La OCDE cree que España tardará 15 años en volver a la tasa de paro previa a la crisis

El organismo pronostica que el 14,5% de la población activa española aún estará desempleada en 2015.- El club de los países industrializados avala el plan de ajuste del Gobierno

ALEJANDRO BOLAÑOS Madrid 25 MAY 2011 - 13:47 CET

PIB, IPC armonizado y tasa de paro / EL PAÍS

El nuevo informe de la OCDE sobre las perspectivas económicas de los países industrializados oscurece aún más el horizonte de la economía española. No es ya que recele de las previsiones de crecimiento y empleo del Gobierno hasta 2012, como hacen otros expertos privados y organismos multilaterales. Además, apuntala la idea de que la recuperación será insuficiente para absorber el enorme volumen de desempleo (4,9 millones de parados, un 21,3% de la población activa) generado en esta crisis económica. En un inédito ejercicio de previsión a largo plazo, advierte que España seguirá siendo el país avanzado con una tasa de paro mayor (14,5%) a finales de 2015. Y que, en 2026, esta tasa se situaría en el 8,9%, una proporción todavía superior al 8% que la economía española alcanzó antes de la crisis.

Los expertos de la OCDE analizan el riesgo de que la Gran Recesión de 2009 haya infligido heridas profundas en las economías occidentales, de que la recuperación en el último año y medio sea pasajera y deje paso al estancamiento. Su conclusión es que eso no ocurrirá, aún cuando asumen que el daño colateral de los ajustes de gasto público en el que muchos países se han embarcado y la viabilidad de muchos bancos son incógnitas sin despejar. Para llegar a ese convencimiento, establecen una batería de supuestos teóricos y pronostican la evolución de las principales variables económicas durante un plazo (tres lustros) poco habitual por lo extenso.

Cuanto más se aleja una previsión económica de la realidad de los datos, mayor es el margen de error. Y no está de más recordar que los servicios de estudios de los organismos internacionales estuvieron entre los más errados en 2009, cuando la intensidad de la crisis económica sorprendió a expertos y gobiernos. Pero más allá de la precisión de las cifras, lo que anticipa el informe es un comportamiento que diferencia a la economía española de las demás: durante 15 años mantendrá un nivel de desempleo elevado, muy superior a la media de los países industrializados. Una visión mucho más pesimista que la que expuso hace unos meses el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, quien situó en "cuatro o cinco años" el periodo de tiempo necesario para volver a la tasa de paro previa a la crisis.

El nefasto punto de partida de la economía española, con una cifra récord de parados, marca su evolución posterior. "En algunos países pequeños, como Grecia, Irlanda, Portugal y España, el desfase respecto a su capacidad de crecimiento ha sido excepcionalmente grande durante la crisis", señala el estudio. A una digestión más pesada y lenta de la Gran Recesión se une un mercado laboral que traduce en desempleo cualquier recaída económica. Un comportamiento que da pie a los expertos de la OCDE a insistir en su recetario de consejos para la economía española: reducir los costes de despido en los contratos estables y que se flexibilice la negociación colectiva, con los convenios sectoriales como referencia.

La debilidad de la recuperación española se manifiesta también en los pronósticos de los próximos dos años, un horizonte más habitual en la predicción económica. La OCDE mantiene que el PIB español no aumentará más que el 0,9% (el Gobierno vaticina un 1,3%) este año; pero para 2012 fija su previsión de crecimiento en el 1,6%, dos décimas menos que lo que anticipaba en su informe de noviembre. En esto coincide con el Fondo Monetario Internacional, que no ve crecimientos superiores al 2% hasta 2017, un avance que el Ejecutivo confía en lograr ya el próximo año.

En consonancia con su vaticinio hasta 2026, la OCDE cree que la tasa de paro seguirá por encima del 20% este año, cuando Economía la rebaja hasta el 19,8%. Como ocurre en la comparación con el FMI y los servicios de estudios privados, la diferencia de criterio es aún más acusada en 2012 (19,3% frente a 18,5%).

La OCDE sí da un voto de confianza a los planes del Gobierno para reconducir el déficit público. De hecho, los expertos del club de países industrializados creen que solo Italia y España habrán logrado estabilizar su nivel de deuda pública en 2012, por lo que el ajuste no debería penalizar su crecimiento a partir de entonces. Y cree que el recorte de gasto público bastará para lograr el objetivo de déficit (4,4% del PIB) en 2012, aún cuando pide más detalle en algunas de las medidas enunciadas. Para este año, en el que se exige un esfuerzo notable a comunidades y ayuntamientos, apunta a una ligera desviación (-6,3% frente a -6%) sobre lo previsto.

Otras noticias

El secretario general de la OCDE, Angel Gurría, durante la presentación del informe semestral de la organización. / AFP

Últimas noticias

Ver todo el día

Ganemos Bilbao diluye las siglas para apostar por la participación

Irabaziz deja en manos de la asamblea la decisión, por primarias abiertas, de candidatos

El líder xenófobo holandés será procesado por incitación al odio

Geert Wilders ya fue procesado, y absuelto, por un delito similar en 2010

El Gobierno promocionará productos en el mercado de Abastos

EFE

El Ejecutivo aportará 220000 euros a través de Hazi Fundazioa

Tres de cada cuatro bodas en Euskadi son civiles

Los vascos se casan menos y a edades cada vez más tardías

IMPRESCINDIBLES

“Reestructurar la deuda pondría en peligro el ahorro de los ciudadanos”

Luis Doncel Fráncfort

Entrevista al presidente del Bundesbank

El Gobierno incentiva el ‘fracking’ con impuestos

El Ejecutivo intenta vencer las reticencias de las comunidades con una nueva tasa de la que se beneficiarán las autonomías

El rey dólar ha vuelto

La divisa estadounidense vuelve a ser la referencia por la fortaleza de la economía de EE UU frente a las de la UE y Japón

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana