Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Los astilleros de Sevilla, condenados a pagar 44 millones a Viking Line

Una naviera demandó a la industria andaluza tras cancelar un pedido por retrasos

Un tribunal de arbitraje de Londres ha condenado a Astilleros de Sevilla a pagar a la naviera finlandesa Viking Line unos 44 millones de euros, después de que el armador nórdico cancelara en 2010 un pedido para la construcción de un barco de pasajeros por incumplimiento de los plazos de entrega.

Según informó un portavoz de Viking Line, el tribunal británico ha dado la razón a la naviera finlandesa, por lo que Astilleros de Sevilla deberá devolver los 39.227.500 euros que Viking Line pagó por adelantado para financiar la construcción del buque más casi cinco millones de euros en intereses.

"El fallo establece que teníamos derecho a rescindir el contrato debido al importante retraso de las obras, y por tanto, considera legítima nuestra exigencia de recuperar el dinero que entregamos a los astilleros", dijo a Efe Jan Hanses, vicepresidente de Viking Line.

La naviera finlandesa encargó en enero de 2007 a Astilleros de Sevilla un transbordador de última generación con capacidad para 1.500 pasajeros y 320 automóviles con el que cubrir la ruta entre Mariehamn, en el archipiélago finlandés de Åland, y el puerto sueco de Kapellskär.

El buque debía ser entregado antes de julio de 2009, pero la empresa sevillana no pudo cumplir los plazos estipulados debido a problemas financieros, lo que llevó a Viking Line a rescindir el contrato en febrero de 2010.

"Los trabajos de construcción llevaban más de 210 días de retraso, lo cual provocó que tomáramos la decisión de cancelar el pedido de acuerdo a los términos del contrato", señaló Hanses.

Los astilleros hispalenses tienen de plazo hasta el 10 de mayo para recurrir la decisión del tribunal de arbitraje.

Según Hanses, los 39 millones de euros adelantados por Viking Line contaban con el aval del Banco Santander en caso de rescisión de contrato, por lo que la naviera tiene intención de demandar su devolución más los intereses acumulados a la entidad española.