Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Movistar, Vodafone y Orange buscan poner fin a la subvención de los 'smartphones'

Los operadores estudian pedir a la CMT que las portabilidades no tengan posibilidad de cancelación

Hay pocos asuntos en el que las compañías de telefonía móvil estén de acuerdo. Pero la crisis y la caída en picado de los ingresos ha forzado un consenso sobre el recorte de uno de sus principales costes. Movistar, Vodafone y Orange quieren poner fin al actual modelo de subvención de terminales. Los tres grandes, que controlan más del 90% del mercado, consideran "insostenible" el gasto creciente en teléfonos que actualmente se sitúa en 1.600 millones de euros al año.

Los tres operadores quieren aprovechar la revisión de la normativa que tiene que hacer de oficio el próximo año la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones para solicitar que se impida que los clientes utilicen el mecanismo de la portabilidad, que permite cambiarse de compañía gratis conservando el número, como arma negociadora para conseguir cambiar de móvil.

En concreto, la petición es que se aproveche la reciente modificación de acortar el plazo de la portabilidad a un día para introducir que la prohibición de la cancelación sobrevenida, es decir, que una vez que el cliente tramite su cambio de compañía no pueda dar marcha atrás como ahora, informaron en fuentes de las operadoras.

La aparición de los teléfonos inteligentes (smartphones) ha disparado ese gasto porque los clientes ya no quieren un terminal cualquiera sino que reclaman el último modelo del iPhone o Samsung Galaxy, por ejemplo, cuyo precio en el mercado libre sobrepasa los 500 euros.

Los operadores saben que el principal reclamo aún más que los planes tarifas para captar o retener a un cliente es regalarle o subvencionarle ese terminal, así que hacen un esfuerzo creciente por competir en ver quién da antes y con mejores precios los terminales. Pero sus cuentas no resisten ese gasto.

El presidente de Vodafone España, Francisco Román, ha desvelado que el gasto en subvención de terminales supone ya el 25% de los costes de un operador y casi lo mismo que la inversión en redes. Román considera que el actual modelo de subvención "es una trampa" que conducirá a una situación sin salida.

En la misma línea, el consejero delegado, Jean-Marc Vignolles, ha dicho hoy que si desaparecieran las subvenciones de los móviles estos ahorros se podrían revertir en una rebaja de tarifas Otros operadores buscan escapar de esa espiral con nuevas fórmulas. Yoigo ensaya el pago a plazos, de tres euros al mes, aunque no aclara que el pago inicial que cargará.

El debate tiene una parte tramposa que los operadores ocultan. Es cierto que en España funciona un modelo de subvención inédito en otros países, pero a costa de compromisos de permanecia de entre 18 y 24 meses, que no imponen los operadores extranjeros.