Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
El agravamiento de la crisis

Las Bolsas se desploman ante el sombrío panorama de la economía internacional

Los inversores aceleran las ventas decepcionados por el mensaje de la Fed.- La banca y la industria son los sectores más castigados. - Wall Street baja el 3,51% al cierre.- La prima de riesgo de Italia roza niveles de récord

El rosario de malos augurios sobre la situación económica internacional que se ha conocido esta semana ha dado nuevos bríos a la tendencia bajista en los mercados financieros, que tampoco acaban de creer en la efectividad de las medidas que se están anunciando a ambos lados del Atlántico para detener la hemorragia. Primero fue el FMI quien avisó de que el estancamiento se prolongará durante más tiempo de lo previsto y llegará a 2012. Un día después, el miércoles, este organismo trasladó el foco de atención sobre la banca, dado que si nadie le pone remedio, los problemas de liquidez derivados de la crisis fiscal del euro pueden dejar al sector al borde del colapso. Y por si esto fuera poco, ayer la Reserva Federal cerró el círculo al advertir de que los riesgos a la baja sobre la primera potencia mundial son "significativos".

Ante este sombrío panorama, los inversores, que la semana pasada recuperaron una pequeña parte de su optimismo volviendo a entrar en las Bolsas, han cambiado de opinión y han optado por descontar que el frenazo será más intenso de lo esperado. Esta tendencia, que ya ayer provocó caídas en los principales parqués de referencia, se ha intensificado hoy. También en la deuda se ha dejado notar con fuerza el incremento de las dudas sobre el final de una crisis que se supera a medida que avanza el tiempo. Mientras, en el mercado de divisas, el euro ha caído a 1,34 dólares y ha marcado su valor más bajo frente a la divisa estadounidense de los últimos nueve meses.

Por la tarde, no obstante, las Bolsas han frenado ligeramente el desplome una vez superado el momento de pánico pero, ante los fuertes descensos que venían de Wall Street, han vuelto a aumentar los descensos a medida que se acercaba la hora del cierre hasta acabar la jornada con un batacazo de entre el 4,5% al 5%.

Fráncfort ha sido una de las Bolsas que ha sufrido un fuerte correctivo con una caída del 5% por el peso de sus valores industriales ya que este sector ha tomado el relevo a la banca al frente de los números rojos generalizados en todos los valores que cotizan en los parqués del Viejo Continente. Así, mientras, pesos pesados del índice Dax de Fráncfort como Salzgitter, Daimlerchrysler o Thyssen han registrado pérdidas de entre el 9,4% al 7,7%.

Más castigo a la banca francesa

El Cac 40 parisino ha perdido un 5,3%. En su caso, junto a las empresas industriales, la banca ha vuelto a centrar buena parte del correctivo por la exposición de las grandes entidades financieras del país a una eventual quiebra de Grecia. En concreto, la muy castigada Société Générale se ha dejado un 9,6% y Credit Agricole un 9,5%. El mayor banco francés, el BNP Paribas, ha registrado unos números rojos del 5,7% tras anunciar que recortará plantilla en su división de banca de inversión ante la reducción de su cartera de activos en un 10%. Por encima de todos ellos la entidad financiera Dexia ha perdido más de un 11%.

En Londres, los números rojos se iban al 4,67% mientras Lisboa se destacaba del resto también con un descenso superior al 5%. Mientras, en España, el selectivo Ibex 35 ha cerrado con una caída ligeramente inferior del 4,62% tras dejar atrás la cota psicológica de los 8.000 puntos y mañana abrirá en 7.830 enteros. En cualquier caso, supone su cuarta mayor caída en lo que va de año, dos de las cuales han tenido lugar este mismo septiembre, y acumula una pérdida de valor del 20% desde enero. Entre tanto pesimismo, tampoco logra poner tierra de por medio con el mínimo anual al cierre que marcó el pasado día 12 (7.640).

