Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Bankia usará el préstamo del fichaje de Cristiano Ronaldo para pedir liquidez al BCE

El banco incluye el crédito de 76,5 millones que dio al Real Madrid en 2009 en un fondo que usará como garantía ante el banco emisor

El préstamo que Caja Madrid concedió al Real Madrid en junio de 2009 para financiar los fichajes de Cristiano Ronaldo y Kaká servirá a Bankia como garantía con la que obtener liquidez ante el Banco Central Europeo (BCE). Dicho crédito, por importe de 76,5 millones de euros, ha sido incluido por Bankia junto a otras operaciones dentro del fondo de titulización de activos denominado "Madrid Activos Corporativos V", según la información facilitada a los organismos supervisores.

Bankia ha decidido emitir bonos a través de un fondo por importe de 772,85 millones de euros que tienen como respaldo los préstamos a una serie de empresas como ACS, Abertis, Acciona, FCC, Galp o el Real Madrid. El fondo se constituye para transformar esos préstamos en valores de renta fija homogéneos, estandarizados y, por ello, susceptibles de servir como garantía a la hora de pedir préstamos al Banco Central Europeo para lograr liquidez.

Bankia es la entidad que viene realizando una mayor apelación al BCE para cubrir sus necesidades de liquidez. Las cajas de ahorros integradas en ella están entre las que más recurrido a fondos del BCE. Según el folleto informativo de la oferta pública de suscripción de acciones de Bankia, a 31 de marzo de 2011, "la posición neta en Bancos Centrales era una posición deudora por importe de 6.948 millones de euros frente a 14.702 millones de euros al inicio del ejercicio".

La información requerida por el Banco de España a las entidades financieras mostró que Banco Financiero y de Ahorros (BFA), la matriz de Bankia, era a cierre de 2010 una de las entidades con una posición de liquidez menos holgada para hacer frente a los vencimientos de financiación mayorista sin apelar al banco que preside Jean-Claude Trichet.

El banco, por tanto, pretende quedarse los bonos a emitir para usarlos como garantía ante el BCE. Pero, además, esos bonos transmisibles le permiten establecer un plan de contingencia de liquidez, dado que pueden estar disponibles para la venta en caso necesario.

El préstamo al Real Madrid se formalizó en una póliza con fecha 23 de junio de 2009 por 76,5 millones de euros. El tipo de interés es del euríbor a seis meses más un margen entre 1,5 y 2,5 puntos. El club que preside Florentino Pérez paga intereses semestralmente y debe pagar el principal en tres plazos, los días 3 de julio de los años 2012, 2013 y 2014. Caja Madrid se quedó en prenda los contratos y derechos audiovisuales del Real Madrid como garantía. El Real Madrid logró otro crédito similar del Banco Santander para completar la financiación de los fichajes de Ronaldo (unos 94 millones) y Kaká (algo más de 60 millones).

Esos fichajes no permitieron al Real Madrid ganar ningún título esa temporada, en que el Barça le superó en la Liga, el Alcorcón le eliminó en la Copa y el Olimpique de Lyon, en la Champions League. En lo que sí ganó el club presidido por Florentino Pérez es en ingresos económicos. Según el informe anual de Deloitte, repitió en esa temporada como el que más ingresos genera. El folleto de la emisión de los bonos presenta las cuentas de los últimos ejercicios. En la temporada 2009/2010, la cifra de negocio creció un 7,4%, hasta 429,8 millones y el beneficio aumentó un 11,4%, hasta 23,97 millones. La empresa redujo su ratio de endeudamiento global del 77,72% al 75,02%.

En todo caso, el préstamo de Bankia al Real Madrid es solo uno de los múltiples activos que integran el fondo de titulización. Los préstamos más importantes son también a sociedades de un grupo presidido por Florentino Pérez, ACS, con 208,9 millones; seguido por Acciona (170,7 millones) y FCC (100,1 millones). La mayoría de los préstamos son a sociedades del negocio de los parques eólicos.

La titulización de préstamos hipotecarios, corporativos o al consumo es una práctica habitual entre las entidades financieras para poder usar los bonos resultantes como garantía al pedir financiación al Banco Central Europeo. La fórmula pasa por incluir en el activo de fondos una cantidad de crédito muy superior al volumen de bonos que se emiten. de ese modo, los bonos de titulización tienen una alta calificación crediticia.