Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un visionario sin diploma

El cofundador y presidente de Apple Computer, ha sido uno de los mayores innovadores de la industria informática.- Los objetos de deseo y símbolos de estatus de la compañía de la manzana siempre estarán ligados

Sin licenciatura universitaria alguna, pero dotado de una capacidad emprendedora y visionaria sin igual, Steve Jobs ha conseguido identificar la marca de la manzana con su persona. Cofundador y presidente de Apple Computer, ha sido uno de los mayores innovadores de la industria informática. En los años ochenta revolucionó el mundo de los ordenadores con el lanzamiento del Macintosh, y ya en el siglo XXI, la industria del consumo con tres de los gadgets tecnológicos más exitosos de la historia: el iPod, el iPhone y el iPad. Todos ellos, objetos de deseo y símbolos de estatus que siempre estarán ligados a la figura de su inventor.

Nacido el 24 de febrero de 1955 en Los Altos (California) de una madre soltera, fue adoptado a los pocos meses de vida por el matrimonio formado por Paul y Clara Jobs, que, como el propio Jobs ha contado en numerosas ocasiones, prometieron al firmar los papeles de la adopción que el muchacho estudiaría en la Universidad (un proyecto que el embarazo truncó a su madre biológica). Tras terminar el bachillerato, ingresó en el Reed College en Portland (Oregón), pero abandonó los estudios universitarios un semestre después. En esa época, el joven Jobs coqueteó con la contracultura y llegó a viajar a India en busca de iluminación espiritual.

Tras unas prácticas en la empresa Hewlett-Packard en 1974, fue contratado por Atari Inc como diseñador de videojuegos. Junto con el ingeniero Steve Wozniak, viejo compañero del instituto con quien compartía su afición por la informática y la mística, y Ronald Gerald Wayne, se volcó desde 1974 en el desarrollo de una computadora dirigida a usuarios sin conocimientos de la informática.

La capacidad visionaria de Jobs y la preparación técnica de Wozniak dieron sus frutos en 1976 con la creación en un garaje del Apple I, un teclado combinado con un microprocesador y conectado a un monitor. Ese mismo año fundaron la empresa Apple Computer.

El Apple II se convirtió en el primer ordenador de consumo masivo y Apple Computer, en la empresa de mayor crecimiento de EE UU. En 1983 facturó 2.000 millones de dólares e hizo millonarios a los socios.

Tras el Apple II, los dos amigos revolucionaron el mundo de la informática en 1984 con el lanzamiento del Macintosh, el primer ordenador que respondía al concepto de PC (personal computer, ordenador personal). Su gran innovación fue el uso del ratón y del sistema de ventanas.

El nombramiento en 1983 del expresidente de Pepsi-Cola, John Sculley, como máximo dirigente de la empresa, provocó las primeras desavenencias entre Jobs y la compañía de la manzana. Sculley, ejecutivo de la vieja escuela, chocó con la rebeldía y la heterodoxia de Jobs. Además, los roces con Wozniak forzaron la salida de este de la empresa en 1985; ese mismo año, también Jobs abandonó el barco de Apple.

En 1986 Steve Jobs creó los estudios de animación Pixar, que solo tres años más tarde lograban su primer Óscar a la mejor película de animación con el cortometraje Tin Toy. Luego vendría, en 1996, otro para Toy Story, el primer largometraje realizado íntegramente por ordenador.

En 2005 Jobs vendió Pixar a Disney por 7.400 millones de dólares, lo que le convirtió en el mayor accionista de los estudios.

Jobs volvió a Apple en 1996 como asesor externo y más tarde como presidente, con el sueldo simbólico de 1 dólar, lo que le valió aparecer en el libro Guinness de los récords como el ejecutivo peor pagado del mundo.

El lanzamiento en 1998 del iMac, un PC compacto, transparente y de diseño vanguardista, levantó a la compañía. El éxito de sus ventas revalorizó un 50% las acciones de Apple. El iMac tuvo en el iBook su continuación.

La consolidación de Apple como marca de referencia en la electrónica de consumo empezó en 2001 con el lanzamiento del iPod, del que hasta 2009 se vendieron más de 220 millones de unidades. Su siguiente paso a la hora de convertir los productos de la compañía de la manzana en iconos del consumo más sofisticado y fetichista fue el iPhone, un teléfono inteligente lanzado en 2007. Hasta abril de 2010 Apple había vendido más de 50 millones de iPhones.

La última gran visión de Jobs es la tableta iPad, que en sus primeros tres meses en el mercado vendió más de tres millones de unidades.

Steve Jobs, que ya había sufrido un cáncer de páncreas, causó baja temporal en la compañía en enero de 2009, debido a un empeoramiento de su estado de salud. Tras someterse a un trasplante de hígado, retomó su trabajo cinco meses después. Pero volvió a anunciar su baja temporal en enero de 2011, días antes de que la compañía exhibiese su buena salud económica con unos resultados récord durante el último trimestre de 2010.