La crisis del euro

Bankia sale a Bolsa con una rebaja del 15% y una demanda ajustada

La entidad deja los títulos a 3,75 euros, un 60% de descuento del valor contable.- Captará más de 3.000 millones y empezará a cotizar el miércoles

Todavía con los resultados de las pruebas de solvencia calientes, en los que Bankia ha obtenido un aprobado (5,4), la entidad dedicó el día de ayer a convencer a los inversores institucionales más recelosos de que su inversión era atractiva. Con todo en contra. Para ello, nada mejor que una rebaja en el precio de las acciones. Bankia situó el precio de las acciones en 3,75 euros, un 15% menos del mínimo anunciado en el folleto, que ascendía a 4,41 euros por título. A última hora del día, la entidad envió un comunicado a la CNMV en el que confirmaba el precio de 3,75 euros e informaba de que el tramo minorista contó con una demanda del 104% y el institucional, por encima del 110%. Bankia comenzará a cotizar mañana.

En el mercado se justificaba el descuento para situar el precio de Bankia en línea con otros bancos cotizados, cuyo precio en Bolsa ha disminuido entre un 10% y un 15% en lo que va de mes. El día no ayudó. La Bolsa cayó y la prima de riesgo se disparó. La sombra de un fracaso en la cumbre europea del jueves presionó a los mercados. El nuevo precio de la entidad que preside Rodrigo Rato supone un descuento del 74% sobre los recursos propios, antes de la captación del dinero. Tras la llegada de los inversores, la valoración de Bankia representa un descuento del 60% sobre el capital. Las dudas sobre el sector y sobre la salud de sus activos están detrás de esta valoración.

"No tenía más remedio que bajar el precio. Si no hubiera salido a cotizar, habría dejado tocadas las pruebas de resistencia, que incluían una captación de 3.000 millones de capital; habría afectado a la visión que los mercados tienen de España y nada le habría garantizado poder ir al parqué tras el verano", resume un financiero de otra entidad.

Empezará a cotizar mañana

Los inversores particulares que han solicitado acciones recibirán un mínimo de 266 títulos, lo que les corresponden a quienes hayan hecho la petición mínima (1.000 euros). Para una petición de 3.000 euros, la adjudicación sería de 800 acciones; y para una de 10.000, de 2.666 títulos.

En el nuevo banco esperan que la acción tenga un recorrido alcista en Bolsa. La entidad, que agrupa el negocio de Caja Madrid, Bancaja y cinco pequeñas cajas más, empezará a cotizar mañana, con el objetivo de captar unos 3.400 millones mediante una ampliación de capital por medio de la cual se articula su estreno en la Bolsa.

Al haberse colocado íntegramente la oferta inicial, Bankia quedará valorada en 6.500 millones, pues a este precio de 3,75 euros por acción captaría 3.100 millones en la ampliación de capital, más 300 millones que podrían adquirir los bancos colocadores. Con esta operación, se refuerza con un capital de máxima de calidad del 9,6% y cumple así con la exigencia del Gobierno de superar el 8%. Bankia se desprenderá como máximo del 49,99% de su capital. Si sobrepasara el 50%, perdería su condición de entidad financiera y se convertiría en una fundación.

Inversores institucionales

El 60% de las acciones quedará en manos de pequeños clientes, conseguidos después de grandísimos esfuerzos de la red de oficinas. El 40% restante corresponde a los llamados inversores institucionales, que colocan más de 150.000 euros. Estos son a los que más ha costado convencer. Bankia es una entidad sistémica. Es decir, si no hubiera cumplido, habría afectado a la Bolsa y a la economía española en general, como reconoció el propio presidente de Gobierno. Esto ha ayudado a que muchas empresas que no suelen hacerlo inviertan en esta operación. El mercado está pendiente de conocer los nombres de los grandes inversores extranjeros, que darán la talla de calidad de la colocación.

"Se necesitan muchos incentivos para convencer a los inversores de apostar por una salida a Bolsa en España en la actual coyuntura de la crisis de deuda soberana", resumió a Bloomberg desde Chicago el analista de IPOX Schuster, Josef Schuster.

¿A quién perjudica una reducción de precio? En primer término, a los principales accionistas, aunque las cajas no tienen clara su propiedad, más allá de la Comunidad de Madrid, la de Comunidad Valencia, y los ayuntamientos de Madrid y Valencia. A los gestores les puede beneficiar porque la acción tiene más posibilidad de subir, al margen de sus bonus. Sin embargo, la matriz -Banco Financiero y de Ahorro- y, sobre todo, la obra social, se verán afectados porque recibirán menos dividendos. Esos son los verdaderos paganos de la rebaja.