiento y deuda pública para el próximo ejercicio. Además, el nuevo escenario que calcula Atenas es peor de lo que se establecía en el primer plan de rescate pactado con Bruselas en mayo de 2010, lo que a su vez aleja aún más las metas de sostenibilidad fiscal.

En un ejercicio de realismo forzado por el duro entorno macroeconómico que afrontan tanto el conjunto de la UE como el país mediterráneo, que parte ya de una situación extremadamente delicada y mucho más grave que la del resto de sus socios, Atenas admite en sus cuentas del próximo año que la contracción de su economía se prolongará por cuarto año consecutivo y será más acusada de lo previsto.

En concreto, el Producto Interior Bruto (PIB) de Grecia volverá a caer en 2012 un 2,5%, por encima del 2% barajado hasta ahora por el efecto arrastre del desplome esperado para 2011. El impacto de las medidas adicionales de ajuste anunciadas en las últimas semanas, que prevén un ahorro de 2.110 millones ya este año y otros 5.000 millones extra en 2012, así como el estancamiento de la economía internacional se traducirán en una contracción del 5,5% este año. La recuperación, según afirma el Gobierno griego, tendrá lugar en 2013.

En cuanto a la deuda pública, el país mediterráneo volverá a incrementar su pasivo el próximo año hasta llegar al 172,7% del PIB, más de 10 puntos porcentuales sobre la anterior previsión, que estaba en el 161,8%. Esta ingente cantidad de deuda, que en dinero contante y sonante equivale a unos 381.200 millones de euros, consolidará al país como el más endeudado de toda la UE muy por delante del segundo, Italia, que cuenta con un pasivo del 120%. No obstante, las cifras que maneja el FMI son incluso peores, ya que según sus proyecciones emitidas el pasado 20 de septiembre podría rozar el 190% del PIB en 2012 (189,1%).

La tasa del paro oficial se espera que se estanque sobre 16% en 2012 (16,4%), mientras que la inflación está previsto que se sitúe en el 3% este año y en el 2% el próximo. "El gran problema presupuestario de Grecia se ha cruzado con la profunda y múltiple crisis en la zona del euro, y la inexistencia de efectivas y suficientes instituciones de la gobernación económica mundial", señala el documento trasladado al Parlamento.

El Ministerio de Finanzas admitió ayer que ni este año ni el siguiente va a cumplir los objetivos de déficit que había acordado con los tres organismos que en mayo del año pasado salieron a su rescate: el Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea. "Nos quedan tres meses críticos para terminar el año", anunció en un comunicado el ministro de Finanzas, Evangelos Vanizelos.

En los Presupuestos que ayer envió al Parlamento y que deben ser aprobados por los diputados, el Gobierno heleno admite que en lugar del 7,6% de déficit al que se había comprometido, los números rojos finalmente subirán este año al 8,5% del PIB. Además, este objetivo tampoco está asegurado. Venizelos dijo que es alcanzable si "el mecanismo del Estado y los ciudadanos responden adecuadamente".

Para el año próximo también se aleja la perspectiva de reducir el desajuste fiscal hasta el 6,5%. La nueva previsión eleva este porcentaje tres décimas. Los tres organismos -la denominada y en Atenas demonizada troika- analizan estos días si Grecia cumple o no con las condiciones del plan de rescate y tiene que autorizar en las próximas semanas el nuevo tramo del préstamo -8.000 millones en este caso- que el Gobierno necesita para pagar a médicos o maestros. Según el propio Ejecutivo de Atenas, ya se han recibido unos 65.000 millones del primer rescate de 110.000 millones de euros.