Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
El agravamiento de la crisis

Las Bolsas prorrogan la remontada confiadas en que habrá más medidas contra la crisis

Las expectativas de que el BCE reactive la compra masiva de deuda de la banca y los contactos para ampliar el fondo de rescate animan a los inversores. -El Ibex avanza un 2,56% al cierre. -La prima de riesgo también mejora

Las Bolsas europeas han desafiado hoy la cascada de malos augurios acumulados en las últimas jornadas con respecto a una inevitable quiebra de Grecia, sobre el negro futuro económico y acerca de la delicada situación de la banca. En una jornada que ya se preveía volátil, los mercados bursátiles del Viejo Continente han pasado de caer hasta un 2% en la apertura a cerrar con importantes ganancias. El repunte ha estado sustentado, precisamente, en el sector financiero, muy castigado durante la semana pasada junto a los valores industriales.

En cuanto al argumentario que han manejado hoy los inversores, las subidas se han disparado por la mañana tras la publicación de las declaraciones del comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, a favor de ampliar el fondo de rescate. También han animado la jornada el cambio de tono de la canciller Angela Merkel sobre la suspensión de pagos ordenada de Grecia y las informaciones de la BBC acerca de que el mecanismo de ayuda podría llegar a los dos billones de euros. No obstante, los parqués de referencia han empezado a moderar el rebote coincidiendo con la apertura en Wall Street, que subía menos de medio punto porcentual en los primeros minutos de la sesión. A esa hora, lo más real a lo que se podían sujetar los inversores para seguir comprando es la posibilidad de que el BCE vuelva a comprar masivamente deuda a los bancos para inyectar liquidez en el sistema.

En los mercados de deuda soberana, aunque el foco del incendio -Grecia y su posible quiebra- sigue echando chispas y Atenas se esfuerza por negar todo lo que recuerde mínimamente a una quiebra, también se está registrando una importante mejora en la prima de riesgo de España. En concreto, este indicador, que se establece a partir del diferencial entre sus bonos a 10 años y los alemanes, de referencia por su estabilidad, se ha reducido en más de 12 puntos básicos hasta los 333. De hecho, ha llegado a tocar los 328 puntos básicos, lo que es su mejor dato desde el pasado día 9.

La prima de riesgo de Italia también se ha movido a la baja, aunque no de forma tan positiva como la española. A la misma hora se situaba en 380 puntos básicos, unos siete menos que al final del viernes. Mientras, en el mercado de divisas, las dudas sobre el futuro de la eurozona han lastrado a la moneda única durante las negociaciones en los mercados asiáticos de madrugada, donde ha llegado a marcar su mínimo frente al yen de los últimos diez años. Sin embargo, respaldado por las subidas en las Bolsas del Viejo Continente, ha remontado posiciones frente al dólar y ha recuperado las 1,35 unidades del billete verde.

En España, el Ibex 35 ha pasado de ceder en torno a un 2% a primera hora a repuntar un 3,25% (11.10). Al cierre, ha moderado la euforia con una subida del 2,56%, suficiente en cualquier caso para volverse a situar sobre la barrera psicológica de los 8.000 puntos (8.201). El rebote, que da continuidad a la fuerte subida del viernes motivada también por las expectativas de una intervención del BCE para facilitar liquidez, estaba sustentada en la banca. Junto al sector financiero, los bajos precios a los que han caído las compañías presentes en el selectivo español tras el correctivo acumulado en las pasadas sesiones también ha ayudado a los indecisos a decidirse por las compras.

En el resto de Europa, las Bolsas de referencia han seguido una evolución similar y, tras empezar el día en pérdidas en una reacción lógica a las malas noticias publicadas durante el fin de semana, han consolidado los números verdes a medida que avanzaba la sesión. Al frente de las subidas se han colocado el parqué de Milán y el de Fráncfort con repuntes del 3,32% y del 3% al cierre. Por detrás, París, que ha llegado a subir un 2,75%, se ha quedado con un avance del 2% mientras Londres ponía freno a la euforia con un repunte más prudente del 0,33%. En todas las plazas del Viejo Continente la banca ha destacado entre las subidas. En el caso de Francia han sido notables las recuperaciones de BNP o Société Générale, que han llegado a mejorar un 8% tras el descalabro de la pasada semana. Por la tarde, las ganancias se han diluido a un 4% y a un 5,5%. En Alemania, homólogos como el Commerzbank o el Deutsche han subido un 8% y un 7,8%, aunque la aseguradora Allianz les ha superado con una mejora del 9,31%.

En un efecto derivado del aumento de las dudas sobre el crecimiento económico internacional, el oro y el petróleo también han registrado en las últimas jornadas una evolución destacable. En el primer caso, por el lado negativo, ya que este metal, considerado como el valor refugio por excelencia, ha cedido un 15% de su valor en lo que va de mes tras marcar máximos históricos sobre los 1.900 dólares la onza. En cuanto al petróleo, el barril de crudo, que ha llegado a abaratarse un 8% hasta hoy, sin embargo, se recuperaba y volvía a venderse por más de 104 dólares.

Entre el abanico de actuaciones no convencionales que podrían decidirse en los próximos días para ayudar a superar las turbulencias, Bloomberg informa de que el Banco Central Europeo estudiará la próxima semana iniciar un programa de compras de cédulas, junto con otras medidas de estímulo financiero. La introducción de nuevas subastas de liquidez ilimitadas a un plazo de 12 meses también estará sobre la mesa. El BCE compró 60.000 millones de cédulas en un programa que duró un año pero que expiró en junio. Su objetivo era aliviar la presión sobre los balances de la banca y su efeceto es que reactiva la liquidez del sistema.

No obstante, hay también quien baraja una rebaja de tipos. Entre ellos, la entidad financiera Bank of America contempla un descenso en los tipos de medio punto porcentual desde el 1,5% actual. De hecho, hasta el propio consejero austriaco del BCE, Edward Nowotny, ha afirmado hoy que "no se puede excluir" esta posibilidad, según informa la sección de mercados del Wall Street Journal a partir de informaciones de Market News International.

Según la misma agencia, la opinión de otro de los consejeros del BCE, el luxemburgués Yves Mersch, es diametralmente opuesta: "Estas locas expectativas solo demuestran que alguna gente ha perdido el norte". La semana que viene se celebrará el último consejo de gobierno del instituto emisor de la presidencia de Jean-Claude Trichet, que cederá el testigo al italiano Mario Draghi. El cambio al frente del organismo podría afectar a las decisiones sobre el precio del dinero.

"Algo tendrán que hacer", resumió ayer el multimillonario inversor George Soros en línea con las declaraciones del secretario del Tesoro de EE UU de que, si no se toman medidas, la quiebra de Grecia provocará una "suspensión de pagos en cascada" en Europa.