Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La reestructuración financiera

Fracasa el proyecto de unión de la tercera caja española

Caja Extremadura, Cajastur y Caja Cantabria rompen el acuerdo de fusión con la CAM.- Bastaba con la negativa de uno de los cuatro para acabar con la fusión.- El Banco de España pide a las cuatro entidades que le comuniquen inmediatamente las estrategias que piensan seguir

Las asambleas de Caja Extremadura, Cajastur y Caja Cantabria han decidido rechazar su integración en la fusión con la Caja del Mediterráneo (CAM) para formar el Banco Base. En el caso de la caja extremeña, 150 miembros han votado a favor de la ruptura y dos en contra. Cajastur también rechazó la fusión con 277 votos en contra y una abstención. Poco después fue la asamblea de Caja Cantabria la que votó en contra de la fusión, con 90 votos emitidos en contra y cuatro abstenciones. La única de las asambleas que ha votado a favor del Banco Base ha sido la CAM, que lo hizo esta mañana.

La ruptura supone que el proyecto de formar la tercera caja española, con 125.000 millones de activos, desaparece y cada uno de sus cuatro miembros deberá empezar desde cero a buscar su destino. Es probable que Caja Extremadura, Caja Cantabria y Cajastur busquen su proyecto de forma conjunta.

El Banco de España ha asegurado en un comunicado que les pedirá a las cuatro entidades del proyecto frustrado que le comuniquen inmediatamente las estrategias que tienen pensado seguir. El organismo recuerda que Banco Base era el único proyecto de integración de cajas de ahorro (SIP) en el que no se habían adoptado todos los acuerdos y todas las autorizaciones necesarias para que el proceso fuera irreversible, en las condiciones fijadas por el Banco de España.

Banco Base había remitido el pasado día 28 de marzo un escrito con su estrategia de capitalización, que ha quedado sin efecto tras las decisiones adoptadas por las asambleas de las cajas anteriormente señaladas, apunta el Banco de España en un comunicado. Respecto a las participaciones preferentes por importe de 1.493 millones de euros suscritas por el fondo de reestructuración financiera (FROB) en diciembre de 2010, su desembolso efectivo no se ha efectuado ya que estaba supeditado a que se cumplieranen su totalidad las condiciones previstas en el contrato de suscripción.

En el caso de la asamblea de la entidad cántabra, los consejeros han decidido no aprobar el paso definitivo para la integración (la segregación de sus activos y pasivos a favor del Banco Base) tras conocer que el grupo se vería obligado a pedir al FROB 4.277 millones de euros, en una situación que fuentes financieras han atribuido a "los compromisos de la CAM".

El futuro más incierto es el de la CAM, que probablemente sea puesta a la venta por el Banco de España para que un gran competidor (en principio se habla de La Caixa, BBVA o Santander) se quede con ella. De manera inmediata no parece probable que sea intervenida por el supervisor, ya que los trámites legales del FROB exigen el paso de varias semanas.

En las últimas semanas, la tensión entre las cajas hacía temer por esta fusión. El motivo de este recrudecimiento de la tensión estaba en la aparición de más activos morosos en el balance de la entidad alicantina. Este afloramiento, que ha situado la tasa de mora en el 8,7%, ha llevado a minusvalorar el peso de los activos de la CAM, con lo que Cajasur aboga ahora por reducir del 40% al 27% su peso en la entidad resultante, denominada Banco Base, según señalan en fuentes conocedoras de la operación. El pacto inicial que dio paso a la fusión recogía una distribución del 40% para ambas, por lo que la CAM se resiste a ceder más poder.