Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lagarde y Carstens, candidatos oficiales a dirigir el FMI

El israelí Stanley Fischer queda descartado por superar la edad permitida

La ministra francesa de Economía, Christine Lagarde, y el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, son los dos candidatos oficiales para dirigir el Fondo Monetario Internacional, según un comunicado publicado hoy por la institución. Queda fuera de la disputa el israelí Stanley Fischer, de 67 años, descartado por el FMI porque supera la edad de 65 permitida para presidir el órgano. Fischer fue el último en anunciar, lo hizo el pasado fin de semana, su intención de concurrir al puesto que ha dejado vacante Dominique Strauss-Kahn, quien dimitió tras ser acusado de atacar sexualmente a la camarera de un hotel en Nueva York.

"El Comité Ejecutivo se reunirá con los candidatos en Washington DC y, posteriormente, se reunirá para abordar los puntos fuertes de los candidatos y tomar una decisión", indica el comunicado. El objetivo es "completar el proceso de selección del nuevo director gerente para el 30 de junio", agrega el texto.

Agustín Carstens cree que las posibilades de que Christine Lagarde le arrebate la dirección del Fondo Monetario Internacional (FMI) son "bastante altas"

Por su parte, el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, ha admitido que las probabilidades de que la ministra de Finanzas francesa, Christine Lagarde, le arrebate la dirección del Fondo Monetario Internacional (FMI) son "bastante altas". Ha asegurado que los motivos para presentar su candidatura eran para ayudar a las potencias emergentes a lograr el puesto en el futuro.

Lagarde, considerada la gran favorita por los expertos, ha visitado recientemente diversos países como China e India para recabar apoyos a su candidatura dentro del mundo emergente, puesto que ya cuenta con el respaldo de la Unión Europea.

Carstens, por su parte, se ha erigido como representante de las economías en desarrollo, y su discurso se basa en un llamamineto a la transparencia en la selección del nuevo director general del FMI, y una ruptura del pacto no escrito que otorgaba la dirección del organismo internacional a un europeo desde su fundación en 1945. Por ahora, cuenta con el apoyo de más de una docena de países latinoamericanos, pero no ha logrado de momento el voto de confianza de socios clave como India, China, Brasil o Argentina.

Fischer, de 67 años y de doble nacionalidad israelí y estadounidense, cuenta con una dilatada carrera como economista y experiencia en el FMI, donde fue primer subdirector gerente entre 1994 y 2001, y desde el año pasado dirigía el banco emisor israelí. Las normas del FMI establecen que una persona de más de 65 años no puede dirigir el órgano internacional, a no ser que asuma el cargo antes de haber cumplido dicha edad.