Entre sus grandes valores, Telefónica se ha depreciado un 4,7% y BBVA o Santander han cedido un 5,46% y un 5%, respectivamente. Entre los industriales, Arcelor Mittal ha perdido un 8,9%, Abengoa un 7,3% e Indra un 7,2%. En el peor momento de la sesión, el principal índice del parqué madrileño ha llegado a ceder un 5,35%.

Recortes de calificaciones en Italia

Milán, por su parte, ha bajado un 3,6%. La jornada en el principal parqué italiano ha estado marcada por la decisión de Standard & Poor's de rebajar la nota de solvencia de siete bancos del país, entre ellos el Intensa Sanpaolo y Mediobanca. No obstante, la reacción de los inversores al tijeretazo no ha sido muy negativa y sus acciones han logrado librarse del correctivo al conjunto del sector europeo dado que ya lo había descontado. La razón, que era previsible después de que esta agencia rebajase la calificación de la deuda del Estado en un escalón el martes.

En Nueva York, Wall Street ha abierto a la baja y el índice Dow Jones de Industriales ha cerrado con una pérdida del 3,51% minutos después de comenzar las contrataciones. A medida que avanzaba la jornada, sin embargo, aumentaba el recorte al 3,20%.

Antes de la apertura en el Viejo Continente y tras los recortes de ayer, los principales parqués asiáticos han sufrido fuertes recortes en torno al 2% en el Nikkei de Tokio o del 4,85% en el Hang Seng de Hong Kong. En China, precisamente, se han disparado las alarmas al conocer el dato PMI del sector manufacturero del país, que lleva tres meses consecutivos por debajo de la frontera de los 50 puntos que marca la diferencia entre el crecimiento y la contracción. Más malas noticias que se suman al augurio de la Fed.

Sin rastro del Q3 en la Fed

El instituto emisor estadounidense advirtió tras su esperada reunión de dos días que los riesgos a la baja para el crecimiento son significativos. Asimismo, aunque, tal y como se esperaba anunció medidas para favorecer una política de tipos de interés bajos, lo que debería estimular a la estancada economía de la primera potencia mundial, nada dijo sobre una eventual recuperación de la compra masiva de deuda (Q3). Esta omisión ha decepcionado a los inversores, que aunque no contaban con esta medida de forma inmediata, si confiaban en que la Reserva Federal diese alguna señal de que está en la recámara ante el más que probable parón económico que está por llegar.

"La reacción negativa de las bolsas entendemos que responde a la visión pesimista de la Fed sobre el crecimiento económico, que podría hacer necesaria la adopción de nuevas medidas de estímulo monetario", ha afirmado en una nota a clientes el broker Renta 4.

La prima de riesgo española, estable

En la deuda, por su parte, también domina el pesimismo. Tras las paulatinas subidas en la presión contra los periféricos del euro, sobre todo contra España e Italia, que copan ahora la atención de los inversores, hoy ha tocado volver a sufrir, sobre todo a los títulos del Tesoro italiano. Así, en los primeros minutos de la sesión, la prima de riesgo de Italia, que es el diferencial entre sus bonos a 10 años frente a los alemanes, de referencia por su estabilidad, ha rozado durante unos instantes el que hasta ahora sigue siendo su máximo histórico: los 416 puntos básicos que marcó el 8 de agosto antes de que el Banco Central Europeo reactivase su programa de compra de bonos.

No obstante, tras llegar a subir a 413 puntos básicos en la apertura, el indicador ha moderado su escalada al entorno de los 400 puntos básicos, un nivel que en cualquier caso es inadmisible, según los expertos, para un país cuya deuda pública asciende al 117% y, por tanto, tiene muchos intereses que pagar. Para España, su prima de riesgo, que es el mejor termómetro de la confianza en sus finanzas y que fija las condiciones de financiación de un determinado país, ha repuntado a 374, su nivel más alto desde agosto. Sin embargo, luego también se ha frenado y se ha reducido levemente frente a los 363 puntos básicos que alcanzó ayer.