Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite el consejero delegado de UBS por el agujero financiero

Oswald Grübel dice que "asume la responsabilidad" de la situación con su renuncia.- Su sustituto será Sergio Ermotti

El consejero delegado de UBS, Oswald Grübel, ha dimitido hoy para "asumir la responsabilidad" por el agujero financiero de 1.500 millones originado por las operaciones irregulares de un agente bursátil del banco suizo en Londres. La mayor entidad bancaria bursátil ha informado de la dimisión en un comunicado, en el que además apunta a que Sergio Ermotti, de 51 años y hasta ahora responsable de UniCredit para Europa, Oriente Próximo y África, sustituirá a Grüber.

El comunicado también indica que la dirección tiene la misión de acelerar la revisión del banco, un trabajo que ya está en marcha, y "concentrarse en la consultoría, mercados de capital, el flujo de los clientes y soluciones de negocios".

La reunión de la directiva del banco, una de las cuatro reuniones que mantienen al año, tenía que haber finalizado ayer, antes de que tenga lugar el Gran Premio de Singapur de Fórmula 1, patrocinado por la firma, cuando los ejecutivos del banco tratarán de tranquilizar a los grandes clientes. Sin embargo, las deliberaciones continúan hoy a través de videoconferencia, dado que muchos directivos ya se encuentran en Singapur.

El escándalo del desfalco al banco estalló el pasado 15 de septiembre, cuando minutos antes de la apertura de la bola suiza, UBS informaba de forma casi telegráfica de que había descubierto que "operaciones no autorizadas" realizadas por un empleado del área de banca de inversión de la entidad habían hecho perder la friolera de unos 1.500 millones de euros al poderoso banco suizo, cuya credibilidad y control de riesgos están en entredicho por la sucesión de problemas de los últimos años.

El presunto responsable del fraude, Kweku Adoboli, de 31 años, fue arrestado en Londres, bajo la acusación de fraude por abuso de su posición. Su jefe directo, John Hughes, presentó su dimisión. Adoboli estudió informática en la Universidad de Notting-ham y era uno de los operadores estrella en el área de fondos cotizados y de derivados de UBS en Londres. Hasta hace poco, vivía en un piso por el que pagaba un alquiler de 1.000 libras (unos 1.140 euros) semanales, según su casero, que le describió como un inquilino educado, pero no muy ordenado, que solo un par de veces se había retrasado ligeramente en el pago.