Selecciona Edición
Iniciar sesión

Los españoles trabajan más que los alemanes, según la OCDE

Un estudio de la organización desmonta los tópicos sobre los ciudadanos más devotos a su empleo

Los españoles trabajan más horas que los alemanes. Y los daneses son los que menos tiempo dedican al empleo remunerado. La OCDE acaba de desmontar un puñado de tópicos sobre los ciudadanos más devotos al trabajo. La organización, que aglutina a los 30 países más ricos del mundo, ha ordenado a los países en función de las horas de trabajo empleadas, tanto en estudios y ocupaciones retribuidas como en labores del hogar. Y España no sale mal parada, con 276 minutos al día dedicados al trabajo (4,6 horas, una media que se extrae de dividir la jornada laboral entre la población con edad de trabajar, entre 15 y 64 años). Unida al tiempo de limpieza o cocina, la jornada roza en total las ocho horas.

Los alemanes, en cambio, dedican de media 3,75 horas al trabajo pagado que, contando las labores del hogar, se elevan a 7,35 horas. Otros países con fama de industriosos, como Holanda, Bélgica y, en último lugar, Dinamarca, quedan por debajo de la marca alemana.

El motivo por el que las cifras resultan tan bajas reside en la base de cálculo que toma la OCDE. El estudio divide el tiempo de trabajo semanal entre los siete días de semana, con lo que la media resulta poco representativa de una jornada de trabajo real. Además, las horas ocupadas se reparten entre toda la población comprendida en esa franja de edad (15-64), trabajen o no.

De los países europeos incluidos en la OCDE, solo tres superan a España en tiempo invertido en el trabajo remunerado, según el estudio Society at a glance 2011 divulgado esta mañana. El que mantiene la mayor brecha es Austria, con 5,1 horas al día de media, pero casi en el mismo nivel se sitúa otro que rompe los estereotipos: Portugal, rozando las cinco horas de trabajo. También Suecia se emplea algo más que España -muy poco más, 4,7 horas- en el trabajo remunerado, cuando el tópico conduciría a atribuirle mucha más distancia.

El estudio refleja una de las contradicciones más flagrantes que se producen en el mercado laboral. Aunque la intuición apunta a que más horas de trabajo repercuten en una mayor productividad, los ejemplos concretos desmontan esa teoría. En general, los países retratados en la lista como los que menos horas dedican al estudio o al trabajo remunerado tienen más fama de menesterosos. Y, al contrario, otros como México aparecen en los primeros puestos de jornada laboral. Si se suman las horas dedicadas al hogar, en las que figura como líder, México encabeza la lista del tiempo que no se invierte en ocio, con nueve horas de media al día.

Aislando solo la jornada laboral, los japoneses dedican la mayor porción de su tiempo (6,3 horas). Les siguen los coreanos (5,8) y, tras los mexicanos, se sitúan los chinos (5,7). La media de la OCDE en trabajo remunerado o estudio se sitúa en 277 minutos, solo uno por encima de la española.

Donde la creencia popular sí va mejor orientada es en las tareas del hogar. En todos los países de la OCDE las mujeres realizan más labores no remuneradas que los hombres. Esa brecha de género suma de media 2,5 horas, aunque existen enormes diferencias en función de los países. Las mujeres turcas, mexicanas e indias dedican entre 4,3 y cinco horas más que sus compañeros hombres a cocinar, limpiar o cuidar de los hijos. Las diferencias se reducen a poco más de una hora en los países nórdicos. El estudio constata que cuanta mayor es la dedicación femenina al trabajo remunerado, menores son las diferencias en labores del hogar con los hombres.

La tasa de paro española sigue siendo la más alta de la OCDE

La tasa de paro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) se situó en febrero en el 8,2%, lo que supone una décima menos que el mes anterior y el cuarto mes consecutivo con retrocesos en el nivel de desempleo del conocido como el Club de los países desarrollados.

La cifra de personas sin empleo en la OCDE en febrero se situó en 44,9 millones, lo que supone un descenso de 2,1 millones respecto al año pasado, aunque todavía es superior en 14,3 millones a la cifra de parados de febrero de 2008. No obstante, los datos de febrero constatan por primera vez desde el comienzo de la crisis una tendencia a la baja o de estabilización en la tasa de paro de la gran mayoría de países de la OCDE.

De este modo, sólo Austria, Corea del Sur, México y España fueron los únicos países que registraron aumentos del desempleo en febrero. Así, los países que mantienen tasas de paro muy altas son España (20,5%), Eslovaquia (14%), Portugal (11,1%) e Irlanda (14,9%).

Más información